Sábado 31 de Octubre de 2020

  • 20.5º
  • Despejado
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

ANÁLISIS

12 de septiembre de 2016

¿Quién es Robinson Crusoe?

Proclama de Ciudadanos Corrientes:
Asamblea Virtual Constituyente. Mediante este espacio y ante la iniciativa legislativa por parte del titular del poder ejecutivo provincial (Gobernador), máxima autoridad política elegida por el pueblo soberano en elecciones libres y ante el constante y reiterado, desconocimiento de la real legitimidad por parte de este, como de sus laderos, hacia un segmento considerable de quiénes conforman tal poder legislativo (declaraciones públicas acerca de quiénes son y a que se dedican esos legisladores), sumado a la creciente, constante y nunca resuelta crisis de legitimidad (de la que se nutre el mismo gobernador para afirmar lo que afirma y que lógicamente lo elevan a la máxima autoridad representativa del pueblo) que azota nuestras democracias occidentales, sin más ánimo que la irrestricta defensa de nuestra actual Carta Magna Provincial, como Nacional y ante los diferentes tratados internacionales que defienden los derechos humanos y políticos más elementales, damos abierta la Constitución del Poder constituyente, de características técnicas, abierta, a los efectos de dotar, a nuestra provincia de una nueva constitución, sin que medie para la misma la rigidez de un sistema de poder constituyente derivado que, irrumpa y pervierta, aún más el vínculo entre el pueblo y a quiénes ha delegado el poder, para que las reglas de juego políticas y sociales, es decir la reforma de la carta magna, sólo pasen por el tamiz de un legislativo, que desde el ejecutivo es caracterizado como ausente de legitimidad.

En la escasa argumentación del proyecto de reforma Constitucional, que hasta parece una burla, por su contenido caricaturesco y sus lenguaraces conceptualizaciones, más dignas de una charlanatería, de, baja estofa de café, por parte de los privilegiados del sistema, que se pueden dar semejantes gustos  de teorizar la realidad, con nimio conocimiento e ínfima capacidad, pero con inversamente proporcional, uso y abuso del tiempo ocioso y de los contactos que da, el ser lisonjero del poder de turno, surge como elemento novedoso, el citado, caso literario de “Robinson Crusoe”, que más allá de análisis que puedan hacerse desde la obra misma o desde una perspectiva del estudio de las letras, no es más que una novela, que hace décadas atrás, era utilizada en las curriculas de los estudios secundarios, como para dar al estudiantado un conocimiento básico y entretenido de la estructura de una novela, no mucho más que eso.

A continuación la versión de Wikipedia de esta novela, y entre paréntesis, la interpretación a la que sometimos al texto, una más como las que le hicieran en su momento  James Joyce, Karl Marx o el premio Nobel J. M. Coetzee.

“Robinson Crusoe es un marino de York que, en una expedición por África en barco, es capturado por unos piratas y se convierte en esclavo. (Noelito no tenía chance alguna en el `91 y fue como candidato a gobernador por un partido que no llegaba a los 60.000 votos).

 

Consigue escapar y es ayudado por un capitán de marina portugués, que se dirige a Brasil. En este último lugar se establece por un tiempo pero surge la opción de navegar nuevamente a África en busca de negros para asistir las necesidades domésticas de él y un grupo de inmigrantes en Brasil; es allí donde el barco naufraga y es el único superviviente, logrando llegar a una isla de la que parece ser el único habitante. (Por una maniobra de los profesionales de la política que dominaban el espectro político desde la dictadura, en connivencia con la misma, hasta el amanecer democrático, los titulares del pacto autonomista liberal, resuelven volcar los 11 electores hacia los 3 cosechados por Noelito para ungirlo gobernador).

 

Como medio para sobrevivir, toma todas aquellas armas y provisiones del barco que necesita, a la espera de ser rescatado. (Uno de sus correligionarios y amigo, huye, en su calidad de elector, de acuerdo a las sospechas nunca confirmadas por la justicia con un maletín rebosante de dólares y birla la posibilidad de gobierno de Noelito).

Cuando por fin empieza a adaptarse a la soledad (gracias, entre otras cosas, a su conversión al cristianismo) e instalarse en la isla, descubre que no está solo en ella, ya que una tribu indígena caníbal reside allí. Crusoe inmediatamente considera a los indígenas como enemigos, y ayuda a escapar a uno de sus prisioneros que estaba a punto de ser ejecutado. Como se han conocido un día viernes, Crusoe le llama “Viernes” y forjan una sincera amistad, a pesar de que no coinciden ni en el idioma ni en la cultura. Juntos deciden ayudar a los demás prisioneros capturados por los indígenas, uno de los cuales es un español que también es un náufrago que aguarda la llegada de un barco. (Cómo el sistema político, lo adopta como víctima de una de sus tantas perversidades, y luego de la muerte de Escobar y Ojeda, reprimidos por el Gobierno Nacional del entonces Presidente que huyó en helicóptero, Fernando de la Rúa, accede a un puesto menor dentro del Ministerio del Interior de la Nación, el mismo que semanas antes había ordenado la cruenta represión que además de las dos vidas, cobra medio centenar de heridos)

Este argumento, mil veces revisado, constituye la forma más palpable de materializar la frase:

La inteligencia es la capacidad de adaptarse a situaciones nuevas.

En este sentido, resulta admirable el personaje creado por Defoe, en la medida que representa el perfecto colonialista británico, según los estudios posteriores del novelista James Joyce. Crusoe cree en la justicia suprema, posee unas creencias religiosas estables y coherentes, no siente tentaciones sexuales y actúa según una eficiencia máxima. (Con el nimio poder y días antes de las crisis del 2001, desde la banca legislativa, consigue adentrarse en las estructuras del colombismo, haciendo oídos entre uno y otro, apoltronándose en ambos procesos, en que ninguno de sus correligionarios, pudo mantenerse, en ambas veredas, destrozando el principio de no contradicción y de la no vergüenza política)

El hecho de que Crusoe enseñe a Viernes todo lo que sabe tiene indicios del imperalismo, del colonialismo cultural, dado que también le convierte al cristianismo y le expone las riquezas del mundo occidental. En ningún momento Crusoe se da por vencido, y mantiene una perspectiva optimista respecto a su futuro, mostrando en numerosas ocasiones su aprecio y afecto por Viernes, refiriéndose a él como su amigo.

A pesar de estar escrita en primera persona, el hecho de contar acontecimientos lejanos en el tiempo, hace que el estilo sea sencillo y poco dado a la subjetividad, dando más importancia a los sucesos que a los sentimientos del propio protagonista. Da la sensación de que Crusoe apenas pensaba: actuaba. Esto decrementa la verosimilitud del texto, presentando a un personaje beatificado y engrandecido por el relato.

No obstante, llama la atención cuando Crusoe se autoproclama rey de la isla, entrando en unos matices políticos antes mencionados. Y también es curioso que, a pesar de que el marino toma dinero del barco, éste es completamente inútil en la isla, mientras que las herramientas y provisiones son tremendamente valiosas y fundamentales para su supervivencia en el lugar. (Estimado Gobernador, que no haya entendido el primer párrafo, que en verdad es el consistente, en el accionar político y en la técnica constituyente, es entendible porque no pusimos todas las argumentaciones, porque nos consta que por más que le interese leernos, lo aburrimos cuando escribimos largo y de acuerdo a usted, amañado y confuso, pero esta parte esta clarita, Robinson Crusoe, le armo este mamotreto de reforma, para hacerle caer en su trampa, destinada a que el poder recaiga en él, básica y únicamente, porque nunca asimilo esa jugada del destino que le quito la posibilidad de gobernar esta provincia alguna vez).

 

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »