Sábado 19 de Septiembre de 2020

  • 27.2º
  • Soleado
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

ANÁLISIS

1 de julio de 2017

Juan Romero más determinante que Juan Perón para Corrientes.

Ambos, ingresaron a la inmortalidad un día como hoy. Sí bien algunos consideran que las comparaciones son odiosas, habría que agregar por otra parte que son necesarias. El padre de dos ex gobernadores de la provincia, de dos dueños de emporios periodísticos que suscriben los acontecimientos de la agenda política y social de Corrientes y su correntinidad, si bien no tuvo una vida política-pública como la del general, en la taragui, no sólo que posee una comisión de homenaje permanente, que le rinde las conmemoraciones que sus deudos y amigos consideran pertinente, sino que a diferencia del ex Presidente Argentino, es recordado con mayor estridencia y relevancia. Perón, pese a haber sido el artífice del último gobierno peronista en la Provincia (no casualmente en manos de un sobrino de Juan Romero, Don Julio) siquiera ha sido “posteado” en la red social del candidato a gobernador peronista, hubiera alcanzado con que alguno de sus asesores, de los legisladores en actividad o mandato cumplido (de ingentes ingresos y recursos), organizaran una suerte de ofrenda floral, la publicación de unas memorias, un almuerzo alusivo. Nada, ni siquiera ese “reconocimiento (insistimos transcurrida la tarde, el candidato a gobernador “peronista” aparece en una actividad de campaña, organizado por su juventud, en un barrio capitalino, en la práctica de un deporte, sin mención siquiera a alguna actividad de homenaje que pudiera realizarse más tarde) virtual. Explicación sucinta, pero no por ello no categórica, de porque el peronismo hace 50 años no accede al poder en Corrientes.

Alguien alguna vez razonó que la religión pide el rezo constante o continúo para que los feligreses no se olviden de dios, o al menos para que no lo recuerden solo al necesitarlo. Podríamos inferir a partir de este razonamiento válido que la memoria la escriben quiénes recuerdan ciertos aspectos de  quiénes ya no están más en el mundo actual. Por lo general, lo hacen seres queridos, herederos del acervo que haya dejado quién partió. Esta sería básicamente la razón del porque los padres dejan su herencia a sus hijos, pretenden, a través de los mismos, ser recordados, perpetuarse en el tiempo, vencer el límite de la muerte, ganarle a la finitud.

En el plano de lo real, es lo que consiguió y con creces Juan Romero. Independientemente de quién haya sido, seguramente fue un buen padre, o al menos, consiguió por parte de sus hijos, que lo trasladen del ámbito real, es decir de su muerte, a una inmortalidad simbólica. Hoy mediante los diarios de sus hijos, el poder que lograron forjar, somos miles los que sin conocer a Juan Romero, lo conocemos.

En sentido contrario, Juan Perón, quién partió de este plano un día similar pero de otro año, que Juan Romero, no dejo un heredero ni biológico (es decir no tuvo hijos), ni político (es famosa su expresión “mi único heredero es el pueblo”) lo que en Corrientes le produjo precisamente esto mismo, que su recuerdo, que su memoria, se encuentre difuminada, diseminada en el imaginario de algunos integrantes de ese pueblo, simbólicamente, ninguno de sus herederos más correspondientes (es decir los cientos de hombres y mujeres que por decirse peronistas, cobran sueldos de legisladores, o jubilaciones de privilegios por haberlo sido, o funcionarios) pudieron ofrecerle una suelta de globos, la rúbrica de una placa, la pintura de un mural, el arreglo de un busto en una plaza.

A nivel mediático, todos los diarios, tienen que ver con el Juan recordado en Corrientes, salvo el que pertenece a un hombre peronista (en su momento lo sindicaron sin embargo como el autor de una nota que llamaba tirano prófugo al general, pero esto sería lo de menos, ¿quién no insultó alguna vez a su padre real, imaginario o simbólico?) y que por lógica le dedico, un espacio en la tribuna de opinión del día de la fecha, de alguien que escribió sobre Perón.

Como expresamos, en un año electoral, donde se elegirá gobernador el candidato Peronista, hizo gala de su excelente estado atlético, de su performance deportiva, el día del ingreso a la inmortalidad del tres veces presidente de la Nación, creador del partido por el que ya compitió a gobernador, por el que volverá a competir, y por el que es senador nacional, asesorado seguramente por “compañeros” especializados en marketing, si quiera posteó algo en su página oficial de red social. El presidente del Peronismo Correntino, elegido a dedo, tampoco zanjó este olvido, seguramente más atento, en ir por su reelección (por más que la constitución sea clara, y quiera esconder su mandato como vice de un radical) que como si fuera poco, atenta contra la táctica (sí es que existe una) del peronismo provincial de estar en contra de reelecciones indefinidas o de forzar la letra de la norma para habilitar excesos personales, facilita que otros intendentes radicales hagan lo mismo y en definitiva todo se confunda y el electorado, defina que sí todo es igual, ¿para qué alternar? Continuarán con los candidatos que les ofrecerá el equipo provincial gobernante, que le ofrece una contundente muestra de la Corrientes por la  que trabaja (que lo consiga o no, ya es harina de otro costal).

Un peronista, que por el motivo que sea, se sienta tal, en la provincia de Juan Romero y sus herederos, difícilmente pueda entender que no le están tomando el pelo, cuando alguno se presenta en nombre, con la figura, con el partido, las siglas y la simbología del general y en la fecha de su ingreso a la inmortalidad; mutis por el foro.

Esta es una de las razones por las que el peronismo en Corrientes, desde que murió Perón no llega al poder, el general debe estar contento con esto, los que se han dicho y hasta ahora se dicen sus herederos, si quiera lo recuerdan, menos que menos hacen algo para que otros puedan tener una idea de quién ha sido él, un hombre público,  a diferencia de Romero, un hombre privado que por obra de sus herederos es hoy una memoria pública.

   

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »