Lunes 20 de Mayo de 2024

Hoy es Lunes 20 de Mayo de 2024 y son las 06:27 - El gobierno de los jueces o el poder judicial como sostén legítimo-legal de las democracias actuales. / ?Juegos Correntinos 2024?: gimnasia de trampolín tuvo su provincial clasificatorio / Proponen establecer el día de la heterosexualidad. / La nueva defección democrática y conceptual de Pedro Sánchez. / ¿Qué hay detrás de la boleta única? / Charla-Debate "La importancia capital de la ley Bases. Veámosla" / Sin rutas no hay producción ni turismo. / ?Juegos Correntinos?: 68 localidades participarán de la edición 2024 / Traducen al francés texto de filosofía del derecho del correntino Francisco Tomás González Cabañas. / Terrile: "Hoy más que nunca ratificamos la realización de los Juegos Correntinos como política de Estado" / El concepto de la idoneidad y su significado en el ámbito del poder judicial. / Prueba / "Ensayo: El lobo de Gubbio o la bestia mística". / "Ensayo: El lobo de Gubbio o la bestia mística". / San Martín se hizo fuerte de local y le ganó el segundo clásico al Regatas / Orinados por Milei, preocupados por la boleta. / Inicia sus actividades el Observatorio del Poder Judicial en Corrientes. / Contundente respaldo al Paro y Movilización del 24 de enero. / Importante Reunión Peronista en la Ciudad de Buenos Aires / Dinámica imparable en Yacyretá /

  • 20º

ACTUALIDAD

24 de junio de 2023

La institucionalidad convertida en un Onlyfans.

La pornografía convencional devino en la sexualidad plástica, líquida, desustancializada, que se viraliza en redes sociales y que impone como regla, la cosificación no de un género, sino de una condición, la del pobre o del menos pudiente, plataformas pagas mediante, en dónde se abona para acceder a "contenido" que no es ni más ni menos que la superficialidad de cuerpos al desnudo. Por lo general una mujer cis (intervenida por la técnica, operaciones en lo real o ediciones de lo virtual, ambas cosas en verdad) que sexualizada, mantiene sexo en la virtualidad, sin la sensibilidad de lo real, dinero, transferencias o billetera electrónica virtual. La condición de espectador del pagador, como el ciudadano, que no tiene chance alguna de ser protagonista, ni siquiera el deseo mismo de hacer algo más allá que mirar, aplaudir o blasfemar contra la acción, que en verdad ni siquiera sucede "en lo real". Como la promesa democrática o el ejercicio ilegítimo de un poder judicial discrecional y autoritario, que no tiene bases ni sustentos en la soberanía de lo popular.

La institucionalidad occidental o como las queramos llamar (supuesta democracia, más poderes no democráticos y repúblicas sin espíritu de nación) no interpela a sus ciudadanos a que elijan a sus representantes o a quiénes las administren. La democracia, como ariete fundamental de lo institucional se reduce a un rito plebiscitario, una jornada electoral en donde por una mayoría matemática, se determina sí el grupo que se hizo en el poder continuará o no continuará.

Es decir, no elegimos más (en verdad nunca elegimos, pero no la vamos a liar parda, que allí está el negocio de ciertos intelectuales, hacer incomprensible lo obvio) no optamos por quién gobierna, ratificamos o rectificamos a los que gobiernan. O mejor dicho, para expresar de qué va esto, o los corremos, es decir los sacamos a los gobernantes, para poner al subsiguientemente otro, dado que no nos da, el corrernos de la democracia, por más que está y ya en el sentido sexual, se nos corra a nosotros.

El pago, para acceder a tal condición, es precisamente, no desear el protagonismo, sino quedarnos en la comodidad del espectador. Cómo las plataformas pagas de intercambio de sexualidad, que mediante pagos, se puede acceder a sexualizar sin cuerpos asequibles o tras la sensibilidad más distante que la del látex, el roce con la pantalla con la interfaz, la pornografía de la técnica, de la inteligencia artificial o la razón instrumental.

 

Cómo esto no está aún, expresado en tales términos, usamos en política,  al grupo (llamarlos partidos sería un insulto a quiénes han formado o creyeron en partidos políticos) que pretende disputarle el poder para en verdad, sacarnos, correrlos, a los que nos están gobernando. Tal como se eligen canales o plataformas de "contenido" que no son más que cuerpos al desnudo, que ni siquiera son tales, apenas imágemnes de imágenes. Nociones difusas de lo que no es.  Claro que la tendencia natural, a permanecer en lo mismo, como las ventajas competitivas que tienen material (sobre todo mediática como económicamente) como hasta espiritualmente (en cuanto a expectativa, el voto útil o voto condicionado que generan por sobre quiénes les pagan el sueldo manejando las cuentas públicas) hacen que sea casi imposible que un gobierno deje de ser tal, de acuerdo a como está planteada la democracia actual. Cuando esto sucede, es decir se da el cambio, o el corrimiento, en verdad no es más que acuerdos de cúpula de dirigentes que se dicen de una u otra tendencia, pero que no tienen disposición a salirse de la condición de espectadores del poder. Por tanto pretenden lo mismo cuando administran. La condición de espectadores, impávidos de la ciudadanía, tal como los que transfieren virtualmente recursos para ser espectadores de cómo otras se tocan tras la pantalla. 

La democracia, no nos salva de aquello, precisamente, de allí que la idealicemos, pero eso no significa que no represente esto que decimos, que devino, que se convirtió en un ratificatoria, de la continuidad o no de un gobierno por un rito electoral. 

La democracia, para que no se nos corra (en el sentido sexual) perversamente sobre nosotros, debe ser corrida, en sus vertientes oficialismo y oposición, de lo contrario, seguirá siendo lo que es; un mero juego para ver sí cada tanto, corremos o no a los que nos gobiernan, no importa quiénes vengan después, dado que nos reservamos ese derecho de más luego también volver a correrlos.

Corremos tras el fenómeno democrático o de la democracia, por eso, por más que la anhelemos, la deseamos o digamos que vamos por ella, jamás la tendremos ni estará entre nosotros.

Corrernos de la condición de espectadores a la de protagonistas. 

Por Francisco Tomás González Cabañas. 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!