Martes 19 de Enero de 2021

  • 18.9º
  • Despejado
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

ACTUALIDAD

10 de agosto de 2016

Pokémon venció a los partidos políticos.

El método científico que lleva a la dominación cada vez más efectiva de la naturaleza llega a proveer así tanto los conceptos puros como los instrumentos para la dominación cada vez más efectiva del hombre por el hombre a través de la dominación de la naturaleza. […] Hoy la dominación se perpetúa y se difunde no sólo por medio de la tecnología sino como tecnología, y la última provee la gran legitimación del poder político en expansión, que absorbe todas las esferas de la cultura. El hombre unidimensional, Herbert Marcuse.

 

Corría el mes de Octubre del año 1980, el mundo de la infancia cambiaria para siempre, un corte temporal de tremendas magnitudes va ocurrir cuando hace su aparición el Pac Man. El ocio de los pibes dejara de estar en los patios y plazas, ahora y para siempre el ocio esta en el living del hogar, los días soleados, nublados y lluviosos pierden importancia.

La tecnología nunca descansa, 36 años después aparece el mundo exterior nuevamente en el interés, ya no solo de los jóvenes, la adicción tecnológica también se incrusta en los adultos, la aparición del video juego de realidad aumentada Pokémon Go genera otro quiebre sociológico. Las calles se plagan de seres humanos mirando constantemente una pantalla de celular, caminando kilómetros en busca de “pokemones” por la ciudad. Un ejército suelto de torpes chocándose con postes de luz, tropezando con cordones, bancos, tachos de residuos, cayendo a fuentes, etc.

La política no queda afuera del fenómeno sociológico del Pokemon Go, el Partido Obrero fue noticia en estos días a causa de que sus comités partidarios se convirtieron en “pokeparadas”, la política moderna no puede divorciarse de los sucesos sociales, no porque sean de su real interés, sino que, necesitan hacerlo obligadamente para atraer nuevos militantes, el desinterés generalizado por la parasitosis partidaria esta carcomiendo las estructuras conservadoras de los partidos, aunque se digan de izquierda son conservadores por excelencia. Ante la situación “pokemista” (que ya cuenta con más votos que los cosechados en las ultimas 5 elecciones del PO) se público un comunicado oficial en su sitio web del Partido Obrero que entre otras cosas dice lo siguiente: “…Bienvenidos los jugadores de Pokémon Go que se acerquen a esas pokeparadas donde, además de obtener beneficios para sus performances en el juego, tendrán la posibilidad de acercarse a reductos de militancia obrera y socialista y centros de organización de la clase trabajadora y la juventud.”

Como si fuera un acto de brujería la politiquería argenta cada día que muere se entierra un poco más, ya se ha perdido toda ousía o substancia, ya no queda nada debajo del cimiento que levanta la cualidad-valor que recubre a la política y lo político en una sociedad. Un juego virtual toma forma precisa y necesaria para “hacer” política como si fuera la receta de un bizcochuelo. ¿Se puede dejar de hacer política o, directamente no hacerla nunca? ¿Qué es hacer política? ¿Se hace política o se la vive en experiencias de ideas?

Básicamente “hacer” política es salir a recorrer lugares inhóspitos a decir todo lo contrario que dijo el que paso antes, hacer política es una carrera de mentiras creíbles, gana la mentira que mejor se viste de verdad y en la mayoría de los casos es un trueque, mienten, dan algo y esperan el resultado. Cuando la mentira tiene que manifestarse en la realidad aparecen las excusas absolutorias de las mentiras creíbles ganadoras. Lo interesante no es la habitualidad con que se miente en política, lo realmente importante y que merece atención es la necesidad insoslayable de mentir en política. Como si se partiera de la mentira para llegar a una verdad relativamente aceptable, las campañas electorales guardan el fiel ejemplo de lo que decimos. Se le adjudica a ex Presidente Carlos Saúl Menem la frase: “si hubiera dicho lo que iba a hacer, no me votaba nadie", que confirma la premisa mentirosa como motor de arranque del “hacer” política. Pokémon vencio a los partidos politicos, otra derrota que suma a la decadencia mortal que sufren las institucionas anti-democraticas por excelencia.

Por Carlos A. Coria Garcia.                                                     

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s el primero en escribir uno!