Martes 14 de Julio de 2020

  • 15º
  • Soleado
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

POLíTICA

12 de febrero de 2017

¿Di Filippo 2017?.

El también Senador provincial mandato cumplido, Goyano y Peronista, Jorge Abid, se encuentra trazando el armado de esta posibilidad política, que sí bien no tiene el visto bueno del probable candidato (y difícilmente lo tenga de acuerdo a la posición emblemática que ocupa para la historia del peronismo) la intentona, que ya empieza a dar sus primeros pasos de operatividad, es una muestra cabal, de la preocupación radical que se tiene desde el oficialismo a la candidatura de Espínola.

A nadie le puede resultar extraño, que uno de los grandes operadores (figura está tal vez denostada por cierta prensa o cierto sector de la política, pero necesaria e imprescindible como los lobistas, de hecho el gobierno nacional prepara un proyecto de ley para regular esta actividad) de los últimos tiempos, es sin dudad el apodado “Turco”. El también dueño del Mandiyú falso, que vaya a saber cuánto le costó al estado provincial, como el de amigo del cantante preferido de la esposa del gobernador (Marco Antonío Solís), está despuntando el vicio después de tiempo en sus residencias en las afueras de corrientes y nada mejor que volver a los orígenes para tal cometido.

Azuzado, promocionado (como lo hacía el gobierno provincial a su textil como a su portal de notas sociales) tal vez por el gobierno radical, y por el sector que apuesta por Flinta en la gobernación (quién tendría alarmantes índices de desconocimiento, en comparación a su rival directo en la interna colombista con respecto a Gustavo Valdés, pero que haría prevalecer su acierto de no haber bendecido la otrora sucesión traumática del primo Arturo, y su radicalismo radical o in extremis, sobre popularidad, carisma y otras cualidades que exhibe el legislador nacional) se lanzó a la carrera de dinamitar la candidatura de Espínola, mediante la construcción de un “operativo clamor” que convenza a Alberto Di Filippo a salir de su  rol de emblema histórico del peronismo.

Sí bien el casi gobernador, o gobernador en los hechos y no reconocido por esas “trapisondas democráticas” de las que se constituye esta provincia tan elegante y educada en sus formas, difícilmente salga nuevamente al ruedo, ese que lo tuvo gran parte de su vida activa en la picota y en el vértigo de la política, habiendo aprendido, además en ese paso del tiempo, una posición casi doctoral, o de oráculo para las generaciones más jóvenes (el peronismo goyano gobernante actual le debe mucho más de lo que le ha reconocido), la nota la da el impulso radical de estar más preocupado que los propios peronistas, y más convencidos incluso, de que Camau sea un candidato de peso que los propios peronistas.

Esta operación, como las tantas, la del chamamecero nuevo, y las que vendrán, son definiciones contundentes acerca del trabajo de esmerilamiento, de socavamiento, en la convicción y en la confianza de los peronistas, que hacen los radicales en Corrientes, para aplanarlos en sus expectativas y cederles, en ese alquiler exprés que realizan de distintos grupos y acciones, a lo sumo, solo para la vicegobernación.

 La fecha adelantada para la elección en la capital correntina es una muestra de un principio de acuerdo con una parte del peronismo clásico y tradicional. La otra parte, en pugna, salió, por los medios que cuenta (el diario de  Confucio) y el escritorio judicial, a disputar en este terreno. Error, por más que los años del gran estratega tengan dificultad de entender que se puede equivocar, ningún peronismo llegará si no entienden que ellos han tenido más fracaso que éxitos (44 años sin llegar al poder) por tanto les corresponde escuchar más que hablar, publicar más que ordenar y confiar más que dudar.

Todo sector peronista que no confié en quiénes adelantaron la elección, en vez de negociar estas candidaturas, estos armados (que son rengos además, porque el principio colombista es que vayan con colectoras, como le hizo ir a su propio vice hace cuatro años y ni siquiera pudo sacar un legislador, imaginen estos equipos desguarnecidos y escuálidos con la fuerza de bolsazos y vales de supermercado), tendrían que pedirle al oficialismo radical jugar en la capital.

Sí la elección a capital, se adelanta, por un acuerdo entre cierto sector del peronismo, el que quiere renovar, o el renovador histórico, con el radicalismo, quiénes dudan que este acuerdo sólo sea tal (y que no incluya además desertar de apoyar a Camau en la provincial, aunque muchos ya leen que el solo hecho de adelantar ya es una deserción, pura y dura) deberían formar parte del armado de Tassano en la Capital. Al parecer ya tendría a su vice, cerrado, pero los peronistas, que quieran algo de los radicales, en vez de pedirle en la provincial, le tienen que pedir en la capital. En este distrito, es el único en donde los radicales, que vienen de banca, golosos y gananciosos hace 20 años en la provincia, están de punto, necesitan como agua, cada voto, porque además la elección no es a segunda vuelta, adelantada y a un solo turno. Para ese peronismo desconfianzudo, hambriento y negociador en el buen sentido, le tiene que alcanzar un acuerdo en capital.

Esta será la prueba del acuerdo radical con ese sector peronista. Por más que les convenga (nada más fácil para cualquier peronista capitalino, señalar que el actual gobierno municipal es un gobierno renovador, o del peronismo renovador, pero no peronista en su sentido amplio) no cederán a ningún peronista la vice intendencia, ni la primera concejalía, dado que ya tienen cerrado ese acuerdo con quiénes gobiernan el municipio y creen que estos cumplirán su parte luego de la elección adelantada.

Por esto mismo los operativos de peronistas, para dinamitar el candidato provincial, continuarán, salvo que se entienda, que las fuerzas de la flaqueza, pueden resultar las cartas del triunfo.

Sí el peronismo se decide a “regalar la capital” o hacerle el terreno de disputa principal, en donde los mil y un peronismos se multipliquen en circuitos y barrios capitalinos, el ámbito provincial quedará más prolijo y reducido, en donde, además si prevalece la vertiente de Flinta, y lo anterior se cumplimenta, Camau, gateando llega tanto en resistencia, como en velocidad, antes que Checho.

  

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »