Viernes 9 de Diciembre de 2022

Hoy es Viernes 9 de Diciembre de 2022 y son las 02:19 - Detuvieron a 2 abusadores que atacaban en el subte / Desde la cárcel, Milagro Sala brindó un discurso para un acto del partido de D'Elía / Los 28 puntos destacados del informe "El estado del Estado" / Emotivos homenajes a Muhammad Alí en las calles de Estados Unidos / Jonás Gutiérrez: "Messi es un genio, siempre lo da todo" / Hay tres sospechosos de violar y estrangular a un chico en Santiago del Estero / El oficialismo celebró la suspensión de Ricardo Echegaray de la Auditoría General / Lionel Messi, prácticamente descartado para el debut ante Chile / Otra jueza dictó un amparo contra el aumento de tarifas / Mauricio Macri "está bien de salud", tuvo reuniones en Olivos y el lunes retomará su agenda / El emotivo recuerdo de Storani sobre su hijo: "Él enseñaba a ser un buen padre"  / Cristina Kirchner publicó un análisis de su hija Florencia sobre la marcha #NiUnaMenos / Cristian Ritondo recibió el alta médica tras cinco días de internación / Roland Garros: el argentino Gustavo Fernández se coronó en tenis adaptado / Corrupción en Brasil: Marcelo Odebrecht entregó USD 3.400.000 a la campaña de Dilma Rousseff / ¿Como sería tu vida si te sintieras apoyado incondicionalmente? / La española Garbiñe Muguruza derrotó a Serena Williams y se consagró en Roland Garros / Perú derrotó a Haití y empezó el torneo con el pie derecho  / El papa Francisco aprobó el proceso para expulsar obispos por casos de pedofilia / Paraguay no pudo con Costa Rica en su debut en la Copa /

  • 20º

ACTUALIDAD

27 de enero de 2022

La perspectiva filosófica como condición necesaria para la armonía social y la Paz.

Ninguna sociedad puede desarrollarse o presentar desafíos que le permitan un progreso en el conjunto de los valores que esa misma sociedad sostiene o cultiva, sí sólo existe un estado al amparo, o presente para producir, sea trabajo, divisas o confort económico. No se trata de lo público o lo privado, mucho menos de populistas o progresistas o liberales o neoliberales. Hablamos de la generalidad del todos, al que nos corresponde por derecho particular, más allá de nuestras singularidades (es decir las decisiones, que tomamos, que dejamos de tomar o que podemos tomar).

Ninguna administración, abarque distrital, geográfica o poblacionalmente lo que abarque, puede embarcarse en la gran aventura de forjarles un mejor porvenir a sus ciudadanos, si cuenta los sucesos culturales, y puntualmente los filosóficos en relación a la cantidad de entradas vendidas, de luces que se ponen en el escenario o de cámaras que transmitan un show comprometido con el envase, con la marca, con la etiqueta, llevándose puesto con ello, o esquilmando su propia sustancia o razón de ser o dejándolos a la buena de dios de dar el presente en una unidad académica, formal o informal, bajo la severa mirada de quién haya aprobado un conjunto de pruebas que bien podrían ser el azar expresado en acertarle las respuestas correctas a un formulario tipo.

Que paradigma de lo cultural puede discutirse, sí el único gravitante es el que está en manos de profesionales de la alcurnia o de los habitantes enmohecidos de la clase alta, que ya de viejos, cansados de obedecer el mandato social que les toco, garabatean algún poema, estéticamente deleznable, pero que, mediante la red, filial y amistosa, que lograron conseguir en sus tristes vidas, logran la notoriedad, insípida e insulsa de los pasquines locales que ofician de periódicos, en detrimento del concepto de trabajador cultural que día a día, tal como lo hace un albañil o un bancario, debe ganarse el pan, enfrentando precisamente esta noción costumbrista de que sólo lo cultural le pertenece a los que heredaron una biblioteca de roble o madera noble y que obedecieron como polluelos los dictados emanados de los mandatos sociales a los que jamás osaron revelarse. O el tránsgenero del barrio humilde, que por esta doble condición, milita en la facción pobrista, y a empellón de un subsidio expone en el centro cultural del partido de gobierno y se cree por tal golpe de azar en el espacio de los que se forjan a diario una contribución intelectual o cultural. 

Qué importancia puede tener lo cultural, para una sociedad que se arrodilla, penosa y estúpidamente ante los uniformes, escolares, de control, religiosos y los zurcidos por logos o marcas que señalan poder económico, y que reprimen una y otra vez, ese grito libertario, socavado por esa opresión de la que es víctima; de esa enajenación sodomita a la que la someten en cuerpo y espíritu, diciéndole que habitan en una democracia, en el resguardo de la institucionalidad normativa pero que en verdad si les toco nacer en un hogar pobre, morirán en el mismo o en uno peor del que les toco. Y aquellos que dicen esto mismo, desde la madre patria, en la nueva categoría de influencers, lo expresan porque tributan menos que en Andorra, a donde mueven sus millones, así la caterva de imberbes que los siguen, escuchan el razonable planteo de que "En España no hay democracia" (Roma Gallardo), cuando en estos terrenos de ultramar, las Indias como hemos sido nombradas, nuestros próceres querían una monarquía atemperada, pero sin que esto tengamos, los seguimos considerando padres de una patria aún sin alumbrar.  

A veces las cuestiones filosóficas o pertenecientes a las ciencias del espíritu encuentran sus límites en lo furibundo de la física, sin necesidad de citar a Wittgenstein (La lógica establece cuál es el límite del lenguaje, del pensamiento y del mundo, y de ese modo se muestra el propio límite que, obviamente, ya no pertenece al mundo, quedando fuera de ese ámbito de lo pensable y expresable) cuando se extienden los conceptos, que luego deben ser traducidos en la praxis o en el terreno de la realidad, y se lo estiran como chicles, pretendiéndolos como cobertores, contenedores y resolvedores de todos los problemas habidos y por haber, se los banaliza al extremo de dejarlos carentes de sentido, insulsos y perversamente insultantes pues terminan significando todo lo contrario de lo que decían pretender significar. Cultura es una de estos conceptos, cómo lo es justicia. Un ideal que persiguen ciudadanos que habitan en sociedades que establecen reglas de juego para el quehacer social, para lo gregario. Impensable en las Indias, pretender justicia teniendo tantos pobres por doquier, una democracia que nuestros hacedores no la han querido y que no es, y no respetando el trabajo del intelectual, desechándolo, quitándole el espacio y la posibilidad, por algún entenado más vinculado a lo absurdo y desechable del poder. 

Nos limitamos para comprender la realidad cultural y filosófica, desde cierta inoculación educativa que se realiza desde lo filosófico, únicamente entendido como ejercicio disciplinar, anatematizado en conceptos o en conversaciones entre autoridades aprobadas, previamente por un canon o una vara, asentada, no en el logos o en la intensidad filosófica, sino en la vara del pupitre, en la férula de la nota autoritaria que en el mundo formalmente aceptado de lo académico, como prisiones tolerables del pensar, evitan incorporar lo que nos nutre de raíz. Educativamente deberíamos analizar pues, sino en esas aulas, asentadas en diseños medievales, en castillos perimidos en sus funciones ejercidas barbáricamente en los períodos del medievo, no sería conveniente acaso, abrir las compuertas en donde se podría interpretar que el conocimiento parece atrapado o enclaustrado, y dejar que ingrese la energía o intensidad, extra-muros, en donde podría estar anidando la filosofía auténtica de la vida que surcan los pueblos que la piensan o vivencian, sin los sojuzgamientos arriba señalados.

Sí es que no nos ha quedado claro, tampoco la filosofía institucionalizada, es decir liminar, sea con los recursos, que en estos tiempos se le está quitando o escatimando, podrá hacer que nos volquemos un poco más a pensar. Filosofar es precisamente este ejercicio, mientras escribimos un poema, o danzamos, porque no, pero siempre inclinados ante esta perspectiva de vida, de poder reconocer que nada en el mundo es tan sólido y certero, como para que no lo descoloquemos con nuestras naturales e indómitas dudas, que en sus vueltas y en su vértigo nos dotan de humanidad.

Son pocos los que piensan, no sé sí en aquel viejo postulado teórico platónica del gobierno de los mejores, pero sí al menos, de que establezcamos otras perspectivas como para que los que se han consagrado al saber, no reduzcan la obtención de sus experiencias en aulas universitarias, sobrepobladas por el desinterés y raquíticas en números de asistentes, está en proceso de formación el movimientos o partidos políticos que acendren o abreven en la importancia del pensamiento, que no necesariamente debe estar ridiculizada como la discusión abstracta del sexo de los ángeles, dado que por esta caracterización de lo intelectual o de lo cultural, hemos dejado la política práctica, en manos de verdaderos trúhanes de la palabra, que quizá no tengan ni idea del daño que le hacen al sistema, y con ello a sus propios intereses o de sus familiares directos, se quedan con las comodidades que le enajenan a lo público, pero nada tendrá sentido sí en unas décadas esa materialidad no pueda comprar más la expectativa o la pacificidad de esa gente a la que enajenan, por tanto, hasta para sus intereses más pingues y mezquinos, a estos que están atornillados en lo político y que han conformado la cofradía de la “clase política”, les sirve el ingreso de los intelectuales, yo les recomendaría que en vez de poner piedras en el camino para este ingreso, que será la reacción más primitiva y natural, hagan lo contrario y alienten también la participación del intelectual en lo político, y desde ya, que estos puedan también dar el salto, aventurero, porque no, en sus vidas, ordenadas y reglamentadas como un curso en una facultad, que recuperen la adrenalina en sus vidas y puedan ir tras el rescate de lo democrático, pero no en una posición heroica, sino simplemente como lo que puede ser, un intento, que es lo único cierto para el ser humano, que contradictoriamente persigue certezas que nunca alcanzará, pero en sus intentos se le pasa o transcurre la vida.

  Por Francisco Tomás González Cabañas. 

 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!