Miércoles 27 de Octubre de 2021

Hoy es Miércoles 27 de Octubre de 2021 y son las 10:56 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

  • 20º
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

ANÁLISIS

8 de abril de 2020

Del #Quedateencasa al ¿A dónde nos vamos a ir?  

“A menos que los filósofos reinen en los estados, o los que ahora son llamados reyes y gobernantes filosofen de modo genuino y adecuado, y que coincidan en una misma persona el poder político y la filosofía, y que se prohíba rigurosamente que marchen separadamente por cada uno de estos dos caminos las múltiples naturalezas que actualmente hacen así, no habrá, fin de los males para los estados ni tampoco para el género humano”. (Platón. La república. Libro V. 473d. Editorial Gredos.)

Tal como el efecto placebo, el convencimiento del paciente que al tomar una determinada medicina mejorará por más que ésta no tenga ningún principio activo, muchos administradores en situaciones de crisis, sobreactúan la toma de decisiones, apoyados en la reglamentación cumplimentada por uniformados armados, para encontrar una salida y convencerse y convencer sobre la misma. 

 

Con la intención de evitar el pánico que inmoviliza, y que posteriormente puede causar la toma de decisiones irracionales, afianzados en la perspectiva de hacer camino al andar, no son pocos, los que al frente de las tormentas se dicen sabedores para enfrentar con éxito las mismas y en verdad, apenas si pueden brindar un diagnóstico preciso y acertado de lo que está ocurriendo. 

 

Paradójicamente, el término “éxito” proviene del latín exitus, que significa salida, pero vinculada a una salida hacia la muerte (exitus letalis en las historias clínicas para cerrar el caso del occiso). Con el paso de los siglos, olvidamos la connotación mortuoria y representa el triunfo, o la salida gananciosa de un lugar, situación o acontecimiento. 

A tal punto el concepto éxito, se reconvirtió con el paso que realizamos sobre el tiempo, que no son pocos, los que últimamente, titularon nuestra cultura o modo o comportamiento como “exitista”. 

 

La aceleración en la que nos sorprendimos de un tiempo, a esta parte, nos llevó a reproducir, a multiplicar, a replicar exponencialmente, en el afán de acumulación en el que nos encontramos perdidos en este laberinto. Necesitamos salir, necesitamos tener éxito en el amplio sentido del término. No se trata de; en dónde quedarnos, por más que en una contingencia, este muy bien que lo hagamos en casa, dado que, en verdad, el principal problema, el problema radical o el único problema es que no tenemos horizonte, porque no sabemos a donde ir, o por expresarlo, en otros términos, desconocemos en donde esta la salida.

 

Por supuesto, que la respuesta no podría ser de índole individual. Mayoritariamente la responsabilidad es de los gobiernos, ejercidos por los gobernantes, a quiénes, en su mayoría, hemos elegido para ello. 

 

En todo caso, es una obligación moral, sanitaria y normativa, que podemos asumir individualmente el que nos sigamos quedando en casa (habría que reconocer que mientras más se extiende el confinamiento, mayor grado de dificultad genera lo que en un principio podría ser considerado algo muy sencillo de realizar o aplicar) como también lo es, una obligación de estado, de gobierno y un imperativo categórico que atañe a todos y cada uno de los gobernantes que nos digan a ciencia cierta, a dónde nos vamos a ir o a dónde nos estamos yendo. 

  

En el laberinto confuso, viralizado, de la repetición automatizada, no puede seguir siendo tal como discurso único, el slogan, la consigna, el axioma, el rezo o la marca del “quedémonos en casa”. Ya ha sido suficiente con ello, el que lo sigamos repitiendo o blandiendo como canto de esperanza, podría resultar contraproducente.

 

Es tiempo que los gobernantes, nos brinden la salida. Podamos ser conducidos por estos guardianes, al éxito, se torna la función principal en esta hora de zozobras, que requiere lo mejor de sí, de cada una de las comunidades, que mediante la política sigan resolviendo las tensiones del poder, qué en estos tiempos, como pocas veces o nunca antes, posee un objetivo expreso, manifiesto y claro. 

 

Necesitamos salir, necesitamos tener éxito. Sí bien no es una fórmula perfecta o mágica, los primeros que han pensado y escrito cuestiones de estado, nos legaron aquel buen consejo, del que hace mucho no lo tomamos o establecemos.

 

El gobernar y el saber deben estar asociados, filosofía y política no pueden ser compartimentos estancos. De los laberintos, se sale por arriba, como nos demostró Marechal, y para ello, es necesario abstraer, que es pensar, imaginar, razonar, que en definitiva es salir de las repeticiones, de las réplicas, de lo dado, olvidar diferencias e implementar las variables de la intuición, aprehendida por los que se dedican al conocimiento, a la sabiduría y lo ponen al servicio de las multitudes, del pueblo, del afuera, de las calles.     

 

 

Por Francisco Tomás González Cabañas. 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!