25 de octubre de 2017
Proponen el Ministerio de la Ciudadanía.
Así lo planteo mediante documento público el Centro de Estudios Políticos y Sociales, "Desiderio Sosa": Visto que el sistema político-institucional, mediante el cual nos organizamos (es decir lo democrático) permite en su extensividad, la amplia libertad de ser criticado, furibunda como cotidianamente, para mejorarlo, que la limitación de tal ejercicio crítico, sería poco más que antidemocrático, que ante cualquier inconveniente de la ciudadanía (desde la muerte de un joven, a un incendio forestal) pone en discusión la legitimidad del sistema democrático mismo, en vistas a que la plena existencia de este, debe garantizar la libertad de expresión, de acción y de pensamiento, por más que no reclame el derecho de contribución o de aporte, a ese colectivo que se critica, dada la vía, posibilidad o sendero que desde lo teórico, como lo práctico, como así mismo, la diversa cantidad de ministerios que abarcan desde el género femenino, pasando por la felicidad y la modernidad, existentes en las aldeas consideradas democráticas, es que proponemos al Gobernador electo de la provincia de Corrientes, la creación del Ministerio de la Ciudadanía, a los efectos de que sea la cartera pública, destinada a trabajar cotidiana como institucionalmente, en el aumento de la calidad democrática, bajo parámetros, tales como; participación, inclusión, consulta y decisión ciudadana, que se encuentran amplia y consolidadamente aceptados, a nivel internacional, como los eslabones, necesarios e imprescindibles para tener una dinámica de la política que se aleje lo menos posible del día a día de la ciudadanía y que le contribuya a esta, para que todos y cada uno de los integrantes de la misma, cuenten con posibilidades semejantes, al alcance de sus esfuerzos y expectativas.


Frase que resuena en los pasillos del poder: ¡Quiero un lugar en el gabinete!

Tal parece ser la frase de momento, el exordio, el pedido, la solicitud, en verdad la clemencia, el grito desesperado de gran parte de la clase política que aguarda de los popes ratificados o ungidos tras las elecciones, la decisión que convierta a alguno de ellos en el selecto grupo del funcionariado, que además de sueldo jugoso, brinda en nuestro sistema político, la consideración mediática (es decir que existas para el ámbito de la comunicación), el pago por parte del estado de nafta, oficina, celular, gastos de representación, viajes, es decir el arropamiento, la investidura de quién está un paso delante.

Legalmente, como legítimamente, el titular de un ejecutivo, sea nacional, provincial o municipal, tiene la potestad de designar sus funcionarios, sin más arbitrio que el que se le venga en gana en tal momento, por lo general utilizan, la vara de la confiabilidad (por eso abundan parientes y amigos) y el del pago político o económico (sí no entro tal como legislador o como intendente, o tal partido que cosecho tantos votos, o tal sector de la sociedad aportante en la campaña).

Claro que quizá se le complique existencialmente o individualmente decidir, entre tantos amigos (recordemos que cuando uno tiene éxito las amistades florecen), candidatos a amigos o candidatas a cualquier cosa, parientes lejanos o cercanos, asadores de magnitud, cebadores de mate inigualables, dirigentes políticos o autoridades de partidos que aportaron en el siempre decisivo distrito de Estación Torrent, los 350 votos que maneja con firmeza más que feudal, Stalinista, los consultores o lobistas que con la frase conceptual y marketinera de “equipos técnicos” se la quieren llevar de cualquier lugar para pagar el Bonarda cosecha 1980 que degustan en restó de Madero, pero debe ser que está complicación, a nuestros popes les causa un placer único, colosal.

 

Segunda Frase que resuena en los Pasillos del poder: ¿Y cuál es la mía, papa?

Esta frase atiborrada de vulgaridad, lindante con el argot delictivo, petulante y desbordante de ordinaria ruindad, es el axioma, la sentencia conceptual,  la terminología nodal que define la mayoría de los acuerdos que se firman para conformar un frente político, en donde se ponen, supuestamente en juego, valores ideológicos o planteos, proyectos que definan prioridades y más luego métodos para llevar a cabo los mismos, de objetivos comunitarios o colectivos. Lo reconoció, desmintiéndolo, el propio gobernador saliente cuando públicamente señaló, en los momentos que debía designar sus funcionarios que el estado no era un botín de guerra, para cubrir con el manto protector de su investidura, la desesperación y la voracidad de lo que vemos y observamos a diario forman parte del sistema político, y que por lo general, nunca dejan de ser los mismos, en su defecto, amigo o familiares de estos.

 

Proponemos, precisamente, ante la inminencia de las asunciones de nuestros nuevos gobernantes, que no se discutan los nombres por los nombres mismos, que a lo sumo se planteen proyectos por escrito, planteos formales, propuestas analizables y que por sobre todo, se les acerque a quiénes han sido electos, la constitución o modificación de las existentes, de carteras ministeriales o funcionariales que estén acorde a las necesidades colectivas de momento.

