Jueves 17 de Junio de 2021

  • 20º
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

ACTUALIDAD

11 de junio de 2021

Peronistas con Valdés.

El peronismo atomizado, subdividido en partículas cuánticas tal vez le resulte beneficioso a un espacio político determinado y de tal manera a una parte mayoritaria de la sociedad, afirmación totalmente objetable, discutible y rebatible. Como no la será que el peronismo anarquizado, no es positivo para nada y para nadie. El gobernador Valdés, tras demostrar sus destrezas ajedrecísticas, pasando a retiro al otrora hombre de poder, debe ahora, desde su condición de hombre de estado, entre tantas tareas que realiza y que tendrá por hacer, juntar a los peronistas que heredó (como otras cosas) de su antecesor, entronizar a peronistas que no hayan estado en el estado confeccionado por el ex mandamás y junto a ellos, brindarle a la provincia la cuota peronista que a toda administración democrática se le demanda desde un tiempo a esta parte, en virtud de la paz social y de las buenas costumbres. De lo contrario, en la anarquización total y absoluta del peronismo, variantes o cepas sumamente dañinas para la institucionalidad, ya saldrán, como lo empiezan a hacer para judicializar la fecha de la elección provincial y generar un incremento de malhumor e inestabilidad en los que bajo contextos de contagios y muertes pandémicas no hacen más que enturbiar el proceso electoral, la democracia y la gobernabilidad.

No es casual que hombres vinculados al peronismo histórico (los peritos en fracasos por arribar al poder) planteen en medios de comunicación, ya saldrá el “house organ” de nombre contrario a lo que promueve, es decir al que rebautizaremos “el opresor”, a exigir mesas de diálogos para una supuesta afrenta institucional como la fecha electoral. Lo que hacen en verdad es pretender condicionar a Valdés. Usando la dispersión del peronismo, la peligrosa anarquía peronista de la que hablamos, buscan enlodar en la confusión a la dirigencia y a la ciudadanía. 

 

Lamentablemente para los que nos gusta la claridad y formalidad, lograron el cometido de ensuciar las diversas convocatorias de nuestra maratón electoral. No se quedaran con el hecho de que algunas comunas voten a intendente en Agosto y otras en Noviembre (habrá que ver la constitucionalidad de que en menos de 30 días de la asunción de un nuevo jefe comunal ciertas comunas ni siquiera hayan votado, con el agravante de que pretenderán vincular la elección, colgando boletas de partidos nacionales que oferten legisladores para el congreso de la nación junto a los candidatos a intendentes y concejales) irán por judicializar la elección. 

 

En este brete y para este segundo acto pernicioso, seguramente Valdés que demostró tener la serenidad y paciencia de un francotirador, tendrá alistada, la agrupación necesaria e indispensable de un grupo de peronistas que bajo el sello de “peronistas con Valdés” demuestren ser democráticos y racionales y por sobre todo, que no son los mismos e históricos que heredó de su antecesor, que entre tantos logros también se le debe adjudicar el buen uso que hizo para sí y para la provincia del peronismo dividido pero no anarquizado. 

 

Tales peronistas tendrán, además de palabras para decir, alguna idea o proyecto que proponer, y sobre todo lo mejor que le pueden ofrecer a Corrientes y a Valdés. Las vinculaciones con un peronismo nacional no Kirchnerista que está en plena formación. 

 

No le podrá volver a suceder a Eco lo que le sucedió con el Massismo y con el Sciolismo. El primer espacio vinculado con un partido fundador de Eco que luego recayó en manos del sobrino díscolo de otro fundador de Eco, el rebelde, hoy concejal tributa para el kirchnerismo, habiendo salido de la cantera de Eco y llevándose la “carpa” de la representación de un espacio nacional que quedó al vacío. Con el Sciolismo, se irá el vicegobernador, otra fuga a la que con “Peronistas con Valdés” se le puede contrarrestar, política y mediáticamente desde la nueva comandancia de Eco. 

 

Además de la consabida y necesaria muestra ante la sociedad de tener “controlado el descontrol”, ordenar el peronismo balcanizado es una política indispensable y pública. Evitará la judicialización electoral que ya inició (algunos señalan que el objetivo del dueño “del opresor” es que el PJ no presente candidatos, pretendiendo deslegitimar el acto electoral, una suerte de lo que le hacen a Maduro los opositores en Venezuela) y dejara en claro que el mando real, simbólico e imaginario, se unificó en el nuevo hombre de poder provincial, al que también se le deberá cantar la marcha.

 

Por Francisco Tomás González Cabañas. 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!