El dice qué: sobre la democracia.
El modelo sindical argentino ¿es fascismo en acción?

  ANÁLISIS  16 de febrero de 2018
Eli o el sostén político-institucional de Corrientes.
Entre el partido único de gobierno (la UCR) distancia kilométrica mediante, símil o referenciado con el Chavismo (casi la misma cantidad de años en el poder) excéntrico y bananero pero, arropado de lo anodino, como lo heroico, de lo correntino, tras el manto sobreprotector de la virgen morena y el justicialismo-peronista, anatematizado como una suerte de cartel mexicano, que dirime con anarquía y torpeza intelectual o democrática, las diferencias entre facciones que se disputan los barrios o las manzanas en donde pueden vender sus expectativas o sustancias (que nunca alcanzarán a toda la ciudad o provincia, dado que esto han negociado con el partido de gobierno, estar siempre en el negocio de la vereda opositora, del quiosco asentado en el barrio de mala muerte) asoman las hormigas de Eli, del liberalismo moderno, como las garantes, formales e institucionales de un sistema político que pese a contar con casi media centena de expresiones, son contadas con los dedos de una mano, las que orgánicamente conforman un espacio verdadero en donde fluya cierta libertad para que la política, construya o deconstruya, en el universo de lo suyo la posibilidad de construir una sociedad, partiendo de los individuos, mejor, más inclusiva para adentro e influyente para el afuera.

En la dinámica de los hechos, el radicalismo correntino, no por definición conceptual ni por postulados teóricos, pasó de ser una expresión romántica del alfonsinismo tardío, en donde todos y cada uno de sus miembros podía sentarse en la mesa del café de la peatonal o la vuelta de la misma, a ser una fabuloso y fastuosa maquinaria de poder que no tiene parangón ni en la provincia ni en el país. Uno debe viajar hasta Venezuela, por más que parezca lesivo y desproporcionado, para encontrar al menos en décadas de gobierno, ya van dos, un fenómeno político que se venga expresando en una proporción semejante. Insistimos, salvando las distancias con los bolivarianos, tampoco podemos recriminarles a los correligionarios que no cansen de estar empachados en términos de poder. 

Sin tiempo para detenerse en las formalidades que requiere la letra de los partidos políticos y mucho menos en el auspicio del debate de ideas, de la confrontación de posiciones, de las reactualizaciones doctrinarias, desde hace un tiempo a esta parte, ningún radical tiene tiempo para ello, están salvando al millón de correntinos, de tantas amenazas económicas-financieras, que mejor dejarlos allí, garantizando el cronograma de pago de sueldos, el hito fundacional que marca un antes y un después en la historia de Corrientes como del partido de gobierno moderno; el radicalismo.

El radical correntino se consustanció a tal punto con el poder, que maneja mucho mejor la adquisición de bienes materiales para sí o para su facción. Si bien cayó en prácticas y manejos nepotistas, difícil que se lo encuentre en un acto de escándalo u ostentación, como es habitual que suceda con peronistas de otros distritos. El radical correntino, producto del acopio del poder en sus despachos, cayó también en el desatino de no leer lo otro, de no respetar lo intelectual o cultural que no se desarrolles desde sus nidos, sin que persiga o proscriba a estos actuantes, sino dejándolos, o pretendiendo ello, que mueran en la inanición de la indiferencia y en el ninguneo como escarnio.

Decimos peronistas de otros distritos, dado que como sabemos, los peronistas correntinos, no ganan una elección desde 1973. Atornillados en el negocio de la oposición, las diferentes facciones, actúan referenciadas en las prácticas y los manejos narcos. También se podría decir que exageramos, sin embargo, un intendente, en funciones y que iba por su reelección  fue extraído de su despacho comunal en Itatí, por ser considerado un integrante fundamental de una  banda narco y otra ex intendenta, de la misma expresión política, esta presa en la actualidad por entre tantas acusaciones, tener bienes en su domicilio particular obtenidos por la caja municipal.

Lo que se le criticaba al peronismo, en términos políticos, es lo mejor que tiene, cantantes, deportistas, panes tristes que son mandaderos de otros que no pueden mostrar sus rostros, y que negocian, como los narcos, las calles o avenidas, en donde sus soldaditos o punteros, venderán la expectativa, la mentira, la bolsa de mercadería o la merca.

Esto es todo lo que se le puede pedir al peronismo correntino, para todo lo otro, es decir para el poder en general, existe una constelación de partidos que tienen muchas más chances que los que se dicen herederos del general.

En el pelotón  de partidos, que se amuchan por decenas, resalta, se distingue o señorea Eli. No sólo por prestancia desde donde proviene (el liberalismo histórico) sino por quién lo conduce y por sobre todo por sus integrantes.

El de las hormigas es el partido más prolijo, que cumple más formalmente las requisitorias para que los partidos sean lo que deben ser por mandato constitucional, instituciones fundamentales de la democracia.

Eli trabaja y lo demuestra, en el campo de la acción, como de las ideas, suma, integra, discute, se confronta, se multiplica. Eli se va constituyendo también en un ariete simbólico de la política correntina, de lo que subyace en ella, la democracia y la institucionalidad.

Sí alguien viniese desde afuera, sin tener ningún conocimiento previo, por tanto ningún tipo de prejuicio o de miramiento intencionalmente soslayado, y deseara hacer, participar o estar en la política, pese a poder ser parte de casi medio centenar de partidos en Corrientes, casi que tendría como opción única, el ser una hormiga más que contribuya a un ideario, que se plasme en realidad, de una provincia mejor, más inclusiva, menos excluyente, que respete las diferencias, los criterios disimiles como las distintas perspectivas, para que en la síntesis de las mismas, se extraigan las mejores propuestas para llevarlas a cabo y empalmarlas en la realidad de lo cotidiano. Eli es el único ámbito que permite esta circulación de ideas, esta confrontación de tales, es la única plaza en donde esta noción, basal de la política se viene desarrollando en Corrientes.

 

 

 

      



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








Corrientes

17.8°C

Despejado

 

ENCUESTA

 
¿Que opinión posee de la gestión del Presidente Mauricio Macri?

Excelente

5,26%

Muy Buena

2,63%

Buena

10,53%

Regular

7,89%

Mala

15,79%

Muy Mala

57,89%

       
 

LO MAS LEIDO DEL AÑO

 
Las mujeres al frente. La rebelión de Cherán
Mano a mano con Mariano Loiácono, el trompetista de jazz que Argentina aplaude de pie.
Mano a mano con Pipi Piazzolla, el baterista del planeta jazz.
Lo escuché en una charla de café
Mano a mano con la Bruja Salguero, el universo en la canción
 

LO MAS LEIDO DEL MES

 
Las mujeres al frente. La rebelión de Cherán
Lo escuché en una charla de café
Comentaron en Congreso de Filosofía en China libro de autor argentino
La prueba más efectiva de que el gobernador carece de poder es que no existe la oposición.
Ante que las Paso provinciales, símil de consulta popular de sí o no a la continuidad de Peppo.
 


Comunas Litoral - El medio mas Progresista del Litoral. - © 2018 - Todos los derechos reservados


RadiosNet