Lunes 6 de Diciembre de 2021

Hoy es Lunes 6 de Diciembre de 2021 y son las 15:30 ULTIMOS TITULOS:

  • 20º
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

ACTUALIDAD

22 de septiembre de 2021

La territorialización “política-electoral” y la desterritorialización filosófica.

Seguir creyendo aún que una elección se puede ganar bajo los viejos y perimidos dispositivos de las maquinarias electorales aquilatadas en las prácticas más nefastas de dádivas, condicionamientos y prebendas, es un craso error, para quiénes así la puedan continuar asumiendo y ejerciendo. Sobre todo, o especialmente en lugares o sitios, en donde las masas ingentes de ciudadanos, las hordas supervivientes, se reconocen por la creencia o el deseo, pertenecientes a una clase media, que puede fugar de los encasillamientos feudales de los que eran presa hasta no hace mucho tiempo atrás. El caso testigo y reciente, es el conurbano bonaerense, la tercera sección electoral, que dislocó su comportamiento electoral, abandonando su relación simbólica con el espacio o significante del “peronismo” regenteado por los barones y sus herederos de casta, al mando de la sucesora de la abanderada de los humildes.

Ni encuestadores, consultores o como se pretendan auto-percibir para continuar recibiendo lo que obtienen por los “caramelos de madera” que le venden a los políticos en desesperada búsqueda de certezas, pueden aceptar, tolerar y asimilar, que ese segmento poblacional, miente o no declara expresamente, en las consultas Pre-electorales, sus intenciones de voto o la decisión electoral que tomarán en el cuarto oscuro. 

Esta es una de las razones elementales del fallo epistémico de las encuestadoras, además de su naturaleza falaz, de pretender que un otro desconocido tenga que dar cuenta de su verdad que la ley le garantiza que sea secreta como obligatoria. 

Sin embargo el quid de la cuestión pasa por el concepto de territorialidad, en términos filosóficos de la territorialización. 

Ya no se puede seguir asumiendo que el votante de la Matanza lo hará por la cloaca que no tiene, o el asfalto “electoral” que le acaban de inaugurar. Mucho menos, si las masas ingentes de desocupados, hambreados y marginales, votarán de una manera determinada por el hecho de que le asignan un subsidio o una beca, con el nombre que sea, pero que subyacentemente es una dádiva o prebenda electoral. 

Los opositores a los oficialismos que aún continúan ejerciendo de esta manera el poder, tampoco dieron cuenta de esta determinación que cambió el escenario político-electoral. De lo contrario llevarían en sus listas filósofos, pensadores o artistas, pero apenas sí llegan a embarcar en sus proyectos electorales, a “influencers” afamados o galenos de renombre, aprovechando lo efímero de la popularidad o el efecto pandemia que puede arrastrar un médico por el simple hecho de ser tal en tiempos de covid 19 (por supuesto que no ha sido ni es simple ser médico en estas circunstancias, pero sí en la política).

Daremos algunas pistas, que no son propias, ni actuales. Son de otros, y han sido pensadas desde hace tiempo antes.  

“La modernidad ha gestado una aceleración de los cambios territoriales [...] son procesos inestables que no forzosamente se construyen con la continuidad, sino que suelen reflejar el carácter efímero y, en buena medida caótico y desordenado de las sociedades actuales” (Hiernaux, Daniel. “¿Identidades móviles o movilidad sin identidad?: El individuo moderno en transformación”. Revista de Geografía, Norte Grande, Diciembre, núm. 034. Pontificia Universidad Católica de Chile. Santiago, Chile. p 7. 2005)

“El territorio puede ser relativo tanto a un espacio vivido como a un sistema percibido, dentro del cual un sujeto se siente ‘una cosa’. El territorio es sinónimo de apropiación, de subjetivación encerrada en sí misma. Él es un conjunto de representaciones las cuales van a desembocar; pragmáticamente, en una serie de comportamientos, inversiones, en tiempos y espacios sociales, culturales, estéticos, cognitivios” (Gauttari Félix, Rolnik Suely. “Micropolítica. Cartografías del deseo”. Edición Traficantes de sueños, Marzo 2006. p 6. Madrid España).

Se trata de pensar el lugar como una producción nunca acabada producida a partir de un exterior turbulento. Se trata de “un conjunto de conexiones que hacen del lugar, literalmente, un envoltorio de espacio-tiempo absolutamente único” (Reseña de Saldanha, Arun, Space after Deleuze, Londres-Nueva York, Bloomsbury, 2017. p. 167). 

“Así, por ejemplo, una ciudad no es más que una continua y gradual acumulación de magma, semillas, poblaciones, comida, cemento y mercancías que se entrecruzan de un modo singular en esta locación en particular. El lugar es, entonces, una colección de acontecimientos siempre inestable” (Ideas10, revista de filosofía moderna y contemporánea #10 Noviembre de 2019 - Abril  de 2020. Deleuze y la geografía. Rafael Mc Namara). 

Quiénes pueden trabajar sobre estos conceptos por donde desandan los aspectos más profundos e insondables de la subjetividad actual en democracia, no sólo que tendrá más chances de ganar elecciones, sino que además podrá obtener poder por sobre los deseos y las creencias de la ciudadanía que son el único distrito válido, el principal territorio en donde la política y los políticos deben trazar su desarrollo y predicamento.

Por Francisco Tomás González Cabañas. 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!