El Club del Té, entre Podemos y Perú al 300.
Monógamos, Monoteístas y Monodemocráticos (monopartidistas).

  ACTUALIDAD  21 de marzo de 2017
El primer operativo de prensa porteño en la historia terminó con la posibilidad de la Monarquía temperada.
Por supuesto que el chauvinismo no es un sendero aconsejable, como tampoco lo es, el olvidar los acontecimientos históricos, próximos además y como si fuese poco, al día de la memoria. Claro, como dicen de diversos sectores, la misma debe ser completa, y para ello debemos remontarnos a nuestros orígenes. Sí alguien alguna duda pudo soslayar, en relación a cuanto afecta el pasado irresuelto en los aspectos del presente, sólo necesitó de estar atento a los programas políticos “nacionales” (sí esos que nos hablan o nos muestran de los cortes en la Av. Rivadavia de la Capital como si fuesen temas relevantes para la Nación, o el policial del día, con la cartera robada a la vecina del barrio de la Chacarita) esos que operados, o solventados por fondos opositores como oficialistas (y acá don Julio en pleno año electoral no recibió la orden de abrir sus verdes canillas de órdenes, ni que decir que debaten una ley de pauta publicitaria) se encargaron de desteñir, de ir por la tangente, de chicanear, de maltratar a los pueblos y las instituciones. Nosotros vamos a la raíz, de esta actitud o de esta condición que desde los tiempos del virreinato nos tienen sometidos, culturalmente a un grupo de “piolas” que viven la realidad nacional desde el puerto unitario.

“Por lo mismo que ninguna forma de gobierno es tan débil como la democracia, su estructura debe ser de la mayor solidez; y sus instituciones consultarse para la estabilidad. Si no es así, contemos con que se establece un ensayo de gobierno, y no un sistema permanente; contemos con una sociedad díscola, tumultuaria y anárquica y no con un establecimiento social donde tengan su imperio la felicidad, la paz y la justicia…La libertad indefinida, la democracia absoluta, son los escollos adonde han ido a estrellarse todas las esperanzas republicanas” (Simón Bolívar. Discurso de Angostura. 1819)

No hace falta ser un experto en historia Hispanoamericana, o más puntualmente Argentina, para saber que el proyecto de Gobierno, de próceres de la Emancipación Americana, como Manuel Belgrano, José Francisco de San Martín y Martín Miguel de Güemes, se correspondía con lo que habían dado en llamar una “Monarquía temperada”. Un grupo de notables de Buenos Aires, representando desde aquel entonces, no sólo sus intereses sectoriales, sino arrogándose la representatividad del resto de las provincias unidas del sud, a conveniencia de parte, forjó nuestro estado-nación, eminentemente unitario y centralista, como característica funcional primordial y profunda y profusamente injusto e inequitativo como característica central desde la perspectiva del tejido social. Desde aquel entonces no pudimos afianzar un sistema de gobierno que se correspondiera con nuestro entendimiento humano, que a todos nos corresponde la misma posibilidad,  y sino propender a ella, de realización, sin que ello signifique que algunos deban ser desplazados de tal derecho, para que a otros se les facilite este anhelo a fuerza de tomarlo como un privilegio o prerrogativa. En nuevo período de crisis, inmersos dentro del categorial político-cultural y social de occidentales, en donde la democracia tendrá que redimensionarse, redefinirse o repensarse, como para no eclosionar en su sentido y significante, nosotros también nos debemos una revisión de nuestra organización institucional que tenga que ver tanto con lo que hemos sido como con lo que pretendemos ser.

No podemos dejar de señalar, hacer la salvedad, de que probablemente la empresa emprendida no se corresponda con un resultante determinado. Esperar esto, en el campo de las ciencias sociales, y más sí se trata de una traducibilidad de lo teórico a lo práctico, sería poco más que un desquicio. De todas maneras, y a modo de ejemplos, tanto el proceso conocido como Revolución Francesa que se pensó y gesto como antimonárquico, genero unos pocos años después, el mejoramiento mismo de lo monárquico, cuando incorporaron la característica constitucional que aún hoy las definen como un sistema en pleno respetuoso de las garantías y los derechos humanos. Finalmente hubiera sido impensable, aún hoy lo sigue siendo, que un grupo de representantes de Buenos Aires, hayan birlado el proyecto integral monárquico que pretendieron Belgrano, San Martín y Güemes por haber escrito libelos, abotargados de escarnios y provocaciones burdas que, sumado a otros aspectos, socavaron la posibilidad institucional política que ahora pretendemos ponerla en la consideración pública.

