ACTUALIDAD  1 de junio de 2016

Genealogía del poder correntino.

La verdad es de este mundo; se produce en él gracias a múltiples coacciones. Y detenta en él efectos regulados de poder. Cada sociedad tiene su régimen de verdad, su ‘política general’ de la verdad: es decir, los tipos de discurso que acoge y hace funcionar como verdaderos o falsos, el modo como se sancionan unos y otros; las técnicas y los procedimientos que están valorizados para la obtención de la verdad; el estatuto de quienes están a cargo de decir lo que funciona como verdadero. Michel Foucault, Un diálogo sobre el poder y otras conversaciones.

 

Cuando decimos que el sistema político esta corroído, o mejor dicho prostituido o si se quiere, desvirtuado, no es un mero capricho, basta con interiorizarse como fluye la vida institucional en las ciudades correntinas y constatará usted, que los correntinos sin exagerar, pertenecemos al rebaño de una casta de 30 familias, como de antaño, que condicionan el futuro de cada correntino hace al menos, dos décadas.

Durante el periodo carolingio, allá por los siglos XI y XII la palabra para designar una tenencia, concedida gratuitamente por el señor a su vasallo con miras a procurarle su legitima manutención y a ponerle en situación para que le proporcione los servicios requeridos es feodum (anteriormente benefirium) que también puede ser encontrada como fevum o feudum, del francés fief o fieffe. Marc-Bloch sostiene que el termino feudo nos viene de una palabra franca fehu-od que significaría ganado y bien. El ganado era el bien mueble por excelencia, así los señores dieron feus a sus vasallos para asegurarles su manutención, podemos entonces entenderlo como lo que sirve para mantener al vasallo.

Las instituciones también pueden heredarse como si fuera un derecho real o de crédito, las intendencias se pasan entre hermanos, padres e hijos, entre primos o entre marido y mujer, como si se prestaran la administración de una empresa o campo. Costumbre que ataña tanto a los revolucionarios nacionales y populares, como a los eternos conservados en latas de pan dulce (ECO). El Estado es sin duda el botín de guerra más preciado, no se le presta a cualquiera, enfermiza adicción de sentirse omnipresente, siniestros movimientos que aseguran la buena vida de toda la casta, mientras en público esbozan discursos “democráticos”, prosopopeya al ponderar y prometerle lo que nunca darán al pobre, su activo más preciado, le quitan un pie del barro y entierran el otro crecidamente profundo, no vaya a ser que se libere del yugo de la dependencia del dios-político y peligre la seguridad institucional de las familias.

La pregunta obligada es ¿no hay otros que quieran interesarse? La respuesta es sí, pero resulta que para inmiscuirse en el mundo de lo público –a esta altura en duda-, hay un cerco inteligentemente insertado para que no cualquier osado se atreva a ingresar a terreno privado, es el famoso y perverso artículo 38 de la Constitución Nacional que reza: Los partidos políticos son instituciones fundamentales del sistema democrático. Dentro de los partidos es democracia y legitimo, todo lo que este por fuera no lo es. Así el buen ciudadano que quiera ingresar al mundo de las instituciones públicas obligadamente tiene que ser miembro del monopolio de la democracia (partidos políticos), seguramente se pasara años cebando mate para algún jerarca antes de que pueda al menos, platear una idea en un comité, terminara consumiendo su vida en política partidaria, mientras la realidad externa no da tregua y se sigue en el mismo estado de siempre.

Los ejemplos moderno-feudales correntinos son muchos, pero vamos citar algunos para que el lector, si lo llama la curiosidad pueda seguir investigando y constatando que lo poco o mucho que le decimos es pura realidad material y descarnada.

San Cosme será la primera parada, la intendencia se pasó entre madre e hija así Verónica Natalia Andrea Morales Maciel, recibió el mando del ejecutivo local de su progenitora Nélida Argentina Maciel. En San Roque fue el turno Guillermo Pe­lozo que recibió el municipio de Orlando Raúl Pelozo.   

En Mantilla tenemos el caso de los herederos de Sierra Maestra, nacionales y populares, César Víc­tor “Tatin” Acevedo le cedió el trono del condado a su hermana María Cristina Acevedo, para que lo administre un tiempo mientras el ingreso a la legislatura provincial. La parentela sigue en Carlos Pellegrini donde el ex Intendente Juan de la Cruz Fraga pasa a ser vice Intendente de Jorge Daniel Fraga, una suerte de enroque para controlar y seguir estando.
 

Tapebicuá no es la excepción aunque es un mejunje de apellidos podemos explicarlo de la siguiente manera, el Intendente Hermes Javier Mén­dez Ribeiro y su vice Intendente Ramón Da­nilo Méndez Ribeiro pasaron la posta a Jonathan Da­nilo Méndez Ribeiro, o todos los pobladores de Tapebicuá comparten el mismo apellido o toda una familia es dueña de la intendencia.  

La situación de Parada Pucheta es similar a la anterior, la Intendente saliente es María Brambilla y su vice fue Silvia Soledad Osuna que prestan la chequera por un tiempo a Elvio Alejan­dro Osuna como Intendente y María Clori­cea Brambilla como vice Intendente, en el reparto de personajes. Adrián Augusto Curi es Intendente de Berón de Astrada y en la línea sucesoria como cual Príncipe, encontramos a Gustavo José Curi como vice Intendente.

Ramada Paso no queda fuera de la órbita revolucionaria, nacional y popular y para no ser menos, se prestan el municipio entre padre e hijo, Pablo Puyol paso de Concejal a Intendente y su padre, Salvador Puyol de Intendente a Concejal, enroque que asegura tranquilidad.

Perugorría tierra nacional y popular “la Patria es el otro”, Jorge Corona –ahora Concejal-, paso el bastón de mando a su esposa Angelina Sole­dad Lesieux. En Curuzú Cuatiá similar situación a la anterior, otra tierra conquistada por la revolución de Mayo, si bien no está en ejercicio actual es un fiel ejemplo, el matrimonio Rubín-Locatelli se prestaron la intendencia que les sirvió como trampolín a la legislatura provincial a ambos y a la nacional a uno de ellos.

Para finalizar y no agobiar, lo cual no significa que existan muchos otros casos, nos encontramos con la intendencia de Riachuelo, que a esta altura es el patio trasero de la casa de los hermanos Ingrid y Martin Jetter, que se trasfieren el municipio el uno al otro como un partido de tenis desde el año 1997.

 

Por Carlos A. Coria Garcia.

 

 

 

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios

HUGO NORBERTO

PROXIMAMENTE HABRA MAS MUNICIPIOSS EN ESA SITUACION JEJE

Responder a este comentario
Escribir un comentario »