Viernes 14 de Agosto de 2020

  • 12.8º
  • Cubierto
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

POLITICA

16 de junio de 2015

Lo barato, sale caro.

El hombre más poderoso de la provincia atraviesa una semana atípica, la encuestadora del hermano del segundo del ministerio de educación le diagnóstico un exiguo 3 por ciento por encima de la oposición y como si fuera poco, se develo que el cartón pintado de peronismo que instalo como segundo en el 2013, no le garantizo ser cabeza de playa con un Daniel Osvaldo cada vez más cerca del área para definir el partido, ni tampoco ejerció poder de lobby como para que desde los altos mandos de la AFIP, pudieran retardar una citación más que inconveniente en tiempos electorales.

No delegar poder, o hacerlo de modo ficto trae sus consecuencias. La otrora debilidad del peronismo provincial, se empieza a trastocar en una fortaleza en donde el pragmatismo pejotista nacional se consolida, ante el peligro real de no continuar en el poder. Ese amalgamiento se esparce en todo el territorio, por más que no exista una línea directriz o ejecutora en ciertas provincias como la nuestra. Todas las bandas del peronismo, y hasta los partidos provinciales, sacaron boleto en el navío del motonauta. Al delegado del gobernador, le picaron el boleto y en el mejor de los casos, irá como polizón, más cerca del naufragio que de los mejores camarotes. Dentro de las finalidades para el ejercicio del poder, no encontró el rumbo. Su fortaleza no estaba en agitar banderas o en organizar maratones, lo suyo era la construcción en el peronismo. Tallar fuerte en las estructuras, que se empezaban a deslindar del Kirchnerismo furioso, para encontrar un lugar en donde el “proyecto provincial” comandado por Ricardo, continuara guarecido. Pero ciertas cosas se llevan cabo mediante convicciones profundas, por intermedio de las auténticas motivaciones que uno puede tener o sentir. Una pared pintada, durara un par de lluvias, o algunas elecciones. Un spot publicitario, un gazebo marketinero, lo mismo. Lo único que en política debe ser momentáneo, son los enojos, las irritaciones, las rispideces, que pueden producir ciertos embates electorales, el considerar estos aspectos, como cuestiones personales u odios viscerales, nunca conducen a buenos puertos. Claro que para entender esto, hubiera alcanzado con escuchar al último gobernador peronista, a Don Julio Romero, quien decía “La política no es una cuestión de amistad o de cariño”.

Nuevamente serán las espaldas de Ricardo las que deberán demostrar, su más que sobrada capacidad de negociación o de cintura política. Claro que como le indican sus números que le sonríen, deberá dejar de lado el amarrocamiento de recursos. Los deberá poner en la calle, como así también poner en caja, a quiénes persisten en la idea de enfrentamientos inútiles, acendrados en vedetismos que los tiempos electorales no lo pueden permitir.

Nadie mejor que él, nadie como él, entiende que en esta elección, se juega la continuidad del Eco victorioso, nuevamente lo tendrá, lo más probable, a un peronismo nacional, que ya de entrada, a diferencia de otras veces y producto de lo señalado, ya le empieza a decir que no. Esta vez el escenario, empieza a mostrar signos inequívocos de que serán otros aspectos los que necesitara poner en juego, para dividir al peronismo, como lo viene haciendo desde que asumió. No se podrá nutrir de cartones pintados o de cuchillos de madera, probablemente le sobre paño a Ricardo para hacerlo, lo ha demostrado en otras ocasiones, pero no debe demorarse en asumir su error o su jugada que no le termino de salir, deberá reacomodarse, el tiempo, esta vez, ya empieza a ser de descuento, y sí algo puede leer, de estas circunstancias de no tener “compañeros auténticos” que le garanticen ciertos diálogos,  es que de alguna manera y por ciertas razones desconocidas, no son pocos los que se la tienen “jurada”. Desatar ese nudo gordiano, mediante especialistas en tamañas lides, será, necesaria y obligadamente uno de los desafíos que tenga que suscribir en su agenda como prioridad, entre recorrida, caminata e inauguración, que para ello ya tuvo y tiene lo suficiente, tanto partidos, como actores políticos. De lo otro, de lo que también se nutre la política, le empieza a faltar, y se nota. En estos tiempos no es un dato menor, como tampoco que del entendimiento de estas cuestiones, el hombre es un entendido, lo debe poner en práctica, lo antes posible, una vez más.

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

nombre

no entiendo como un dirigente tan parco y que no se preocupa por realizar obras serias, importantes en la provincia siga teniendo la mayor inyención de votos. quepoco exigentes somos los correntinos para con nuestros dirigentes provinciales. Milena

Responder a este comentario
Escribir un comentario »