Miércoles 24 de Julio de 2024

Hoy es Miércoles 24 de Julio de 2024 y son las 03:47 - El día del niño correntino (Ley 5988) es en homenaje a un infanticidio perpetrado por el estado con la excusa de una guerra. / Valdés implora por Bullrich, la ministro se muestra con Almirón. / Francisco de Asís: ?Repara mi Iglesia? y La Realidad de Hoy / Podría el Ministro de Justicia proponerle al STJ un encuentro de fiscales para un mejor desempeño de los mismos. / Difusa "reunión" de Diputados provinciales con los ministros de Seguridad y de Justicia. / Medallistas que participaron en el Juvenil Panamericano de levantamiento de pesas fueron recibidos por Terrile / La Encrucijada de la Identidad: ¿Ser lo que Queremos o Amoldarnos a los Demás? / El Nombre como Arquetipo de la Cosa: Una Reflexión Filosófica. / Boston Celtics se corona campeón de la NBA tras derrotar a los Dallas Mavericks en 5 juegos / Argentina vence 2-0 a Canadá en su debut en la Copa América / El caso Loan: una mirada jurídico-penal. Por Jorge Eduardo Boumpadre. / Pesistas correntinos se preparan para el Argentino de Powerlifting. / Boca y River sufren antes del parate por la Copa América / Desaparecido Loan y la gestión del Ministro de Seguridad Buenaventura Duarte. / Estamos regresando al paradigma del "Hácete amigo del juez". / Boca Juniors avanza a semifinales y Olímpico arrasa: el camino a la gloria en la Liga Nacional de Básquet Argentina / Argentina se prepara para defender el título / Violencia y ¿Protesta social? / Jorge Terrile participó del Encuentro Federal del Deporte. / Denuncian ante el Consejo de la Magistratura al fiscal Robineau y la jueza González Cabañas. /

  • 20º

ÓSCAR SáNCHEZ

3 de enero de 2023

Alabanza del lápiz y desprecio de pluma

Por Óscar Sánchez

 

 

Bien mirado, un humilde lápiz de mina de grafito corriente es una maravillosa invención, en la que se combinan el ingenio humano y los dones de la naturaleza para crear signos y marcas que pueden ser modificados u ocultados para la eternidad, sin que en el proceso se difuminen o pierdan antes de tiempo por el desgaste natural. Unas anotaciones a lápiz viven siempre lo necesario para cumplir su función para con el hombre que las trazó, y el plazo de esta fidelidad -mortal de suyo- en ocasiones se extiende más allá del tiempo asignado a su usuario para reflejar corazón, cabeza o cuentas del súper en unos pedazos de materia endeble y plana (a propósito de ello: en la edición soviética de las Obras Completas de Marx constan también los equilibrios contables que el padre fundador hubo de hacer para sobrevivir día a día en su estancia en Londres, y es gracioso constatar el culto que la “ciencia” de aquellos lares rendía a las imprecaciones doctorales con las que el maestro remataba sus cálculos…)

 

Es gracias al lápiz, por tanto, el que conozcamos en muchos casos los pensamientos secretos de grandes autores o las tremendas naderías de anónimos absortos, caligrafiados en sus cuadernos privados o garrapateados en los márgenes de las obras de su tiempo que eran objeto frecuente de su consulta. Por eso, reafirmamos lo dicho: indiscreto, no obstante, las menos veces, el lápiz, veloz vehículo de la preocupación inmediata o del arte duradero, es el instrumento portentoso de que se vale algo tan efímero como la improvisación creadora para convertirse en memoria. No en vano, para los cabalistas judíos, El Altísimo -no me preguntéis cuánto…- ha diseñado el mundo de una manera mágica tal que la única analogía actual de la que dispondríamos para intuirlo sería decir que fue “bosquejado a lápiz”. Y aunque la pluma estilográfica tampoco esté tan mal en el fondo, el hecho de que sea el arpón favorito de los peces gordos para alancear a los chicos mediante el rasgado de su elegante rúbrica, como que nos la aleja un tanto (de este estilo debían ser, supongo, seguidos de alguna palabrota gorda, los dicterios domésticos de Marx arriba mencionados; o quizá no, habría que preguntar…), además de su engolada pretensión performativa –la pluma no bosqueja, ejecuta, dictamina, hace...

 

Volvamos, pues, al lápiz, que funciona igual de bien incluso en gravedad cero; volvamos al lapicillo de madera robado por descuido en un Ikea; volvamos, sí, a planificar ideas con la goma de borrar al lado: así es, después de todo como parece que opera el Tiempo, el Devenir: probando y quitando, dibujando literalmente al natural, trazando el instante siguiente como por ensayo y error...

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!