ANÁLISIS  9 de noviembre de 2015

Solicitud al Gobernador Colombi para que instruya políticamente el apartamiento de un senador de su partido de la comisión para elegir al defensor provincial del pueblo.

Estimado Gobernador, habiendo solicitado formalmente a la comisión bicameral que brinde los resultados de todos y cada uno de los postulantes (entre los que estoy incluido), de los diferentes exámenes a los que fuimos sometidos y pidiéndole que uno de sus integrantes aclare las versiones periodísticas en casi todos los medios de la provincia, en donde en forma expresa se imprimía que uno de los candidatos, tenía mayores chances por pertenecer al espacio político del señalado Senador, y sin que existiese respuesta alguna, y habiéndose incrementado la ya indisimulable preferencia por parte de este legislador, hacia su tutelado (cometió la tropelía ética, o una nueva, de minutos antes de ingresar a la reunión que se prometía como definitoria, de dar el resultado en verdad el del examen escrito, evaluado por los diputados y senadores, sin que se aclarara los criterios de puntuación, sólo de su patrocinado) y ante la flagrancia institucional que esto significa, le solicito que tome la posta política, como líder político, más allá del cargo formal, de que el Senador, dimita a la comisión, sea reemplazado o apartado, por las siguientes razones que se suman a las ya mencionadas.

Como hombre de derecho, pero sobre todo, como hombre político, coincidamos o no con usted, el más decisorio de la provincia desde el retorno de la democracia, debe actuar políticamente, para evitar un naufragio institucional. Estamos en pleno proceso, en verdad en la etapa final, para que la comisión bicameral proponga un candidato a defensor del pueblo provincial, que luego sea votado por el pleno de ambas cámaras. Tras haber finalizado los diferentes exámenes, entre los que quedamos 32 postulantes, sin que se nos informara el resultado, ni los criterios de evaluación (sobre todo de la prueba escrita realizada y corregida por los legisladores) ni tampoco cuán vinculantes son los mismos, se dio en los diferentes medios de comunicación, una entronización totalmente anti ética, y rayana con lo ilegal, para instalar un candidato. Tan burda, mañosa y adolescente fue esta maniobra “u operación mediática”, que fue hasta desmentida por otro de los integrantes de la misma comisión en uno de los medios de comunicación, es decir desmintiendo que ya habían tratado nombres específicos y que algunos tuvieran “preminencia”, más chance o posibilidades. Y decimos que la maniobra fue de tan baja estofa, que el propio Senador en cuestión no sólo aparecía como tutelador, como propiciador de uno de los postulantes, sino que también minutos antes, de ingresar a lo que se suponía una sesión definitoria, expreso en una radio de gran alcance, dando a conocer el número alcanzado por su tutelado, su ya indisimulable y parcial, no perspectiva, sino intencionalidad y capricho personalista, para que el sujeto promocionado bajo su férula sea el propuesto.

Usted, señor Gobernador, conoce como nadie el accionar político, al punto que usted, ha sido quién le obsequió la posibilidad a este Senador, para que continué siendo representante del pueblo, siendo reelegido por un cargo que hubo de obtener, siendo amigo de su predecesor, el ex gobernador Arturo Colombi. Usted en su misericordia político, le perdono políticamente, las barbaridades que este Senador, le decía pública y privadamente. Pero usted mejor que nadie sabe que la política no es una cuestión de amistad, o solamente no se construye a través de este valor. Y es precisamente un error, político, de este Senador, que como usted sabrá, mediante ese empecinamiento de priorizar la cuestión amistosa, es que eligió en los `90 a sus amigos para que sean los Electores de su entonces candidatura a gobernador. Todos sabemos cómo termino la historia, sí el actual Senador, hubiera elegido por criterios políticos, seguramente el 99% de sus correligionarios no se hubiera escapado con un maletín de dólares, privándole la gobernación de quién se decía amigo. Lo más grave de esto, es que esta situación, que no puede tomarse como un error, derivo en el nefasto período de intervenciones federales.

Puede que luego, el hombre en cuestión, por intermedio de este criterio de priorizar lo amistoso, haya tenido la posibilidad de conseguir pasajes aéreos por ser amigo de un diputado que alcanzo accidentalmente una banca, perteneciente al Partido Nuevo o al Frepanu, puede que también haya conseguido un empleo en el ministerio que hubo de ser responsable meses antes, de las muertes de dos correntinos en el ingreso al puente.

Puede que ahora, ponga su amistad a su servicio, comentándole algún pasaje de las lecturas de solapa o de contratapa que pueden amenizar los largos viajes por el interior que usted cotidianamente realiza. No estamos en contra ni de su persona, ni de su manera de construir políticamente.

Solamente apelamos, a que esta vía ya fracaso, en este caso. Ya es demasiado evidente, parcial, ha sido una maniobra torpe, ansiosa y pésimamente manejada. No puede ponerse en riesgo por esta operación fallida, del amigo Senador, la transparencia, prolijidad y ecuanimidad que precisa un instituto como la defensoría del pueblo de la provincia.

Usted sabe mejor que nadie, que lo político es lo sustancial del poder, y que no existiría ninguna intromisión de poderes, sí usted, acciona este reemplazo, necesario, urgente e indispensable, sería una reivindicación a su propio partido, al resto de senadores radicales y de su alianza Eco, que dan muestras acabadas de su probidad y seriedad institucional, sería la respuesta acertada en el momento justo, antes que naufrague la selección del defensor del pueblo, o lo que sería peor que la misma se vea afectada gravemente por estas acciones anti institucionales que carcomen peligrosamente la legitimidad del vínculo entre los políticos y la ciudadanía, que es por antonomasia el valor principal no solamente que debemos cuidar, sino fomentar y enaltecer los hombre y mujeres de esta provincia bendita que usted gobierna, independientemente de que seamos o no sus amigos porque esté al frente de la administración del poder.

Francisco Tomás Gonzalez Cabañas

 

 

  

  

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »