Publican en revista científica de Universidad Colombiana reseña de libro de Francisco González Cabañas.
La Calvano.

  ACTUALIDAD  25 de diciembre de 2018
Al poder ya llegamos tío Jesula, sólo falta que se den cuenta.
El optimismo lo situó siempre en una sintonía distinta al resto. Era un arma de doble filo, claro, como todas. Cuando le querían achacar algo, recordaban que fue el último de los que se dio por vencido cuando lo de Malvinas. Al parecer hasta la llegada, vencida, de nuestras tropas, Jesula, arengaba con un triunfo que resultó tan deseable como imposible. Sin embargo, su humor, su cadencia al andar, su displicencia de toda formalidad, demostraba a quién lo viera, que tal vez jugarse por fuera de la lógica, tan ordena y prolijita, no solo que no estaban tan mal, sino que tenía que ver con lo más profundo y sagrado del ser humano.

Así encontró Jesula, su unidad básica, única en su especie, en donde llegaba a niveles de abstracción tan elevados, que sólo un poeta como Oscar Portela, y un puñado más, podían militar. El tío se transformaba en duende, escapando de las rigideces de esa academia que nunca le interesó, pintaba paredes con su nombre, usaba pelucas y algunos que otros elementos más, cuando la dictadura hizo de las suyas, matando a alguno de sus amigos y muchos más conocidos, deteniendo a su hermano mayor y teniendo a sus padres mayores, apuntados por un fusil, por ese mundo mejor en el que creyó Jesula, siempre bajo la figura paternal de Perón.

Recuerdo su falcón, muchos parecidos de los que huyó, sus extravagancias y sobre todo su capacidad para estar más allá, de lo que decían de él y de sus aventuras políticas y filosóficas, esos tantos que se empeñan en ver a la vida como si fuese una aburrida película monocorde en ritmo y color.

Armó y desarmó, en política, como en su vida, como con ese libro con el que amenazaba a la filosofía occidental, Jesula jugaba fuerte y ponía el cuerpo, a nadie se nos escapaba eso, ni a sus hijos, ni a sus hermanos, ni mucho menos a sus amigos, a sus compañeros de militancia como de aventuras.

Un buen día, la realidad, cruelmente se le interpuso, de la forma más tajante, mediante una enfermedad de esas que matan a cualquiera, a la mayoría, que te postran no sólo física sino espiritual y moralmente.

Jesula, sin embargo, una década después, nos terminó demostrando, que la realidad tiene una vuelta, tiene una hendija, tiene una abertura, tal vez secreta, tal vez oculta, no es tan dura ni concreta, como para que la esperanza se reduzca ante la primera imposibilidad o dificultad.

Anduvo muchos años así, caminando, a riesgo de caerse en el próximo paso, sin que a fin de cuentas le saliera más palabra alguna. Finalmente, y como no podía ser de otra manera, horas después del mismo día que le tocara nacer, setenta años después, se volvió a reunir con la abuela Lola y con la posibilidad de que pueda conocer y entender, integralmente, al abuelo Tomás.

A los familiares con los que me ha tocado compartir al tío Jesula, a los compañeros militantes y a los que sueñan, imaginan y sienten a una Corrientes, libre de sus ataduras e imposibilidades, yo les digo, que ya hemos llegado al poder, resta cada vez menos, para que los que no lo sepan, que se den cuenta y con ello nos pongamos, cada uno desde nuestro lugar, hacer lo que nos toca y lo que deseamos para vivir en la tierra sin mal, con justicia social, con inclusión y donde reine en el pueblo el amor y la igualdad.

Por Francisco Tomás González Cabañas. 

 

 

 



COMPARTIR:
Relacionadas: ACTUALIDAD
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








Corrientes

15°C

Soleado

 

ENCUESTA

 
¿Que opinión posee de la gestión del Presidente Mauricio Macri?

Excelente

5,77%

Muy Buena

1,92%

Buena

17,31%

Regular

5,77%

Mala

11,54%

Muy Mala

57,69%

       
 

LO MAS LEIDO DEL AÑO

 
El negocio de la pobreza
¿Quién es quién en el concierto de la pobreza de Argentina?
Todo hecho es político.
Gustavo Melella y Omar Perotti los ganadores del súperdomingo electoral
Mano a mano con Mariano Loiácono, el trompetista de jazz que Argentina aplaude de pie.
 

LO MAS LEIDO DEL MES

 
Gustavo Melella y Omar Perotti los ganadores del súperdomingo electoral
Estación Acevedo.
La supremacía de los clanes.
El periodismo correntino. Historia mínima del yugo.
Súper domingo de elecciones en cuatro provincias.
 


Comunas Litoral - El medio mas Progresista del Litoral. - © 2018 - Todos los derechos reservados


RadiosNet