Viernes 30 de Octubre de 2020

  • 23.9º
  • Soleado
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

NOTICIAS

BUSCADOR:

La diferencia entre Francia y nuestro muladar.

Tenemos que hacer pensar, en tales significaciones, nosotros pese a pretender descolonizarnos, de salir de la égida eurocéntrica y de pretender no ser arrastrados por las corrientes de la moda, contradictoriamente nos vemos en la obligación (como votar obligados y creernos democráticos) de marcar las diferencias entre lo que somos y lo que ellos, que detentan el poder nos quieren semejar, llevar o hacer creer que podríamos estar cerca. Francia está mucho más cerca, sobre todo París, que la foto que ostentan en su Torre los funcionarios jerarquizados de nuestro sistema de poder provincial. Educamos a nuestros ciudadanos en sus principios (políticos, sociales, electorales) en sus lemas (libertad, igualdad y fraternidad) y el círculo rojo, cultural-dirigencial (además de escuchar Chamame afrancesado) pega algunas lecturas de autores Galos. Pero claro, como le haremos ver, el fenómeno Macron (como siempre le dejamos lo que venimos exclamando hace semanas http://comunaslitoral.com.ar/nota/5925/la-democracia-insumisa ) es mucho más que su conexión espiritual con una mujer 25 años mayor. Macron no sólo está formado académicamente en filosofía, sino que la usa en sus discursos, en sus acciones, en su día a día. Aquí, en nuestro muladar, que por ello llamamos tal, que algunos nos quieren hacer ver como cercano o posible a una Francia impensable de lejana, cuando se realizó el I Congreso de Filosofía política, todos o casi todos los políticos invitados desistieron de asistir o de promoverlo, la misma clase dirigencial, rechazo el proyecto de crear un departamento filosófico provincial y los legisladores nacionales, apenas si apoyaron la iniciativa de un filósofo correntino, de crear por ley el Instituto Nacional de filosofía. La única que la hacen, hablando de muladares, ciertos rateros que ni siquiera son titulados en ella (tampoco se precisa tal titulación pero así lo esgrimen dedicándose a otras profesiones) con aval del estado, son quiénes copiando actitudes sectarias, pretenden ostentar cierto saber para reducirlo como coto de caza. Los filósofos que ha parido esta tierra, son en verdad abortos de la naturaleza, son mal paridos que de acuerdo a la pusilánime acción y relación de su clase dirigente para con ellos, hubieran debido ser abortados antes de nacer.

Quemando libros.

Hace no mucho, el finado Walter Olvano, me había contado que producto de su poemario, en honor a Paul Celan (presentación a la que no habían asistido ni diez, lo que es usual en el mercado de las afamadas ferias), tuvo un entredicho con un librero local, merced a que se le hubo de ocurrir y más luego, verbalizar, que los autores correntinos debían tener un apartado especial, en esa, como en todas las librerías, a los efectos de promocionar o destacar a los escritores correntinos. Me reí, le dije que estaba más cerca de propiciar, una quema de libros, como una suerte de protesta contracultural, para demostrar que en verdad muy pocos, o casi nadie lee, y que quemando libros, sería la forma más contundente de señalar la gravedad de la situación que nos toca atravesar. Imagínate, lo insté, a fogonazos, los propios escritores quemando nuestros libros, para denunciar la indiferencia hacia el objeto libro y el mal uso del significante cultura. Walter se asustó, abrió grande sus ojos, le dije que lo compartiera con ese grupo de lectores de Borges, en los que asistían, otros que también se dedicaban a escribir, después de sus obligaciones profesionales, para inflamar la vanidad o por lo que fuere, pero escribían, cada tanto, al fin. Se me vino a la mente el brujo, Oscar Portela, quién llevaba con estoica dignidad su condición de escritor, mendigando anti depresivos a los que se decían sus amigos, pero nunca cercenándose libertad por unos mangos. Aún no había ingresado a la tierra sin mal Girala, pero sin embargo, los oportunistas de turno, lo habían usado para supuestos homenajes, regalándole trofeos de cartón para gacetillarlo en días del libro, del escritor, del intelectual, para seguir aquilatando, litros de tinta que volcarían luego, en el conversor de esos vanos bienes (las devenidas de aquellas hogueras de vanidades del monje Savonarola), en un buen lugar en listas electorales, para seguir manejando la cosa pública, y olvidar, seguir en tal olvido proverbial, al libro, a sus hacedores y a la cultura que de esto se desprende.

“Es ambivalente y difusa la posición de Valdés con respecto al aborto”.

Así lo expresó el diputado de la nación (mandato cumplido) Walter González Cabañas, quien presidiera en tiempos del divorcio vincular, la comisión de legislación general, granjeándose, mediante la tenaz oposición a lo que finalmente sería ley, la consideración y la referencia de los más altos capitostes del catolicismo, siendo recibido en audiencia particular por el entonces Papa Juan Pablo II. “En el orden político internacional, el día de la votación por el aborto, que auspició y que propala el Presidente Macri, nuestro país terminará de enlistarse en la vereda de quienes defendemos la vida ante que el precio o el costo de las mismas o en donde el mercado y el capital le ponen el precio, mediante la supuesta libertad a las vidas, prescindiendo de muchas de ellas mediante la práctica médica del propiciar la muerte o generando mayor pobreza y desesperanza. No alcanza con que nuestro gobernador, alineado al gobierno nacional, se manifieste, mediáticamente, duranbarbisticamente, por las dos vidas o por los valores católicos que son la base de nuestra sociedad. Valdés debiera comprender que necesita ponerse al frente, ante el propio Presidente, para que junto a los legisladores nacionales, nuestro país no cierre filas con el eje del capital, como otrora se denominaba al eje del mal, en donde el precio prevalece sobre cualquier otro valor”. González Cabañas adelantó que trabaja en una audiencia con el Papa Francisco, en la que se integrarían otros dirigentes y referentes de la región.