Por supuesto que las justificaciones y argumentos, para el cometido, deben corresponderse en grado de tratado y por sobre todo, debe existir una cierta expectativa o predisposición social para esto mismo. Sin embargo, en forma previa, debe existir una carta de intención, un resumen, una síntesis, una debida y correspondiente antesala como introito o prolegómeno. Esto es lo que estamos presentando y de lo que se trata.

El lugar desde el que hablamos, es nuestra condición de argentinos. Nada que hagamos, o que dejemos de hacer podrá medrar en esta realidad que nos excede. Huelga aclarar que excede también nuestra ascendencia. No se trata aquí, de cuán descendiente somos de las diversas nacionalidades que poblaron, descubrieron o se encontraron con estas tierras. La síntesis (como todas, compuestas por lágrimas de tristeza como de felicidad) que resultamos nos exime de búsquedas o prorrateos antropológicos o etnológicos que sólo  pueden ser útiles para ámbitos específicos y determinados del mundo académico.

La condición social y política, como nuestra identidad, no variará por una semántica institucional o porque evaluemos otras formas de organizarnos.

Sin que sea óbice de nada, sólo recordamos, que nuestros próceres más destacados, como concelebrados, propusieron que nos organicemos bajo la forma de una “Monarquía temperada” y que tras doscientos años de ello, y producto de las crisis recurrentes que astillan nuestras expectativas de desarrollo integral y ecuánime, es al menos, una obligación moral que nos plantemos nuevamente, y de acuerdo a nuestras circunstancias actuales, como cuadraría tal posibilidad.

Quizá, en nombre tanto de la economía del lenguaje, como de la economía política, esa que señala, que pide o solicita, propuestas que puedan llevar a soluciones expeditas, podamos proponer lo siguiente:

En defensa y al rescate de la visión política de nuestros próceres fundadores (Belgrano,  San Martín, Güemes) dejar sin efecto la resolución que nos separó de la corona Española, volver provisoriamente a la misma y a partir de tal estatuto político, repensar en un nuevo congreso constituyente e instituyente, nuestra posibilidad monárquica. Esta posibilidad debería ser sometida a plebiscito en todas y cada una de los distritos Hispanoamericanos que quieran y pretendan debatirse esta alternativa, social y política que se corresponde con nuestra historia y  nuestra forma de dimensionar lo humano.

 “El presidencialismo prevaleció en América Latina porque estaba mucho más cerca de los intereses oligárquicos que de los ideales democráticos” (Diniz, H. “A monarquia presidencial”. Río de Janeiro.)

Uno podría decir que estos planteos van en contra de todos los órdenes establecidos y son vanguardistas en exceso. Tal vez, pero al menos podría ser usado, por quiénes algo pretendan hacer contra el centralismo porteño, que siglos después pretende ordenar las cuestiones sociales, políticas y culturales de una provincia, por intermedio de programas de televisión que son exponentes de lo peor de la simpática caracterización de la chantada del porteñaje.

 



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








Corrientes

17.8°C

Despejado

 

ENCUESTA

 
¿Que opinión posee de la gestión del Presidente Mauricio Macri?

Excelente

5,26%

Muy Buena

2,63%

Buena

10,53%

Regular

7,89%

Mala

15,79%

Muy Mala

57,89%

       
 

LO MAS LEIDO DEL AÑO

 
Las mujeres al frente. La rebelión de Cherán
Mano a mano con Mariano Loiácono, el trompetista de jazz que Argentina aplaude de pie.
Mano a mano con Pipi Piazzolla, el baterista del planeta jazz.
Lo escuché en una charla de café
Mano a mano con la Bruja Salguero, el universo en la canción
 

LO MAS LEIDO DEL MES

 
Las mujeres al frente. La rebelión de Cherán
Lo escuché en una charla de café
Comentaron en Congreso de Filosofía en China libro de autor argentino
La prueba más efectiva de que el gobernador carece de poder es que no existe la oposición.
Ante que las Paso provinciales, símil de consulta popular de sí o no a la continuidad de Peppo.
 


Comunas Litoral - El medio mas Progresista del Litoral. - © 2018 - Todos los derechos reservados


RadiosNet