Martes 21 de Septiembre de 2021

Hoy es Martes 21 de Septiembre de 2021 y son las 14:49 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

  • 20º
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

CULTURA

7 de agosto de 2021

Ciclo “Recuperando la voz de los silenciados”.

Cátedra libre “Oscar Portela”. El silencio ensordecedor aturde, atonta, alela pero por sobre todo, empobrece. Bajo el cariz de la indiferencia, la indolente petulancia de hacer de cuenta que el otro no existe, se estableció cómo falsa medicina, la inoculación de dosis ingentes de silenciamientos a las voces disidentes, analíticas y críticas de los impertinentes. En el negacionismo, barbárico como todos, al obturar la natural dimensión del sujeto crítico, caímos hace tiempo bajo modales prolijos, elegantes y elocuentes, para tapar nuestras faltas, ausencias y por sobre todo, temores y miserias a mansalva. Convencidos, obtusamente que la impertinencia debe ser desterrada, nos constituimos en una horda perversa y hambrienta, apenas sobreviviente. En la pretensión de una supuesta seguridad verdadera, aniquilamos la libertad y devinimos en una masa homogénea, hermética y hegemónica, el Leviatán soñado y temido en nosotros encarnado. Encontrar hiatos de fuga, de escape, en donde lo humano resiliente, pueda ser restablecido, es un apostolado de ineludible compromiso para quienes trabajamos con palabras y conceptos, con la razón y la intuición en sus vericuetos. Hacer escuela de esto mismo es desempolvar del olvido al que sometieron bajo expedientes de sujetos como Oscar Portela. El brujo o el maldito, más filósofo que político, más poeta que filósofo o todo ello, mezclado y mixturado, en la huella eterna que ha dejado y a la que como otras nos dedicaremos en un día y un horario a pensarla en conjunto con quienes así lo deseen.

En todas y cada una de las aldeas occidentales que enarbolan con soberbia y engreimiento la perorata de la libertad de expresión que cumplirían a rajatabla, las ausencias son tapadas, ocluidas y silenciadas. La voces de los impertinentes que las balbucean, con férrea tenacidad son  perseguidas, condenándolas a la indiferencia como arma aún más contundente que la befa y el oprobio. Una suerte de ostracismo sin la penalidad misma del destierro, por tanto aún más cruel y perversa, una cancelación sin ser declarada y mucho menos sin capacidad de defensa para el sentenciado. 
En el campo intelectual es tal vez menos evidente que en el político. Aquí los ejemplos abundan, de gobernantes que son erradicados de la memoria de sus pueblos, condenados al desatino de no contar siquiera con el nombre en una calle, en una plaza o espacio público, a diferencia de los privilegiados a los que post mortem se les construye una identidad ad hoc, oportuna y santificada de sus vidas y obras, cuyos nombres saturan los emplazamientos colectivos. Por esta razón hemos constituido este ciclo, no sólo es Oscar Portela el único intelectual al que sometieron a esta práctica, y del que debemos recuperar sus palabras que duermen el silencio del olvido en el polvo de una siesta anodina de su Loreto natal. También rescataremos las obras de gobernantes electos por el voto popular, cuyos gobiernos o sus resultados, pretenden ser eclipsados por quienes se dicen sus actuales “compañeros”, que veneran figuras de violentos puestos a dedo, por hombres de armas, clasistas y pendencieros, a quienes dedican loas, supuestos discursos y monumentos. 
La construcción de una sociedad democrática, sólo la conseguiremos haciendo fluir las palabras tapadas, silenciadas, ocluidas y condenadas al destierro. Dejaremos de ser horda, cuando volvamos al debate, al consenso, devolviéndole la prioridad a la palabra sobre la acción a tientas y a locas, ese obrar maldiciente que devela nuestra parte más instintiva y primitiva que a la violencia y agresividad nos conmina.
Dicen que somos una corriente de pensamiento, sin embargo nos alienta y entusiasma pertenecer por el azar indómito a lo que algunos llamaron “tierra sin mal” espacio privado, tal vez de la prepotencia del número y del accionar, por sobre la comprensión y el entendimiento. 

Escuela correntina de pensamiento.


El inicio de este ciclo inicia en modalidad virtual y presencial (un cupo de diez alumnos) todos los viernes de septiembre y está coordinado por Francisco Tomás González Cabañas y Mónica Colunga. 
Para inscripciones: escuelacorrentinadepensamiento@gmail.com

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!