Sábado 4 de Julio de 2020

  • 10º
  • Soleado
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

ANÁLISIS

29 de julio de 2015

Los jinetes de la opacidad.

El invitado que faltaba a la fiesta no podía ser otro que “el juez de la patria”, Raúl Gustavo Ferreyra profesor de Derecho constitucional de Facultad de Derecho (UBA) realizo una entrevista al jurista héroe de la nueva independencia argenta (según Forster) el 14 de junio de este año, hace un mes y algo. ¿De qué hablo el juez de la patria? El disloque que se hacía esperar, como si fuera agrede diserto sobre derecho constitucional, hablo de la Constitución, justo el, un adlátere de los fanáticos interruptores de las cartas mangas, el juez de la patria que juro sobre un estatuto violatorio y violento contra la carta de derechos que libera a las sociedades. Como si fuera un anatema don Eugenio sigue divagando y su trabajo es una andrómina que sigue dando sus frutos como “con la luz apagada no hay abuso”. Cada vez que habla el jurista heroico en tiempos de este nuevo grito libertario patrio es un cuesco gigantesco que inunda el aire. Por Carlos Coria García.

Agarrándose la cabeza los aterrizados de Sierra Maestra, esos jóvenes maravillosos que imitan a Camilo Cienfuegos pero amanecen en sus covachas de lujo en Puerto Madero alistan su mejor rostro o mueca de alegría para pedir al pueblo libre argentino su voto a Daniel Scioli. En 12 años de revolución proletaria no han podido siquiera inventar un líder que continúe con la diatriba, alguien capaz de sostener el timón de un barco que navega sin brújula. Pero a no desesperar habrá y hay muchos que por un estipendio jugoso, algunos privilegios, autorización para negocios espurios e impunidad estarán dispuestos a dejar la vida, por ¿Perón? No. La Flámula de Néstor vive, Cristina ad aeternum, y viva Mao para que Zaninni sienta con elocuencia el calor de los arropados mediante salario.

Acudieron cabezas gachas como quien ya no tiene esperanza a lamer la suela de un soldado del infierno comandado por Carlos Saúl, llegaron en silencio a entregarse al reinado naranja y pensando que la astucia de infiltrar un maoísta de quincho, asado y vino bueno haría temer a su candidato extraído de las llamas del purgatorio.

En los actos de campaña Daniel, el último orejón del tarro, el vilipendiado de los zurdos con ahorros en dólares, considerado un zaino por las huestes mas adictas al “proyecto” podrá ver soflamas de “los pibes para la liberación” que por dentro sentirán la más alta calidad de fracasados al tener que aullar a favor del menemista del discurso de la fe, esperanza, dialogo, trabajo.

 

 

En la Comarca (Corrientes) las cosas pasan rozando la gracia mas lacrimógena, la audacia para engañar, para mentir no tiene límites como el latifundio del Altísimo en los cielos. Aparecieron en la capital de la Comarca donde anida la marginación e inanición en algunos casos los afiches campañeriles de Nito Artaza. Con buena socaliña  su afiche reza la frase “mi trabajo es defender a Corrientes”, de que cosa o de quienes hay que defender a la Comarca, en algún tiempo pensé que se vive en un país consolidado, en una nación donde todos son argentinos. ¿A qué hora el país entro en guerra de secesión, a qué hora fue que potencias externas o internas empezaron un ataque bélico? No pudo defender y menos sostener su postura contraria al Señor de la Comarca que hoy ya anda a los arrumacos y ahora pretende defender a un territorio que en todo caso su situación se debe en parte a los que el les sonríe y rosquea. Nito Artaza no puede defender a Corrientes de absolutamente nada.

 

 

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »