Domingo 7 de Marzo de 2021

  • 31.1º
  • Nublado
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

POLíTICA

23 de febrero de 2021

Quousque tandem abutere, patientia nostra? (¿Hasta cuando abusaras de nuestra paciencia?).

Frase atribuida a Marco Tulio Cicerón, denunciando un golpe de estado ante el senado, gran parte de la ciudadanía siente y percibe ante el escándalo de las vacunas que se sueltan las amarras entre el necesario vínculo entre gobernantes y gobernados.

Cuando dirigentes o referentes políticos, esgrimen una supuesta sorpresa, indignación y una consabida condena, ante manejos que denuncian como barrabasadas inconcebibles, tendrían que pensar antes de pronunciarse en la cresta de la ira, o de la reacción pura y eminentemente emocional. Quedan de lo contrario, expuestos, a la defensiva y furiosos, alardeando un poder del que carecen. En el caso que nos convoca recientemente, la acusación de “payasadas” nos embarga a todos los payasos que formamos parte del circo social, incluído al que propaló la acusación y que fue puesto en el lugar que está por la “dueña del circo”. 

El poder, como tal, en su esencia más pura es un ejercicio permanente, y sí se ha resuelto dividirlo en tres, es en el historial de la humanidad, apenas una época, en esa época, son también hombres los que tendrán el ejercicio de la ejecución del mismo, en forma autónoma pero interrelacionada, bajo reglas del poder, también establecida por ellos mismos, o en el peor de los casos, predecesores. 

En 1977, Castoriadis concedió una entrevista que fue publicada en Le nouveau politis en la que expresaba lo siguiente: 

Los individuos no tienen ninguna señal para orientarse en su vida. Sus actividades carecen de significado, excepto la de ganar dinero, cuando pueden. Todo objetivo colectivo ha desaparecido, cada uno ha quedado reducido a su existencia privada llenándola con ocio prefabricado. Los medios de comunicación suministran un ejemplo fantástico de este incremento de la insignificancia. Cualquier noticia dada por la televisión ocupa 24 o 48 horas y, enseguida, debe ser reemplazada por otra para «sostener el interés del público». La propagación y la multiplicación de las imágenes aniquilan el poder de la imagen y eclipsan el significado del suceso mismo.

La democracia formal, inacabada, acotada, incierta, que nos proponen bajo el condicionante de que votemos cada cierto tiempo —como si esta aclamación de mayorías fuera realmente elegir algo—, no tiene como finalidad generar una sociedad democrática o individuos con comportamientos democráticos. La propagación de la imagen, que obtura la posibilidad del significante del suceso, se traduce en un alienante sistemático —como lo denuncia Castoriadis al acusar a los medios—, es parte de la metodología que utiliza la democracia para no ser democracia. Las campañas políticas, con sus múltiples reproducciones, bajo diferentes correas de transmisión (redes sociales, cartelería, afiches, volantes, publicidad audiovisual), no significan nada. Este es, sin duda, el período más antidemocrático. 

Siempre y cuando los candidatos, no solamente no sean elegidos por voto de sus afiliado o militantes, es decir mediante el desarrollo de una democracia interna previa (tal como se denuncia como para justificar la celada, un embanderamiento, a su vez contumaz, dado que quién lo hace o impulsa no puede testimoniar con su accionar político el haber realizado en sus propios espacios o en momentos previos lo que peticiona, declama o exige) sino más que nada, no traicionen el lugar en donde están, y más aún sí en el que ocupan debe resguardar cierta integridad institucional. Esta barrabasada política, que bien podría ser entendida como un juego caprichoso e irresponsable, debe sin embargo, ser contundentemente respondida, con altura, solvencia, pero con determinación; los devaneos de desquiciados individuos pueden empezar a poner en jaque los sólidos entretejidos del corpus democrático (ver sino el caso de la Venezuela post-Chávez).  

Sí uno puede tener cierta simpatía, o cierta apreciación positiva, esforzándose en creer por su puesto, ante un candidato, el período electoral no permitirá que se ofrezca una crítica constructiva, en aras de que tal cuestionamiento significaría hacerle juego al rival o ser directamente un idiota útil.  Al convertir al medio en fin, la campaña electoral termina de acendrar, de galvanizar, que lo único importante es ganar, a cualquier precio y a como dé lugar.

El año electoral podría tender una trampa a los aún ciudadanos (los que aún no cayeron en la definición de horda, integrantes sólo destinados a la supervivencia) que crean, piensan y consideran que los malos actos de gobierno o de sus gobernantes sólo deben ser repubiables, condenables o sancionados en el tiempo electoral. 

 

Cualquiera de nosotros, puede hacer un buen uso de los mecanismos republicanos, para asistir a uno de los poderes del estado, para solicitar que desde allí se pidan informes, listados y registros de ciudadanos vacunados, como también al otro, para solicitar que en caso de que los funcionarios sean renuentes a esta solicitud, bajo la supuesta confidencialidad del acto médico, hagan públicas esas listas o que en el caso de que la edad y las condiciones físicias así lo dispongan, nos otorguen un amparo para ingresar a listados para anotarnos en la fila para ser vacunados, sin que se interpongan los acomodados por la discrecionalidades que percuden las poco sólidas base de lo democrático. 

 

 

Por Francisco Tomás González Cabañas. 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s el primero en escribir uno!