Estamos en condiciones de afirmar que el armado del organigrama de poder (seguimos insistiendo con lo mismo, algo tan imposible como sacarle una foto al amor) en relación a la nomenclatura de las áreas por sus ámbitos de acción tienen en verdad más que ver, con darle una pista o un límite al tenedor de la lapicera o de la decisión, que en dotar de mayor eficacia a la gestión, administración o la supuesta finalidad política de hacer lo mejor para los más.

Es obvio que el ejercicio del poder necesita sus conductos, sus líneas directrices u organigramas, pero no necesariamente tienen que ser los tradicionales, los heredados, los que ya vienen pensados desde tiempos antediluvianos, tampoco deben ser ajustados por la agenda mediática o de la modernidad de cambiarle nombres o rotar las atribuciones.

Podría pensarse la funcionalidad desde lo que la realidad brinda y no a la inversa como está planteado en la actualidad.

Sí algún gobernante osara tomar este giro copernicano, con destino asegurado (sea para bien o para mal) en los anales de la historia, sin lugar a dudas repararía en que la dinámica de los hechos nos lleva a tomar el aspecto más notorio, tecnocracia mediante, de los tiempos actuales, la contundencia e intensidad del mundo virtual, acendrado en la hipercomunicalidad o hipercomunicación.

Hablamos del paralelismo existencial de las redes sociales, donde notables, ignotos, adinerados, crotos, punteros, dirigentes, bolseados, funcionarios, celebres y todo lo que a usted se le ocurra, nutren, interfaz mediante teléfono, Tablet, pc en cualquier dimensión, sus cotidianedidades, como así también sus logros alcanzados en ámbitos de consideración pública, un espacio, en tiempo real, donde se mezcla la tanga de la veinteañera, el santo de la sesentona, el congreso del cuarentón, el acto político del legislador, la hamburguesa de la gastronómica, la defensa de los derechos de los animales de la universitaria, las pistolas del transa y todo lo que infinitamente cabe en el éter cibernético.

Sería muy venturoso que el ejercicio del poder, por intermedio del salvoconducto organizacional, penetre semántica y significativamente en este lado de la vida, tan o incluso más intenso que la existencia real y hasta no hace mucho tiempo la única conocida.

Esto bien podría ser una decisión técnica, es decir la creación (a modo de lo realizado por el Presidente Macri cuando al asumir creó el Ministerio de Modernización) del Ministerio de las redes sociales.

Sin embargo, sería volver a caer en un error parecido, al de discutir los nombres de los funcionarios en función de una repartija, de botín de guerra o de supuestos votos entregados a la victoria oficialista.

El Ministerio que bien le valdría a la institucionalidad misma (arriesgamos en nuestra realidad parroquial como en todas y cada una de los sitios en donde se alcen hasta catedrales de lo democrático, en la Provincia de Neuquén ya es realidad) es el que presentamos; El de la ciudanía que tenga como objeto, neural, basal, nodal; la consolidación del sistema institucional mismo, mediante acciones que fomenten las prácticas democráticas.

 

Centro de Estudios Desiderio Sosa.

https://desideriososa.wordpress.com/



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








 

AGENDA

 
<<Noviembre 2017>>
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930
 

LO MAS LEIDO DEL AÑO 2017

 
Vuelve Cristina.
Hacia un [E]stado de gratuidad. Sobre la causa de los desposeídos, de la justicia social o de la lucha de clases.
Ricardo es concepto y acto.
Cassani, el Vice ideal para ECO + Cambiemos.
Esquina, como archipiélago y en estado de indefensión
 

HORÓSCOPO

 
Leo
LEO (del 24 de julio al 23 de agosto)

No podrás permitirte flaquear a la hora de respaldar las determinaciones que has tomado recientemente. Afronta sus consecuencias. Una salida con tu pareja sería lo apropiado para tratar de despejarse de las complicaciones y la rutina de la semana. Tendrás una jornada un poco más tranquila el día de hoy. Esto te permitirá retomar tu ritmo de trabajo habitual.Sugerencia: Siempre ten en mente lo que estas dispuesto a dar de ti antes de exigir a los que te rodean. Busca alcanzar el balance en la vida.

 

LO MAS LEIDO DEL MES

 
¿Sería posible, cómo útil un Ministerio de la Mujer en Corrientes?.
¿Estamos ante un nuevo caso Alejandrino Maidana?
Líder político Inglés destaca obra de autor Correntino.
Ante el día mundial de la filosofía, se replantea la necesidad de que Corrientes cuente con un departamento filosófico.
La teoría de las cuerdas y su implicancia política.
 


Comunas Litoral - El medio mas Progresista del Litoral. - © 2017 - Todos los derechos reservados


RadiosNet