Jueves 6 de Agosto de 2020

  • 19.4º
  • Despejado
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

POLíTICA

7 de abril de 2020

En la república de los brutos, gobierna el estulto.

Tal vez del recientemente designado, haya sido la brillante y novedosa idea del gobernador, para organizar los pagos del plus (eufemismo para llamar partes del salario en “negro”) en cinco tramos (es decir por terminación de dni en cinco días) para evitar el agolpamiento de ciudadanos en cajeros. Tal vez de esta acción totalmente innecesaria y poco solidaria de seguir engordando la plantilla de asalariados jerárquicos, no pueda decir nada la llamada oposición, dado que, alegóricamente, como perros flacos, están peleando entre sí, por los huesos de las designaciones de Nación, por tanto, con “la cola sucia”, como siempre, no tengan nada que decir ante la ciudadanía (esta ya sabe que ofrecer menos aún).

Se nos ríen en la cara, ni siquiera necesitan de los mercenarios del micrófono a quiénes les podrían dejar de pagar e igualmente seguiríamos creyendo en el maravilloso mundo de la república de Corrientes, a la que no faltará el botarate que dentro de poco, le agregue al supuesto escudo, la supuesta estrella del supuesto triunfo por los hasta ahora, bajos casos de contagio de coronavirus. 

Y para esto, sirve, la degradante estrategia de contrastar o comparar, claro que por lo general, este mecanismo lo realizamos cuando transitamos la infancia, cuando el otro, al que debemos endilgarle lo que no somos nosotros (por lo general lo feo) actúa como espejo en relación a que necesitamos, en ese contrarrestar, afirmar nuestra identidad en ciernes. 

Intervienen en esas peleas o conflictos, los adultos, es decir los que detentar el poder de lo normal, lo normativo o la ley.

Es quién nos dice a las claras, en la alegoría, que al ser un estado federal no tenemos fronteras entre provincias sino límites, interprovinciales. Que afectados por una pandemia que azota al mundo, la compra de un insumo indispensable como los respiradores, debe ser regida y administrada por el ministerio de salud de la Nación.

Pero como los niños, nos cuesta dejar de jugar. Entonces lo seguimos haciendo, le metemos a la política. Creemos que vamos a poder, ganarle la pulseada mediática y nacional, al gobernador de enfrente. Justo a él, sí, que fue jefe de gabinete, que rompió el mayor diario de circulación nacional y salió indemne. Que orbita en el círculo más íntimo tanto del presidente, como de la vicepresidente. A él sí, le quisimos mojar la oreja. A los periodistas, a los que él les paga y a los que nosotros le pagamos con nuestros impuestos no le dijo nada, al contrario expresó “unidad”. Horas despúes, uno de los pocos que se reunió con Alberto en olivos, previamente de “haberle sacado” test, respiradores y 20 médicos y enfermeros de la provincia de Buenos Aires. Minutos luego el presidente de la Nación, en una entrevista difundida luego por varios medios; sentenció “En Argentina hay muchas provincias que han cerrado las fronteras, como si las provincias tuvieran fronteras. Estamos en un Estado Federal donde hay límites, no fronteras. Mendoza, Corrientes y Jujuy las cerraron".

Jaque mate de un gobernador sobre otro. Tan contudente que uno no lo entendió, le mando a uno de los suyos, a “contestarle” al Presidente. Así como suena, así como lo permiten nuestros “medios de comunicación” y como lo toleramos los ciudadanos, que de tal no tenemos nada, al contrario, estamos más cerca de tener tantos derechos como antes de la asamblea del año XIII.

Esto último no se puede reconocer públicamente, primero porque ya tenemos ministro de ciencia y tecnología, un hombre, claramente de la flor y la nata del elenco gobernante de las últimas décadas, segundo porque nos sobran historiadores (sí de algo nos cuentan es de historia) y tercero, porque nos gusta, alardear de lo que carecemos. Oposición institucional mediante, que sin idea ni deseo alguno de ser otra cosa, empuja a un jefe comunal, con escasa labia y poder de oratoria, a “grabar” una conversación con el gobernador, porque está tomando la misma medida absurda (y criticada por el presidente) de “cerrar fronteras”, ante el supuesto desembarco de posibles trabajadores de zonas de riesgo para favorecer a empresas de hombres del poder gobernante. Demasiaso tonto, demasiado bajo, demasiado favorable para que como dice el adagio en el país de los ciegos, o en la república de los brutos, el tuerto o el estulto gobierne, con la anuencia de todos, todas y todes.  

 

 

 

 

 

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »