Domingo 19 de Septiembre de 2021

Hoy es Domingo 19 de Septiembre de 2021 y son las 19:15 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

  • 20º
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

ACTUALIDAD

16 de junio de 2021

El agudo furcio de Fernández que desnuda la pretensión monárquica para su jefa.

Un homenaje a Martín Miguel de Güemes. “Agudeza en efecto donde su actividad creadora devela su gratuidad absoluta, donde su dominación sobre lo real se expresa en el reto del sinsentido, donde el humor, en la gracia malvada del espíritu libre, simboliza una verdad que no dice su última palabra” (Lacan, 2009, p. 261. Escritos 1. Buenos Aires: Siglo Veintiuno Editores S.A.)

No hace falta ser un experto en historia Hispanoamericana, o más puntualmente Argentina, para saber que el proyecto de Gobierno, de próceres de la Emancipación Americana, como Manuel Belgrano, José Francisco de San Martín y Martín Miguel de Güemes, se correspondía con lo que habían dado en llamar una “Monarquía temperada”. Un grupo de notables de Buenos Aires, representando desde aquel entonces, no sólo sus intereses sectoriales, sino arrogándose la representatividad del resto de las provincias unidas del sud, a conveniencia de parte, forjó nuestro estado-nación, eminentemente unitario y centralista, como característica funcional primordial y profunda y profusamente injusto e inequitativo como característica central desde la perspectiva del tejido social. Desde aquel entonces no pudimos afianzar un sistema de gobierno que se correspondiera con nuestro entendimiento humano, que a todos nos corresponde la misma posibilidad,  y sino propender a ella, de realización, sin que ello signifique que algunos deban ser desplazados de tal derecho, para que a otros se les facilite este anhelo a fuerza de tomarlo como un privilegio o prerrogativa. En nuevo período de crisis, inmersos dentro del categorial político-cultural y social de occidentales, en donde la democracia tendrá que redimensionarse, redefinirse o repensarse, como para no eclosionar en su sentido y significante, nosotros también nos debemos una revisión de nuestra organización institucional que tenga que ver tanto con lo que hemos sido como con lo que pretendemos ser.

“Por lo mismo que ninguna forma de gobierno es tan débil como la democracia, su estructura debe ser de la mayor solidez; y sus instituciones consultarse para la estabilidad. Si no es así, contemos con que se establece un ensayo de gobierno, y no un sistema permanente; contemos con una sociedad díscola, tumultuaria y anárquica y no con un establecimiento social donde tengan su imperio la felicidad, la paz y la justicia…La libertad indefinida, la democracia absoluta, son los escollos adonde han ido a estrellarse todas las esperanzas republicanas” (Simón Bolívar. Discurso de Angostura. 1819)

No podemos dejar de señalar, hacer la salvedad, de que probablemente la empresa emprendida no se corresponda con un resultante determinado. Esperar esto, en el campo de las ciencias sociales, y más si se trata de una traducibilidad de lo teórico a lo práctico, sería poco más que un desquicio. De todas maneras, y a modo de ejemplos, tanto el proceso conocido como Revolución Francesa que se pensó y gesto como antimonárquico, género unos pocos años después, el mejoramiento mismo de lo monárquico, cuando incorporaron la característica constitucional que aún hoy las definen como un sistema en pleno respetuoso de las garantías y los derechos humanos. Finalmente hubiera sido impensable, aún hoy lo sigue siendo, que un grupo de representantes de Buenos Aires, hayan birlado el proyecto integral monárquico que pretendieron Belgrano, San Martín y Güemes por haber escrito libelos, abotargados de escarnios y provocaciones burdas que, sumado a otros aspectos, socavaron la posibilidad institucional política que ahora la fuerza política gobernante quiere poner en práctica, ipso facto, confesando por parte del ungido por la madre del próximo, las intenciones de no haber bajado nunca de los barcos que nos diferencian de lo “indio” y de lo “selvático”. 

El europeísmo en el que se reconoce el prescindente (al menos a nivel político no así a nivel institucional donde es Presidente) es ni más ni menos que el inconfesable deseo de llevarse puesta la república con división de poderes y valores democráticos, transformando a nuestro sistema en una monarquía atemperada, como lo deseaban los patriotas o en verdad, una monarquía de hecho, simbólica y plebiscitada que hace tiempo tiene en la poltrona principal a la Reina que pretende dejar al príncipe heredero su corona. 

Que no nos sorprenda que los intelectuales orgánicos o bien pagos del oficialismo, herida de muerta la narrativa de la izquierda progresistas, indigenista y selvática, nos empieza a recordar de las preferencias monárquicas de nuestros patriotas. Pretendiendo de tal manera, encausar al binomio en el ejecutivo como los continuadores de una idea independentista que ha quedado trunca. 

En no mucho, podríamos leer párrafos como los siguientes: 

Sin que sea óbice de nada, sólo recordamos, que nuestros próceres más destacados, como concelebrados, propusieron que nos organicemos bajo la forma de una “Monarquía temperada” y que tras doscientos años de ello, y producto de las crisis recurrentes que astillan nuestras expectativas de desarrollo integral y ecuánime, es al menos, una obligación moral que nos plantemos nuevamente, y de acuerdo a nuestras circunstancias actuales, como cuadraría tal posibilidad. 
Quizá, en nombre tanto de la economía del lenguaje, como de la economía política, esa que señala, que pide o solicita, propuestas que puedan llevar a soluciones expeditas, podamos proponer lo siguiente:
En defensa y al rescate de la visión política de nuestros próceres fundadores (Belgrano,  San Martín, Güemes) dejar sin efecto la resolución que nos separó de la corona Española, volver provisoriamente a la misma y a partir de tal estatuto político, repensar en un nuevo congreso constituyente e instituyente, nuestra posibilidad monárquica. Esta posibilidad debería ser sometida a plebiscito en todas y cada una de los distritos Hispanoamericanos que quieran y pretendan debatirse esta alternativa, social y política que se corresponde con nuestra historia y  nuestra forma de dimensionar lo humano.
 “El presidencialismo prevaleció en América Latina porque estaba mucho más cerca de los intereses oligárquicos que de los ideales democráticos” (Diniz, H. “A monarquía presidencial”. Río de Janeiro.)
 
Por Francisco Tomás González Cabañas. 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!