Martes 21 de Septiembre de 2021

Hoy es Martes 21 de Septiembre de 2021 y son las 05:48 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

  • 20º
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

ACTUALIDAD

2 de marzo de 2021

De la pesadilla de la república al sueño de la monarquía electiva.

No quedan dudas, es decir se agotó el tiempo que restaba para tomar una decisión con respecto al deseo manifiesto y expreso de ciertos gobernantes por cambiar un sistema social y político por el que nos organizamos. En el marco de uno de los actos institucionales más importantes, la confesión de pretender un control del poder judicial y el cercenamiento de la libertad de expresión, constituyen y generan que los obvios y próximos pasos, tengan como sentido unívoco el instrumentar reformas leguleyas que distorsionen lo normativo, a través de mayorías circunstanciales para lograr la finalidad confesada de cambiar el sistema democrático actual por una versión supuestamente similar pero que en el fondo, se avizora ni más ni menos, como una monarquía electiva en donde se pretende aunar la suma de los poderes públicos para la administración discrecional y dinástica de una familia enquistada en el poder.

No haber reparado críticamente en el dramatismo que significa y representa tener sumida a casi la mitad de la población por debajo de los índices de pobreza, tiene por respaldo el precisamente llegar a tal objetivo, responsabilizando por tal logro a las circunstancias pandémicas como al anterior gobierno de otro signo político, para cementar la cosificación de la masa, y continuar manejándola, por intermedio de la impresión de billetes que no encuentran respaldo por no tener valor de intercambio alguno, en los circuitos comerciales y financieros fuera de nuestras fronteras. 

Tales papeles pintados, que más temprano que tarde volverán a vestirse de próceres de un pasado agonal, binariamente diseñados entre buenos y malos, al no poder transformarse en otra cosa más allá de nuestros intercambios por la supervivencia, se consolidan como el elemento primordial de la cuestión electoral, ya para tal entonces, transformada en excusa electoral para perpetuarse en el poder, bajo una modalidad dinástica en donde quede finalmente pulverizada la división de poderes y controlada la libertad de expresión. 

La definición política de lo que ocurra excederá lo que pueda o no hacer la oposición en su rol de tal. Será la ciudadanía en el caso de que pretenda seguir siendo, y no verse finalmente convertida en horda (categoría semántica en donde solamente se disputa la supervivencia sin más reglas que la de prevalecer a cómo dé lugar) la que brinde la batalla real, como la simbólica e imaginaria. La debe dar en los tres planos, en lo cotidiano, en la virtualidad, en las redes, en las calles, en las marchas, con los sonidos, con los mensajes, como en la instancia electoral, con una táctica definida y organizada. Imaginar una victoria en el campo de la votación es imprescindible, dado que es el único ámbito en donde el oficialismo y su despótica ambición, podrán aceptar una derrota y con ello poner en suspenso sus ya confesas pretensiones antidemocráticas. 

Es elemental y fundamental que comprendamos que todos y cada uno de los que no formamos parte de la nomenclatura (lista de nombres) como otrora en la Unión Soviética los cuerpos de elite del partido comunista que poseían el mando, las decisiones y privilegios, trabajemos incansablemente para impedir que nos transformen definitivamente en horda y perder así nuestra condición de ciudadanos y por ende los pilares básicos por los que nos organizamos al menos ideal o aspiracionalmente. 

Tal como la existencia misma, de la que no fuimos previamente consultados, en la guerra que nos han sumido, el combate debe ser sin cuartel, apasionada como racionalmente debemos disputar nuestro derecho de no quedar subyugados a la condición de súbditos o de parias enfrentados y la confianza debe ser el báculo en que construyamos una nueva mayoría republicana y democrática asentada en el próximo turno electoral en los principios de juntos por el cambio. 

 

Por Francisco Tomás González Cabañas.  

 

 

 

  

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!