Martes 25 de Febrero de 2020

  • 27.2º
  • Nublado

ACTUALIDAD

20 de febrero de 2017

¿Por qué no puedo ser del Jet Set?.

“Lo que para arriba es excéntrico, para abajo es ridiculez… Labios prohibidos, vestido escotado, yo con mi auto, con los vidrios empañados, caviar, champagne, un solo de saxo sensual… Yo me codeo… que tipo inteligente, tengo el bolsillo agujereado, Pero al menos tengo un Rolex, Lo he logrado” (Soda Stereo).

No tendríamos la necesidad de recurrir a la sociología, para narrar lo que  han definido eminentes sociólogos como teoría de las elites, para señalar los manejos y caracterizaciones de la clase dirigente, gobernante por sobre la dominada, la que es objeto de los manejos y desmanejos, criteriosos y discrecionales de quienes habitan en las facciones a cargo del poder, con sólo recorrer el espinel, político, empresarial, gremial, comunicacional, educativo, productivo, religioso y profesional de nuestra provincia a las claras sabemos que no llegan a la unidad de mil los que prevalecen por sobre la unidad de millón de habitantes.

 

Vilfredo Pareto ha sido quien ha dado al término y a la noción de élite carta de ciudadanía en Sociología. En opinión de este autor, la élite está compuesta por todos aquellos que manifiestan unas cualidades excepcionales o dan pruebas de aptitudes eminentes en su dominio propio o en una actividad cualquiera. Como se habrá advertido, Pareto define la élite en términos muy parecidos a como la entiende el sentido corriente: le atribuye un valor cualitativo. La élite, a su juicio, está integrada por miembros "superiores" de una sociedad, por aquellos a quienes sus cualidades eminentes deparan poder o prestigio.

En estas tierras que ama la gesta carnestolenda (arqueólogos del saber estamparon en letra que las culturas carnavaleras por lo general son aquellas que viven con intensidad una opresión persistente, que en tiempos de carnaval pueden exorcizar tal sentimiento por intermedio del baile de máscaras y disfraces) todos sabemos cómo es el juego social, cómo son las reglas, pero somos políticamente correctos, hemos sido formados con ese principio ramplón que reza que la hipocresía es parte de la educación, que ser cortés y valiente es sinónimo de loco o librepensador, que es más importante escuchar, callar, obedecer y agachar la cabeza.

A sangre y fuego nos han marcado que “seremos lo que tengamos que ser o no seremos nada” es decir, esperar la aprobación o desaprobación de nuestros tutores reales y sociales, leer la hoja de ruta que el corpus social emitió para nosotros como mandato, ni siquiera preguntar, aceptar, tolerar, con cristiana resignación lo que han determinado para nosotros.

Para que volver a revolver la sopa integrada por los mismos nombres y apellidos que forman parte del poder político, económico, empresarial y de todas las ramas con cierta incidencia en la política y en el tesoro público. Nadie  que no tenga sangre real, ha ingresado a la cocina de las decisiones si no ha tenido una relación de cualquier tipo con algún miembro permanente y estable de la elite. El famoso “Oleo sagrado de Samuel” que le pertenece a ciertos privilegiados, ni siquiera hace mella en estas estratificaciones tan cerradas socialmente, revisten códigos que no son del interés del grupo de poder, del círculo rojo.

De un tiempo a esta parte, algún político o referente social oso hablar de esto, pero quiénes tuvieron tal atrevimiento lo hicieron desde un lugar equivocado, pues hacia el público derrochan críticas hacia este sistema y en sus reuniones privadas con los miembros de la misma, se arrodillan ante ellos pues lo único que quieren es pertenecer, o en caso de que pertenezcan, acrecentar su poder dentro de la élite.

No está mal que nos guste este sistema, que de la noche a la mañana no sintamos la necesidad de salirnos de nuestras cadenas (típico de los privados de libertad, que al salir de tal situación no pueden readaptarse al mundo libre), de que aún tengamos el gusto de hacerles la venia, de lustrarle los zapatos a quiénes quizá, nuestros abuelos les lamían otra cosa a los abuelos de los que ahora sólo nos toca lamerles  partes más honrosas.

Simplemente que se reconozca este derecho de querer pertenecer, de estar en la jugada, en la cocina, en la élite, en blanquear que puede surgir del espíritu de algunos el deseo genuino de ser parte de la creme de la creme.

Lo que no debería ser tolerado, son los planteos de cambiar esto, igualmente no existen quiénes dentro de esta sociedad tengan tal concepción de cambio, y en caso de que existan no viven acá pues individualmente no toleran este sistema y el sistema los expulsa, con rápida eficacia.

 

Así como se sortean casas, créditos, dinero en efectivo, vacantes en un colegio, debería sortearse anualmente una “green card” o tarjeta de ingreso a la elite, sería una celebración muy adecuada, muy deseada por la sociedad, una convocatoria muy justa y legitimante, sería propicio que en alguna carta orgánica, en algún cuerpo normativo, en alguna carta magna, o al menos en una carta de lectores, esto pueda ser presentado como una demanda, social, fidedigna y proveniente de ella misma, no impuesta desde la elite, pensada desde sus gurúes, con sus palabras, con sus deseos y con sus expectativas.

“Las elites diferencian al otro de sí mismas y enseguida lo desvalorizan proyectándolo como inferior: mujer, indio, negro, mestizo, marginal urbano, campesino, etc. Por otro lado, el otro puede ser también extranjero, percibido como amenazador de la propia identidad desde afuera. Paradójicamente, las elites, si bien han negado al otro, también se han identificado con él de manera acrítica y emuladora, especialmente si ese otro es europeo o norteamericano. Sociológicamente se ha generado aquello que Germani denominó efecto de fusión, en el sentido de que las elites asimilan y usan valores modernos para reafirmar su dominio de tipo conservador.” (Fernando Calderón).

Algunos piensan, que en el diseño de una boleta electoral, es decir quién va tercero, cuarto o el lugar que guste, el líder o conductor; está anotando los porotos, o el predicamento territorial que este puede tener en la mil viviendas, en el caracolero o en Guaviraví, como sí la elección sólo se resuelva en una suerte de transacción rural de ganado a cambio de pesos en relación al pesaje y pelaje. Pensar de tal manera de nuestros principales candidatos, sería un insulto hacia la inteligencia de los mismos y hacia el amor que puedan tener hacia sus familias. Pese al poder que signifique y represente tener la lapicera para tales anotaciones, difícilmente puedan tener tan poca comprensión y tan poca corazonada, para interpretar que se juegan, otras cosas, muchas cosas, que el club de fútbol de sultano, que las giras al interior de mengano, se juega en parte el mejoramiento del estado democrático de una provincia. No es necesario haber leído a Raymond Aron, como para coincidir en que “La verdadera democracia no se agotará con la participación episódica en los asuntos públicos por medio de elecciones o de representantes elegidos, solo se realizará por la fusión entre el trabajador y el ciudadano, por el acercamiento entre la existencia popular y el empíreo político”. Esto que esta quizá definido en forma pretenciosa o con la pedantería intelectual, es ni más y menos, que lo que nos sucedió en Corrientes en el `99 y en el país en el 2001, y la clase política sabe perfectamente que el vínculo reconstruido, no está solido; que siempre pende del hilo económico, y que la red de la política en muchas oportunidades, sirve más para destruir que para construir este lazo o esta red. A nadie le escapa, que del total de los cargos electivos que se pondrán en juego, más del 60% o va por reelecciones  o se postulará para otros espacios representativos. Es decir, son todos, o casi todos los mismos, con todo el peso de significancia que esto representa, que no tiene que ver con ideologías, ni partidos políticos, ni de modelos, tiene que ver con una disputa que seguramente la ganará quién al menos se anime a pensarla, a dimensionarla, a procesarla, a prestarle atención, porque es mucho más rutilante de los votos que dice tener tal concejal, o las presiones de tal senador para seguir siéndolo o para rotar de banca hasta el hartazgo.

Tenemos que volver a los libros, para entender porque desde estas columnas se lucha contra aquellos que pretenden establecer como norma, que desde tiempos inmemoriales (lustros, décadas, mandatos interminables o calesitas ensortijadas) se puede seguir siendo democrático y representar con legitimidad a la gente, por más que se haya obtenido la legalidad de los votos. Vuelve a decir Raymond Aron; “La democracia es esencialmente la negación de la aristocracia, la desaparición de las órdenes privilegiadas, la supresión de las distinciones de estado, y paso a paso, la tendencia a una igualdad económica, a una uniformidad de maneras de vivir. En la democracia el trabajo se convierte en actividad honrosa, normal para todos y cada uno de nosotros. Criados o presidente, todos perciben igualmente un salario se le paga para mandar, como a los otros para servir”.

El Jet Set, como sistema de castas, socialmente aceptada como deseada por los que no lo son o no forman parte de ella, en sociedades occidentales, demuestra la falta de cultura democrática y la necesidad en todo caso que transparentemos nuestra necesidad de regresar a los sistemas monárquicos que nos hicieron o transformaron en posicionarnos ante el mundo, de acuerdo a estos parámetros, en donde lo uno prevalece a lo múltiple, en donde en nombre de un único dios, lo hemos traducido a su único salvoconducto, el dinero como deidad.

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »