Viernes 4 de Diciembre de 2020

  • 26.1º
  • Nublado
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

ACTUALIDAD

23 de noviembre de 2016

La ciencia vence a la magia y al Faraón.

El Nahual aquel se creía mula, no dudaba de eso, se embriagaba con esa imagen recitando su oración. Indudablemente llegaba el instante en que se sumergía dentro de la cuarta vertical. Que tomara tal forma animalesca, no es nada raro entre los Nahuales y aunque los científicos modernos negasen hechos mágicos de esa clase, de todas maneras no por ello los "Nahuales" y el "Nahualismo" dejarían de existir. Jinas.

 

Hace un tiempo dimos el aviso inesperado sobre la orangután Sara y su presente como persona no humana y ser sintiente resuelto en un pleito judicial, ahora, el turno es de tres paquidermos o elefantes que ya cuentan con abogados legitimados por el poder judicial para querellar al ex zoológico de Ciudad de Buenos Aires, hoy día Ecoparque, por el delito de crueldad animal, se trata de la elefantes Mara de 52 años, Kuki de 34 años y Pupi de 32 años que llevan encerradas hace al menos 20 años. El antropocentrismo (la reciente ley aprobada que prohíbe las carreras de Galgos lo muestra tenuemente) comienza a ceder lugar para atenuar actos y situaciones macabras que emprende el animal racional que dice ser el hombre y su fascinación por encerrar, aprisionar, torturar, vejar, encadenar y maltratar a cuanto ser vivo pise la tierra. Nos recuerda al recorrido histórico que realiza Michel Foucault en La vida de los hombres infames.

Sin necesidad de cambiar el tópico, los continentes vacios comienzan a llenarse, en el terreno de lo politiquero, de la baja estofa de lo que llaman “la política” las prisiones más eficientes son las psicológicas, es la magia de hacer creer que se puede lograr tener el objeto del deseo en las manos. La diferencia entre el científico y el mago es que el primero, explica como ocurre el fenómeno mientras que el mago por oficio, debe ocultar el fenómeno que sabe como ocurre pero está obligado a mantenerlo alejado del saber popular.

Es la ciencia lo que va necesitar Carlos Camau Espínola para llegar a ser gobernador de la provincia el año próximo, necesitara descubrir, sacar a la luz un fenómeno de magismo, va tener que destruir un relato que lleva más de 16 años dando sus frutos en la psiquis y no en la realidad objetiva, Camau Espínola para ganar, forzosamente tiene que batallar contra abstracciones, contra objetos inmateriales como la paz social, la previsibilidad, el aire fresco, etc., como diría Max Weber, deberá luchar contra el monopolio de los bienes de salvación. Es la ciencia lo que puede explicar por qué Corrientes sigue estructuralmente en la misma situación que hace 100 años, por qué Corrientes es un depósito de pobres, desnutridos y miseria del país. Si quiere Camau Espínola ser gobernador, no será el mejor camino el de Duran Barba que es puro magismo, charlatanismo, curanderismo, el camino es la ciencia, explicar el fenómeno científicamente porque en el terreno del relato pierde por goleada.

Cambio con continuidad, es el eslogan que usara ECO para seguir administrando la provincia, el fenómeno mágico seguirá siendo la punta de lanza, el camino de la prisión psíquica seguirá surcando y dejando sus secuelas y es sólo la ciencia la que puede vencer a la magia, siquiera sirve el exceso del “hacer” del intendente capitalino, el hacer en sí mismo no significa nada concreto, es el vacio si no guarda relación y sustento en la entidad misma del hombre y su por-venir social, una calle pavimentada no modifica radicalmente la vida de una familia si se camina por encima del cordón cuneta y encontramos ranchos infrahumanos colonizados de vinchucas, es otra vez la estrategia de la magia en la psiquis, el hacer forma parte del relato y el relato es parte de la construcción de creencias y toda creencia es finita hasta que la ciencia descubre el fenómeno y lo da a conocer.

En el Antiguo Egipto se calificaba a un Faraón como bueno o malo de acuerdo a las obras arquitectónicas que hacia durante su tiempo y no sobre aquello que dejaba y construía socialmente, sintéticamente, era la obra de piedra la que definía socialmente su tiempo y no el avance del hombre en cuanto ser social. El faraónismo en el siglo veintiuno sigue siendo el faro de “la política” y sigue carcomiendo al llano social, el faraónismo acosa y relega a la obra hombre-social por la obra pública. Y la ciencia descubre el fenómeno cuando caen 7 gotas de lluvia y la Ciudad de Corrientes y queda sumergida como Atlantis. El relato queda en evidencia científica. 

 

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s el primero en escribir uno!