Sábado 23 de Octubre de 2021

Hoy es Sábado 23 de Octubre de 2021 y son las 11:33 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

  • 20º
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

FILOSOFíA

18 de septiembre de 2021

XXI MARATÓN FILOSÓFICA: JORDI RIBA Y LA FRATERNIDAD HUÉRFANA

Tras la vigesimoprimera edición de la Maratón Filosófica, organizada por la Escuela Correntina de pensamiento y el Centro de estudios Desiderio Sosa de la mano de Francisco Tomás González Cabañas, cabe reconocer la riqueza de aportaciones que los diferentes invitados han realizado desde sus ámbitos de investigación a partir de la pregunta/disparador nuclear planteada por González Cabañas.

Tengo que reconocer que en cada edición han quedado como rastros imperdibles, cuestiones que no han podido ser dialogadas a fondo por el marco temporal del que se dispone. No obstante, concibo cada edición como un acicate para que los que escuchamos o entramos en conversación limitada con el invitado, podamos seguir reflexionando sobre aquellas cuestiones que resuenan de forma insistente en nuestro pensamiento. Entiendo que esa es la función principal de estas ediciones filosóficas: sugerir, invitar y dejar en vilo a quienes participan de una forma u otra de esa hora de reflexión.

En este sentido, creo que es la segunda vez que una Maratón me inocula en la mente un concepto que se resiste a ser apartado. En la última, concretamente, tuvimos el honor de contar con el filósofo catalán Jordi Riba vinculado en sus investigaciones a la Universidad Autónoma de Barcelona y que ha trabajado a fondo el concepto de democracia, en el marco de una Filosofía política, que exige ser repensada en la actualidad; es decir como el momento en el que la modernidad en crisis ha dejado sin fundamento alguno o referente al propio pensamiento.

Así, Jordi Riba recuperó el valor de la fraternidad, entendida esta como fraternidad huérfana. Algo olvidada, tal vez, con relación a la igualdad y la libertad preconizadas por la ilustración, parece que asumida la crisis permanente de nuestras sociedades la fraternidad acontece como el vínculo que puede llevarnos a la acción, precisamente para realizar continuamente y sin descanso ese ideal de igualdad y libertad.

Espero ser fiel a lo que expuso el filósofo invitado tras la cuestión planteada como punto de partida, y después aquello que clarificó, matizó o añadió tras las intervenciones de los panelistas.

Bien, pues finalizada la Maratón el término de fraternidad huérfana no ha dejado de oscilar por mi mente buscando referentes propios desde el cual entenderla y pensarla. En este sentido, y coincidiendo con lo mencionado en ese espacio de escucha e intercambio, constatando que el suelo que pisamos es el nihilismo, la fraternidad no puede tener fundamento alguno, más que lo factual carente en sí mismo de sentido. En consecuencia, para que la fraternidad constituya el dinamismo social y político que lleva a los agentes a actuar y a trasladarla de lo pensado a lo empírico es necesario que en algún grado sea asumida por los individuos que forman un colectivo, precisamente para que ese montón de X se conciba a sí mismo como comunidad, es decir como grupo de individuos religados por un algo, sino no hay espacio común, ni acción que realiza lo fraterno. La duda que me acecha es si no estamos de alguna manera estableciendo conceptos o nombres que, aunque sean mediadores para la construcción continuada de una forma de vivir juntos, y su uso sea metafórico, posean un cierto halo de fundamentador. Es decir, ante la vacuidad y la necesidad de convivir unos con los otros, esa metáfora de la fraternidad pueda acabar operando como un a priori, aunque de facto no lo sea. Quizás no de arriba abajo, sino de abajo a arriba; o, dicho de otra forma: es la observación de lo que hay, una nada, un vacío, lo que nos conduce necesariamente a buscar algo que a partir de lo cual el convivir sea posible. De tal forma que lo que parece un concepto débil, acabe deviniendo más radical de lo que queríamos y de lo que nos parece posible en el mundo actual.

Esta metáfora de la fraternidad huérfana, creo que, por su riqueza y amplitud, me ha sugerido, también, una comprensión algo diferente a la expuesta anteriormente. La fraternidad se intensifica, los lazos se afianzan, cuando es huérfana, porque ante la ausencia de padres —léase absolutos que sustentan y referencian— los hermanos —léase individuos sin suelo o pisando la nada—estrechan su vínculo, es decir la fraternidad se afianza, con lo cual podríamos pensar que sea la fraternidad huérfana la más auténtica, porque antes que desatarse desencuentros entre los individuos unos buscan por necesidad el apoyo de los otros —siguiendo con la metáfora, sería como si la ausencia parental religa a los hermanos porque no poseen el referente que vela por su unión—

Probablemente, no dejamos nunca de debatirnos entre el nihil y la incapacidad de reconocerlo y afirmarlo hasta las últimas consecuencias, por ello tropezamos con devaneos, contradicciones que se evidencian en la carencia y el malestar que ella no provoca.

Queda constatado, pues, que la riqueza de los conceptos que se manejan y que se proponen desde estas maratones tienen esa función de disparar la indagación de los que participamos como oyentes o como panelistas. Es un punto de partida desde el que, tal vez, se haga necesario concebir espacios monográficos más amplios en los que se retomen estas cuestiones que por su impacto y riqueza nos dejan a todos con la necesidad de seguir repensándolas conjuntamente.

Esta no es más que una reflexión a posteriori del evento del jueves, entre otras, que podrían hacerse y que probablemente otros han hecho en su intimidad. Agradecer al filósofo Jordi Riba su exposición y la capacidad de abrir vías de pensamiento y diálogo sobre cuestiones relevantes en las sociedades actuales[1].

 

[1] Para referencia de lo expuesto se recomienda la obra de Jordi Riba CRISIS PERMANENTE: ENTRE UNA FRATERNIDAD HUERFANA Y UNA DEMOCRACIA INSURGENTE y su artículo FRATERNIDAD, METÁFORA Y DEMOCRACIA. Daimon. Revista Internacional de Filosofía nº 7.

 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!