ACTUALIDAD  11 de septiembre de 2016

De los cacovice y de las fundatruchas.

Que no wachas los puestos del gobierno. Hay personas que se estan enriqueciendo. Gente que vive en la pobreza.
Nadie hace nada porque a nadie le interesas. La gente de arriba te detesta, hay más gente que quiere que caigan sus cabezas, si le das mas poder al poder mas duro te van a venir a cojer. Gimme tha Power, Molotov.

 

Gabriela Cerruti, en estos días fue víctima del famoso cuento del tío, modalidad por todos conocida y practicada en Argentina por siglos, táctica que básicamente consiste en una mise-en-scène o ardid para que, una persona entregue el dinero en mano a los ladrones voluntariamente.

Para quién no recuerda o no la conoce, Gabriela Cerruti fue Legisladora porteña por Nuevo Encuentro, acérrima defensora del proceso saqueador kirchnerista, fue la autora del libro El Jefe. Vida y obra de Carlos Saúl Menem, quien a otrora, fuera el jefe del matrimonio Kirchner, que llegaron a sostener,-sobre Carlos Saúl-, fue el mejor presidente de la historia argenta.

Gabi, pasó de investigar y escribir sobre la corrupción menemista a justificar el éxtasis de Néstor y a lanzadores profesionales de bolsos con dólares caco-kirchnerista, que entre o otras cosas, se llevaron vidas al más allá, en su afán recaudatorio para satisfacer deseos de goce mundanos. Cerruti, la piba que flamea las banderas nacionales y populares, abrazadora de quien tiene domicilio en un médano, en su ingenuidad, pensaba que el cuento del tío era un mito urbano, lo que sí fue un mito urbano que duro doce años, es el progresismo kirchnerista, hay hombres y mujeres a quienes no les es rechazada la veneración de sus contemporáneos, a pesar de que su grandeza descansa en cualidades y logros totalmente ajenos a las metas e ideales de la multitud.

                                                         

 

Las chicas se divierten o no tanto, pues, el juez federal Ariel Lijo ordenó  secuestrar los libros de la fundación SUMA, presidida por la vicepresidenta de la Nación, doña Gabriela Michetti, a raíz de la causa en la que se investiga el origen del dinero que le robaron de su casa.

El justiciero libró una orden de cateo, -dirían los norteamericanos-, para acceder a los libros contables de la fundación de doña Gabriela, pero, ¡Oh magna casualidad que abundas entre los politiqueros argentos! No se localizaban en el lugar. Entre otras cosas, en la “fundación” de Gabi como le dicen sus amigos PRO, se hallaron asientos de pagos en concepto de salarios a dependientes de la entidad, pero al mismo tiempo, la misma entidad declara no tener empleados. Después de esto uno queda como hombre mirando al sudeste, pero al tantico se aterriza y da cuenta que estamos en Argentina.

Miembros de la Fundación le explicaron a los funcionarios judiciales que mandara el justiciero Lijo, que los libros contables no se encontraban en la Fundación y se comprometieron a llevarlos “mañana a primera hora” al juzgado que interviene en la causa. Algo así como, -Hola, buen día, ¡cómo andan gente! Venimos a revisar los libros contables de la Fundación para recabar información sobre la situación financiera de la misma, podrían acercarlos ¡please!

Uh!, disculpa mi gente, no están acá che, pero quedate traca 120 que mañana te los mando al juzgado de una.

-Metele pue, chamigo, tira un whatsapp con que empresa de motomandados los envías.

-Dale, de una ¡vos fuma!

La tomada de pelo en la cara al juez es de imposible digestión, la desfachatez con la que se maneja el mundo de la politiquería asombra cada día un poco más o tal vez no, son las actitudes esperables.

El antecesor de Gabi Michetti, don Amado Boudou viejo conocido en el mundo del hampa dejo el camino accesible para doña Gabi o la contagio en las prácticas oscuras de la función a esta altura, angaú publica.

En el país de las maravillas o sea Argentina, hay tantas Fundaciones como politiqueros en actividad, es llamativo y pintoresca la situación, debe ser uno de los métodos más eficientes para lavar activos las utilización de la persona jurídica “Fundación”. Otros funcionarios que ¡Oh magna casualidad! También tienen fundaciones son Néstor Grindetti Intendente de Lanús y titular de cuentas en paraísos fiscales, su Fundación se llama Creer y Crecer. Eugenio Burzaco, Secretario de Seguridad que comanda la Fundación Fundar Seguridad y Justicia, el ciclista  Guillermo Dietrich, Ministro de Trasporte con su Fundación Formar, todos ellos también en la mira de los justicieros del Poder Judicial New Age. A esta fiesta solo falta el bailaor Don Norberto Oyarbide.

 

Por Carlos A. Coria Garcia.

 

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »