CULTURA  2 de mayo de 2015

Filósofo Correntino anunciado en diario Mexicano por su participación en Congreso filosófico en Chihuahua

Mientras el Director de la EBY, toco el honor correntino, ese que varias veces es mancillado sin que nos demos cuenta (en un programa humorístico de la capital por ejemplo, por intermedio de un personaje con el mote de “filósofo correntino” como sí los correntinos no fuésemos capaces de razonar) lo mejor que podríamos hacer es no responder a la descalificación y el agravio gratuito, sin embargo, así como nuestra tierra hizo florecer a prohombres de la historia y a miles de héroes en los diferentes conflictos bélicos que nos tocó atravesar como Nación, así como vimos florecer cantantes y deportistas de excelsa calidad y calidez, tenemos un filósofo publicado en Europa, en Alemania, aceptado en más de 20 congresos de filosofía de diferentes partes del mundo, que en oportunidad de su reciente publicación internacional, y preparando la presentación de su tercer libro (El voto Compensatorio”).

Propone, desafiante el intelectual, “Voy a presentar mi Libro editado por una editorial Alemana, a la sombra de un árbol, escanciaremos tereré y comeremos empanadas de pescado, ¿Acaso no es nuestra tierra y sus productos el mejor lugar en donde podamos pensar y filosofar?” Se preguntó el intelectual Francisco Tomás González Cabañas, quién además fue anunciado por el diario Mexicano “El Tiempo” como partícipe en el XXXI Encuentro Nacional Conefi de la Universidad de Chihuahua (México)

Su propuesta pretende “resignificar el contrato social, el principio de igualdad, acotar el significante extenso y polisémico de lo de democrático, para consignarle un valor diferente, sobre todo para aquellos que el estado los tiene para la obligación sin velar por sus derechos, para que en la jornada electoral, a estos invisibilizados se los empodere con el valor de cinco (5) a cada uno de sus votos, dignificándolos para sacarlos del estado de víctimas que impone el prebendedarismo, la compra de votos o los bolsones de mercadería, que en definitiva carcome y deslegitima la democracia actual” a diferencia de los claustros académicos de la Complutense y de Guadalajara, el autor se encontró con una resistencia discursiva por parte de sus oyentes, que “engrandecieron la propuesta y la pusieron en el ámbito de lo necesariamente polémico, ante lo que debe ser una iniciativa que se pretende restaurar el contrato social y reconstruir el principio de igualdad de acuerdo a categorías aún no transitadas” expresó.

“Yo coincido con Todorov (politólogo búlgaro) que a su vez parte de Malthus, acerca de que el principio de igualdad es de imposible cumplimiento, dado que no alcanzarían los recursos del mundo para que todos comiéramos como debemos comer, por tanto lo democrático se sostiene en la expectativa, tal como lo esgrimió Jacques Derrida, aquello que siempre está por cumplirse pero que no sucede nunca, y esa expectativa, es la que debemos revitalizar, empoderando a quiénes tienen por generaciones el estado ausente, en sus casas, en sus trabajos, en lo cotidiano de sus vidas y que perversamente se les dice que valen igual que cualquier otro, y en tiempos de elección se le pone un precio, mediante dinero o mercadería, para torcerles la voluntad” espetó González Cabañas.

“Me hube de sorprender, del interés europeo por lo que nos sucede en Latinoamérica,  el  año pasado cuando presente el voto Compensatorio, en la Complutense de Madrid, y esa sorpresa se transformó en un elemento concreto, con la publicación del libro por esta editorial Alemana,  independientemente que se debata  la crisis de proporciones por la que atraviesa Europa y que los lleva a buscar respuestas o referencias en cualquier lugar, creo que es el momento exacto para que dejemos de ser el producto exótico y siempre educable de la conquista, tras tanto tiempo, podemos pararnos y dejarnos ver ante el mundo, con nuestras virtudes y falencias, pero con la autenticidad de discutir o dialogar palmo a palmo para encontrarnos en las diferencias y consensuar que podemos tomar unos de otros y entrecruzarnos, en la pluralidad democrática dejando testimonio de como pensamos ante el mundo”

“A ese señor, a ese funcionario, lo invitamos a la presentación, debajo de un árbol, tomando tereré y comiendo lo que se pesque, esperemos que venga, o seguramente también piense que sólo cultura se puede hacer en los paquetes y pitucos salones de la ciudad de Buenos Aires, tal vez, pero en Europa, seguramente no saben quién es. . . a nosotros ni nos preocupa, pero a personas como estas lo descolocan, porque están más pendientes de lo que no son y todo aquello que no lo sientan propio lo tienen que descalificar, una descalificación que habla más de quiénes la profieren que de los proferidos” sentencio el filósofo correntino

 Link del Diario Méxicano: http://www.tiempo.com.mx/_notas/2192820http://www.tiempo.com.mx/_notas/2192820

 

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »