Martes 31 de Marzo de 2020

  • 23.9º
  • Despejado
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

ACTUALIDAD

30 de octubre de 2016

El hombre que tumbo la reforma constitucional.

El materialismo niega el libre arbitrio y llega a la constitución de la libertad; el idealismo, en nombre de la dignidad humana, proclama el libre arbitrio y sobre las ruinas de toda libertad, funda la autoridad. Mijaíl Bakunin.

 

 

Pasada a mejor vida y firmada el acta de defunción del proyecto de reforma constitucional que presentara el “oficialismo” (proyecto desopilante y de bajísima calidad intelectual), ahora es tiempo de los triunfadores y derrotados en la misma perorata de siempre, quien la tiene más larga, la vida politiquera de la Comarca es esencialmente fálica.

El proceso reformista no inicia hace unos meses, cuando en mandamás de la aldea consagro la tarea divina a un grupo de “notables” para la redacción de una Constitución nueva, comenzó mucho tiempo antes, allá en una época lejana, cuando pasaron escasos meses del año 2015 ya existía la idea firma de una reforma y los puntos básicos a reformar, simplemente se estaba esperando que los acontecimientos ocurran de acuerdo a lo esperado y, entre esos acontecimientos, la derrota electoral del cacokirchnerismo encarnado en la arquitecta egipcia.

Fue en esta tribuna de expresión que se notifico con muchísimo tiempo de antelación que se venía la apuesta redoblada y Corrientes entraría en una suerte de destino de monarquía constitucional, quedamos en soledad,  menospreciados y atacados por el mundillo mediático capitalino más preocupado por la pauta oficial y que no les caiga una inspección del Ministerio de Trabajo, para constatar el estado laboral de su plantilla de cama caliente, así y todo seguimos, y las sandias se fueron acomodando solas en el camión. Octubre del 2015 fue el mes clave, la mesa de los nobles reunidos con el Señor decidió hacer andar el proyecto reformista, una gildomanía puesta al servicio de la élite estatal. La posterior derrota de Daniel Scioli y de Aníbal Fernández dio piedra libre, ahora la Comarca era aliada del puerto de Buenos Aires y no enemiga, ya no existía la zanja de Alsina.

La “oposición” nula de nulidad absoluta, o mejor dicho, nulificada por un solo hombre por quince años consecutivos, nunca se dio cuenta que se venía una movida que los aplastaría para terminar de subyugarlos de por vida, insistimos, desde esta tribuna se le advirtió con año y medio de anticipación, pero despreciaron la advertencia respondiendo: “una reforma constitucional es imposible, a Ricardo no le da el cuero”, es que la compañerada estaba crecidamente preocupada por mantener los privilegios y conchabos que le eran dispensados por la arquitecta egipcia, en lugar de ver que se venían acontecimientos que disolverían su esencia misma, el conchabo y la buena vida siempre fue más fuerte que el proceso histórico.

Pasó el verano y los kirchneristas derrotados en las presidenciales volvieron luego de ahogar penas en playas exóticas fuera de la marginal e indigente Corrientes, aprovechando que el dispendio de la jugosa dieta que los impuestos correntinos acolchonan sus bolsillos les permitía. A principio del año 2016, un hombre visionario acompañado de Ciudadanos, haría una jugada de ajedrez descollante, nunca vista en tierras guaraníes, sin colocarse los botines y sentado en el banco de los suplentes, sin perder una sola gota de sudor sacaría del juego a oficialistas y opositores, destruiría el sistema político correntino desde sus entrañas mismas, poniéndolo patas para arriba y derramaría luz sobre el impúdico y pornográfico mundo politiquero. El terreno mediático se encontraría en un laberinto sin salida, feudalizados mentalmente no concebían un fenómeno fuera de las oficinas oficiales.

A este hombre le basto un solo proyectil, la verdadera bala de plata, con Ciudadanos hizo entrar a la Cámara de Diputados, un proyecto de reforma constitucional con prórroga de mandatos vía plebiscito, cuando el proyecto toma estado publico el caos se apodera de las “instituciones” y los hombres que la componen quedaron en tarlipes frente a los correntinos. A partir de ese momento, comenzaría una caza de brujas entre ciegos, los dos sectores se tiraban el muerto, nadie se quería hacer cargo de la democracia (en relación al plebiscito) que quería entrar a jugar a las grandes ligas, como diría  Leonard Cohen: hay una grieta en todo, así es como entra la luz.

Conocido el extraterrestre proyecto de reforma del hombre en cuestión, como manada de hienas desde los dos sectores salieron a negar toda posibilidad, no solo que prospere dicho proyecto, desde el oficialismos negaron categóricamente que exista intención de reformar la carta magna y que “ese proyecto” era un mamarracho, no estaba en los planes del Señor, aunque algunos acólitos ya narcotizados por la idea y soñando con una vejez apoltronados a una silla simbólica, confesaron que la idea no era mala, otro al aire por un programa radial esbozaba que le encantaría que el jefe de los jefes, lo siga siendo por siempre, lo oculto no siempre permanece en ese estado.

Estaba más que claro que el proyecto de reforma con prórroga de mandatos vía plebiscito, no iba a prosperar, porque el fin en sí mismo no era ese sino, correr el velo que cubre a la politiquería de las puras subjetividades personales, dejar al descubierto la agonía del sistema político y confirmar que la democracia nunca gozo de vida por estas tierras, el proceso para llegar a ello era muy simple, rustico pero fatalmente eficaz.

La oposición vestida de nacional y popular aprovecho la volteada en su flaqueza y vacio, tanto intelectual como operativo y tomo la palabra prórroga para hacer su revolución, en un apostolado de la lucha a la no re re re elección del jefe máximo pensó, en su limitada visión del fenómeno, que estaba haciendo patria cuando en realidad estaba nadando en su propia diarrea.

El oficialismo ya no sabia cómo detener la bola gigante que se venía encima, todos negaban que exista un proyecto oficial de reforma, el mundillo mediático se infecto de la palabra prórroga e incluso, los medios nacionales hablaban del tema, prórroga, prórroga y prórroga se escuchaba, se leía. Alguno que otro periodista local, preocupadísimo por su cuota de pauta oficial nacional y popular tildo al proyecto de este hombre como un globo de ensayo y hoy día, se arroga la calidad de promotor y principal apóstol de que no haya prosperado el proyecto de reforma oficial, un pillo de aquellos.

Volviendo a lo importante, el fin en sí mismo del proyecto de reforma con prórroga de mandatos vía plebiscito, era constatar si la democracia vivía entre los correntinos, si el verdadero soberano era el pueblo o un grupúsculo faccioso que se arrogaba la calidad de representantes de lo que no conocen, el núcleo central siempre fue el plebiscito, que sean los correntinos quienes decidan sus destinos y no las sociedades comerciales conocidas como partidos políticos y aparte, los legisladores no estaban legitimados para decidir sobre un tema que jamás fue puesto en conocimiento de quienes “supuestamente” iban a representar y sobre todo, nunca un puñadito de sectarios pueden absorber una calidad decisoria sobre los cambios o no de las reglas básicas de convivencia, solo queda esa posibilidad en manos del pleno de pueblo, de la democracia y el plebiscito era una vía aceptable.

Como era de esperar, la oposición revolucionaria, a los que le tapo un simple árbol el bosque y el oficialismo  negaron de cuajo cualquier tipo de plebiscito sobre si los correntinos querían o no una reforma constitucional, no había posibilidad alguna para que el soberano ejerza su soberanía, con excusas leguleyas, típicas de la politiquería estéril y vernácula quedo demostrada la tesis de este hombre, la democracia en Corrientes no es una opción, definitivamente no es nada. Los dos bandos le temen al voto de la gente.

Pero un día nos desayunamos que el jefe mando a redactar con un grupo de “notables” un proyecto de reforma constitucional, eso que en soledad año y media atrás esta tribuna advertía, se hizo realidad, aunque se haya negado a todo ritmo la intención, Eduardo Galeano dirá: el poder te obliga a mentir forzosamente. La verdad salió a la luz, la voluntad reformista existía y plenamente. La era de la neo-feudalizacion estaba en marcha.

Desiderio Sosa es el hombre en cuestión, demostró que las revoluciones no solo se hacen en la selva y con armas, también son posibles poniendo a prueba la filosofía en el terreno, es que la filosofía te enseña a escapar de la telaraña, más no a matar la araña, una sola bala y verdaderamente de plata alcanzo para demostrar la hipertrofia del sistema político correntino que con un evento no esperado y fuera de las oficinas de la estatalidad, se puede poner patas al cielo al sistema completo y dejando en evidencia que la democracia es inexistente en Corrientes, quedo demostrado que utilizan nuestra democracia para sus fines subjetivos, personalísimos.

El cuento termina con una sesión en la Cámara de Diputados votándose un proyecto de necesidad de reforma constitucional, con actores carnestolengos, con aplaudidores pagos empanados de purpurina, vociferando como si fueran a revolucionar un país, mientras Desiderio Sosa desde su rancho, se destartala de risa pensando hasta donde logro arrear a dos bandos que se protegen mutuamente, protegen sus privilegios y conchabos.

La oposición cree que fue la victoriosa en la puja reformista y que libero a los correntinos del yugo oficial, en realidad fue un instrumento de Desiderio Sosa que los coloco ahí, mientras ellos festejan y prenden velas a la difunta democracia, el jefe máximo de la provincia ya tiene listo su plan de acción  para volver a triturarlos en las próximas elecciones a gobernador y terminar por desaparecerlos de la vida politiquera correntina. Mientras ellos se sacan fotos triunfantes, riegan el árbol que siempre les tapo el bosque, perdiendo la oportunidad de oro de ganar la gobernación antes de las elecciones para tal cargo con el plebiscito, es que nunca van a entender que siempre fueron la carne del cañón y no el cañonero.

 

Por Carlos A. Coria Garcia.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Jacinto Alvarez

Esta nota es la máxima expresión del Onanismo de un intelectualoide, que al decir de su pluma, considera que salvó al Pueblo Correntino de las ambiciones re re eleccionistas...el claro ejemplo de aislarse y desde la comodidad de la sala frente a la pc, esmerarse por ser "el mejor comentarista de la realidad"...pobrecito.

Responder a este comentario

Jose Lopez

tengo la extraña sospecha que jacinto tiene un cargo politico en el estado y de seguro no fue concursado y segundo interpreta el texto fue desideriooooo maaaaaannn desiderioooo

Responder a este comentario

fabian r.

Aguante Jacinto, lo nuestro es hacer, muerte a los que piensan y escribennnnnnnn

Responder a este comentario
Escribir un comentario »