Martes 25 de Febrero de 2020

  • 27.8º
  • Soleado

POLITICA

23 de febrero de 2018

A más de cuatro meses de la última elección y la ciudad sigue con propaganda electoral.

A tal punto llega la desidia y la falta de interés (como de responsabilidad) por parte de la clase política, de limpiar lo que generan ellos mismos (su propia y narcisista publicidad, dado que los carteles son en verdad caras, rostros) que sobreviven (muy cómodamente) candidatos de la elección llevada a cabo a principios de junio, a Intendente Municipal. Desde los actuales que asumieron en los principales roles, como varios de sus adláteres que pegaron conchabos por el acompañamiento dado, como los perdidosos, algunos que siguen con representación parlamentaria, a todos les compete la misma responsabilidad; el devolver a la Ciudad su perspectiva no atorada, minada y contaminada de rostros que ya obtuvieron lo deseado y que como mínimo debieran, además de prometer y proyectar tantas obras, los unos, como de bañarse en humildad y diálogo, los otros, ponerse de acuerdo para limpiar la Ciudad.

No debería ser nada muy complejo, es hasta tan obvio que asusta con solo pensarlo. Juntar a dos o tres cuadrillas, en dos turnos y la tarea estaría culminada. Es más, hasta se podría aprovechar la gesta ética, para que el funcionario se saque la foto que replique el Comunity Manager (en verdad el sobrino que dejo la facultad) subiendo unas escaleras y sacando los carteles. Lo podrían hacer tanto los ganadores como perdedores. Ganarían mucho más con el simple hecho, que transformarían o reconvertirían en propaganda. Tienen el gatillo a tiro de apretar el botón de envío y que la gráfica se transforme en la noticia del día. Pero no, algo, sucede que la denominada clase política, se empeña en no hacerse cargo de lo que genera, de cómo y en que grado interviene en la arena pública.

¿Sí no sacaron los carteles que ellos mismos pegaron, como podrían desde cumplir lo prometido, hasta hacerse cargo que tienen la responsabilidad de conducir los destinos de la Ciudad, de la Provincia, como de representar a los ciudadanos?.

Tendríamos que forzarnos a creer que ninguno de sus funcionarios designados fueron capaces de alertarles a estos de la importancia simbólica que tendría el limpiar la Ciudad de propaganda electoral. No sólo se cobra en lo real, es decir la Ciudad más limpia y libre de los Narcisos, sino y por sobre todo desde la faz simbólica; ningún lazo de credibilidad puede ser sostenible sino uno no se encarga de lo que realiza, evidente, pública y propagandísticamente.

Insistimos debe ser una distracción de los equipos técnicos recién asumidos, como de la tristeza y desazón de los afectados por la derrota electoral. Les dejamos un proyecto de “Ciudad Limpia” realizado por el Centro de Estudios Desiderio Sosa, para que tal vez, puedan, después de enviar las dos cuadrillas en doble turno para limpiar la Ciudad, trabajar en una ley u ordenanza que tenga algo más de peso normativo y de sentido que de prohibir pegar carteles en la costanera.

1) Corresponde a los Jefes Municipales  regular la forma, característica, lugares y condiciones para la fijación de carteles, pasacalles, afiches y pancartas destinadas a difundir propaganda electoral, a fin de garantizar el acceso equitativo de los partidos y movimientos, agrupaciones y candidatos a la utilización de estos medios, en armonía con el derecho de la comunidad a disfrutar del uso del espacio público y a la preservación de la estética. También podrán, con los mismos fines, limitar el número de vallas, afiches y elementos publicitarios destinados a difundir propaganda electoral.

2) Los Jefes Comunales señalarán los sitios públicos autorizados para fijar esta clase de propaganda, previa consulta con un comité integrado por representantes de los diferentes partidos, movimientos o grupos políticos que participen en la elección a fin de asegurar una equitativa distribución. 3) Los partidos, movimientos o grupos políticos, no podrán utilizar bienes privados para desplegar este tipo de propaganda sin autorización del dueño.

4) El Jefe Comunal como primera autoridad de policía podrá exigir a los representantes de los partidos, movimientos y candidatos que hubieren realizado propaganda en espacios públicos no autorizados, que los restablezcan al estado en que se encontraban antes del uso indebido. Igualmente, podrá exigir que se garantice plenamente el cumplimiento de esta obligación antes de conceder las respectivas autorizaciones. A no más de treinta días de finalizada la elección, cada partido político o los diferentes que integren alianza o frente electoral, serán conminados al retiro y limpieza de la propaganda electoral por cada uno instalada. En caso de retraso o de incumplimiento la autoridad de aplicación impondrá severas multas.

 

5) Toda encuesta de opinión de carácter electoral al ser publicada o difundida, tendrá que serlo en su totalidad y deberá indicar expresamente la persona natural o jurídica que la realizó y la encomendó, la fuente de su financiación, el tipo y tamaño de la muestra, el tema o temas concretos a los que se refiere, las preguntas concretas que se formularon, los candidatos por quienes se indagó, el área y la fecha o período de tiempo en que se realizó y el margen de error calculado.

6) El día de las elecciones, los medios de comunicación no podrán divulgar proyecciones con fundamento en los datos recibidos, ni difundir resultados de encuestas sobre la forma como las personas decidieron su voto o con base en las declaraciones tomadas a los electores sobre la forma como piensan votar o han votado el día de las elecciones.

7)Los partidos y movimientos políticos que no participen en el Gobierno tendrán derecho de réplica en los medios de comunicación del Estado frente a tergiversaciones graves y evidentes o ataques públicos proferidos por el Gobernador, los Ministros o los Funcionarios Administrativos cuando haya sido con utilización de los mismos medios.

 

 

8)En tales casos, el partido o movimiento interesado en ejercer este derecho, podrá responder en forma oportuna, y con tiempo, medio y espacio por lo menos iguales al que suscitó su ejercicio, y en todo caso que garanticen una amplia difusión.

 

En Muchos países de Latinoamérica, incluso, alcaldías en Perú o en Colombia, luego de cualquier elección se interpela a los partidos políticos, a retirar toda la propaganda electoral que exista en cualquier vehículo, lugar o residencia, dado que  solo está permitida la propaganda electoral en un tiempo determinado y preciso.

La contaminación visual se  refiere a la presencia excesiva de elementos, tales como: afiches publicitarios, avisos luminosos, pintas, pancartas, propaganda electoral, etc. que, siendo ajenos a las señalizaciones de tránsito, se colocan en espacios públicos sin ningún criterio ni respeto, irrumpiendo en el orden y en la tranquilidad visual de las personas, para convertirse en perturbadores y distractores

Las consecuencias de la contaminación visual son diversas. (…) puede provocar dolor de cabeza, estrés por saturación de colores y elementos, distracciones peligrosas al conductor cuando desvía la atención para ver un cartel concreto en la carretera, o sustracción de datos de interés cuando ocultan señalizaciones de tráfico o de tipo informativo.

Pero ¿Cómo podemos dar solución a la contaminación visual causada por la publicidad electoral que es olvidada en las calles pasadas las elecciones?

Las personas involucradas no solo son los políticos, sino también de los pobladores ya que se trata del cuidado de su ciudad y del medio ambiente los más afectados son todas las personas que transitan en la vía pública

 

Según ley La ordenanza 393 -2002 de la Municipalidad de Lima es la que regula, en la mayoría de los distritos, la colocación de afiches electorales en espacios públicos asimismo Corresponde tanto a los alcaldes como el Ministerio de Transportes y Comunicaciones, velar por el cumplimiento de los reglamentos de tránsito y de circulación vial que regulan la colocación de carteles.

 

Una ciudad limpia y ordenada también implica la responsabilidad de todos, en la actualidad a más de 250 días de finalizadas las elecciones municipales observamos todavía  la sobre saturación de propagandas electoral en espacios urbanos como Pueblo Libre recordemos que cada pequeña acción individual permitirá generar un cambio es por eso que mediante la campaña elecciones si ,contaminación no a través  de una serie de eventos como la presentación del spot ,recolección de firmas y el reciclaje masivo de estos materiales para beneficio de la población ,además el público se mantendrá en contacto con nosotros  mediante las redes sociales.

 

Además esta campaña tiene el objetivo de concientizar a futuros candidatos, así también obtener un cambio de conducta para los próximos comicios presidenciales.

 Si algo nos incomoda o nos perturba, debemos hacerlo conocer y reclamar un comportamiento adecuado a los demás miembros de la sociedad, para asegurar una calidad de vida que podamos disfrutar tanto en el presente como en el futuro

Por esta razón y en vistas que en nuestro país incluso, diferentes municipios, disponen medidas como las previstas en este proyecto, es que consideramos indispensable su aprobación. (Proyecto Elaborado por el Centro de Estudios Desiderio Sosa).-

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »