Martes 7 de Abril de 2020

  • 21.1º
  • Soleado
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

ANÁLISIS

9 de julio de 2015

Sobradas razones…

En pocos días más, los correntinos asistiremos a una nueva elección, esta vez nacional y como si fuese un acto de esquizofrenia, haremos lo mismo de una forma muy diferente. Es decir al entrar al cuarto oscuro, no tendremos que optar por los diferentes rollos de papel higiénico con nombres extendidos, sino que nos aguardaran, folletos con colores y rostros, impresos por el estado y mediante el cual se nos ofertaran pre candidatos a legisladores y presidentes. Como si fuese necesario, reproducimos los argumentos de alguno de los proyectos con estado parlamentario, para que de alguna vez tengamos internas abiertas, obligatorias y simultáneas en el ámbito provincial.

Un sistema electoral no se limita a la fórmula matemática para transformar los votos en bancas, aspecto en el que, por cierto, existe una gran cantidad de variantes posibles entre la proporcionalidad y los sistemas mayoritarios. Un sistema electoral incluye, entre otras, reglas relacionadas con la selección de las candidaturas, la formación de alianzas, la cantidad de listas que puede presentar una misma agrupación, la posibilidad o prohibición de reelección, el mínimo de votos que debe obtener una lista para poder aspirar a una banca o para ganar la elección, la amplitud del margen de acción del ciudadano, pasando de la lista cerrada y bloqueada -como la que usamos para la elección de legisladores nacionales- a las modalidades de lista desbloqueada -preferencia, tachas- o listas abiertas. Es difícil encontrar en la Argentina dos sistemas que sean exactamente iguales en todas sus facetas.

 

El sistema federal argentino reserva a los distritos (las provincias y la Ciudad de Buenos Aires) la facultad de organizar sus propios sistemas de elección de autoridades. Esto da por resultado 24 conjuntos de reglas para elegir al Poder Ejecutivo del distrito. En el caso de la elección de los legisladores provinciales no se trata de sólo 24 sistemas. En las provincias que mantienen el sistema bicameral, cada una de las Cámaras de la Legislatura tiene un sistema electoral propio. El sistema unicameral adoptado en la actualidad por la mayoría de los distritos no significa la aplicación de un solo sistema electoral. Por el contrario, en varios de esos distritos la elección de los legisladores se hace por dos sistemas distintos a pesar de que todos integren el mismo cuerpo.

 

Para hacer aún más variado el panorama, en algunas provincias -como correlato del reconocimiento de la autonomía municipal- coexisten diversos sistemas electorales para elegir autoridades municipales ya que se otorga a algunos municipios la posibilidad de fijar sus propias reglas de juego electoral para las autoridades municipales, que pueden o no ser similares a las que aplica la respectiva provincia.

Encontramos como necesidad imperiosa de nuestras instituciones democráticas que son electas mediante nuestro sistema electoral, el poder modificar, o en verdad, el readecuar el antiguo y sí se nos permite el término coloquial, obsoleto, sistema con el que hace casi 20 años elegimos desde nuestro gobernador a los diferentes concejales.

Huelga destacar que el sistema imperante irrumpió tras tres intervenciones federales que padeció nuestra provincia, básica y sustancialmente por la crisis de magnitud que se hubo de producir en las elecciones de 1991 cuando el ya perimido “Colegio electoral” o sistema indirecto de elecciones, no pudo brindarnos desde la legitimidad política ni la interpretación judicial como se dirimía un empate entre 13 electores que ungían a un gobernador enfrentados a otros 13 que elegían otro. Sí bien esta situación corresponde a los libros de historia, lo que pretendemos dejar en claro, es la rutilante importancia que posee el sistema electoral en sí mismo, como reflejamos en nuestra historia reciente, la dudosa legitimidad y la confusa redacción del mismo, sí se quiere fue el disparador, como condición necesaria pero no suficiente de la última crisis de magnitudes vivida por nuestra provincia.

Pretendemos, como planteábamos el readecuar el sistema electoral provincial, a los efectos de convalidarlo con el sistema nacional, que ha resultado plenamente exitoso en la elección de Agosto y de Octubre de 2011 y tal como a partir de la misma, lo vienen realizando las diferentes provincias en nuestro país (salvo Santa Fé que si se quiere fue el modelo que tomó la Nación) como los casos de las provincias hermanas y limítrofes de Chaco y Entre Ríos, por citar dos casos de tantos.

Asimismo el establecer lo que también se aplica en diversas jurisdicciones del país, y en países limítrofes como el Brasil, el llamado vulgarmente “Voto Electrónico” que al considerarlo todo un cambio y una modificación metodológica en sí mismo y a los efectos de no alterar la cultura del voto tradicional, se establece de forma progresiva, tal como en definitiva se aplica a nivel nacional o en diferentes provincias, gradualmente en un determinado número de mesas que va en aumento de elección en elección.

No podemos dejar de expresar los razones que llevaron a la más alta autoridad política a presentar la iniciativa de Primarias Abiertas Obligatorias y Simultáneas (PASO) que luego hubo de ser ratificada en el Congreso como ley para finalmente ser convalidada y legitimada en el ejercicio cívico de la elección nacional de 2011.

La crisis política y económica que se produjo durante los años 2001 y 2002 tuvo como origen y consecuencia la virtual explosión del sistema de partidos y la fragmentación de la representación ciudadana.

Un sistema político saneado, al servicio del desarrollo económico sustentable, la inclusión y equidad social requiere una ampliación de la participación de los ciudadanos.

En julio de 2009, la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner impulsa una ronda de diálogo entre el Ministro del Interior y las fuerzas políticas con representación parlamentaria.

Como consecuencia de los diagnósticos compartidos, los proyectos legislativos presentados y la propia iniciativa presidencial, el Poder Ejecutivo elabora un proyecto de Ley, que el Congreso de la Nación trata y sanciona como la Ley N° 26.571 de Democratización de la Representación Política, la Transparencia y la Equidad Electoral.

Como los elementos más significativos, se destacan las modificaciones en los tiempos de las campañas, de los fondos para las mismas, que están aparejados consecuencialmente con una mayor transparencia tanto en el financiamiento como en la práctica y el ejercicio mismo de un acto electoral. Podemos dar cinco puntos sustanciales de lo descripto anteriormente:

Asegura la distribución igualitaria del 50% del aporte estatal a las agrupaciones políticas para campañas electorales.

Prohíbe las donaciones a las agrupaciones políticas con destino al financiamiento de campañas por parte de personas jurídicas, así como las contribuciones anónimas en todo concepto.

Establece límites al monto de los aportes privados que cada partido puede anualmente recibir de una misma persona para su financiamiento.

Prohíbe la contratación en forma privada de espacios de publicidad audiovisual para la transmisión de los mensajes de campaña electoral, otorgando la exclusividad de la distribución a la Dirección Nacional Electoral.

Asegura la distribución igualitaria del 50% del total del tiempo de publicidad audiovisual entre todas las agrupaciones políticas que compitan en la elección.

Quiénes conocemos a fondo lo que tradicionalmente se juzga livianamente como “avidada” o pillería política, como lo fue por muchos años el presentarse por diferentes partidos o cargos, como sí las estructuras partidocráticas nada más fueran caballos de raza para ser galopados únicamente por jinetes con vaya uno a saber que tipo de exclusividad, lo evitamos con disponer en la normativa que todos los partidos, en un mismo día, elijan mediante internas abiertas sus candidatos.

 


La vida no tiene explicación y la frase puede ser de Perogrullo  risible, fastidiosa, si estamos en el paso en la quinta de papá o comiendo en la costanera, o distrayéndonos en el Shopping, pero las miserias de la naturaleza humana, cada tanto se nos filtran, nos evidencian como lo que somos y como lo que únicamente vemos en quiénes odiamos o en nuestros políticos. Pero también de ese material abyecto estamos compuestos, del mismo que posibilito que una señora emborrache a sus bebés o de la que propinó palizas al que tenía en guarda.

 

El ser humano es el único capaz de desarrollar un goce perverso, es decir una satisfacción enconada con lo razonable, lo estimablemente normal o natural, lo que podría denominarse sano.

El estar inserto en laberinto de lo que se considera anormalidad, genera o determina mayormente, soledad, la caracterización del enfermo, del distinto, del que no es el resto, la aislación, agudizando, profundizando esa grieta, empujando a la víctima a un cono de sombras, donde si no media un triunfo de la expectativa de vida, se da el salto, el corte definitivo con la realidad, el pasaje al acto de la locura, el homicidio, el suicidio el acabóse de formas varias, pero acabóse al fin.

Claro que en ese instante, en esa foto que quedará entronizada en una denuncia penal y en una aberración humana, tuvieron que mediarse aspectos varios mucho tiempo antes, un famoso “caldo de cultivo” que fue gestando lo que termina en tragedia.

¿Cuánto de responsabilidad individual le cabe a un sujeto de menos de 20 años, tercera generación de marginales que toda su vida ha vivido en piso de tierra, en techo de chapa, con dolor de panza de hambre, con la referencia del padre alcoholizado y el hermano mayor drogado, en caso que en un rapto de “locura” por definirlo de alguna manera, gatille un arma contra otro y mate o hiera a un “inocente”? el código penal le podrá poner 25 años o lo que finalmente determinen los legisladores en modificaciones a la norma, pero ¿la vida que se ha llevado, no ya ese delincuente, asesino y todos los adjetivos, sino la situación que ha desembocado en eso mismo ya sabemos que no la devuelve nadie, que la traga esa locura, esa vorágine, tan colosalmente incomprensible que se la arrojamos a dios, como responsabilidad, como problema, como situación de la que no podemos hacernos cargo.

Es que este es punto, en verdad y probadamente se nota en la clase dirigente y en estos casos barbáricos, en nuestra naturaleza también reina ese elemento abyecto de destruir, a lo supuestamente más preciado, a nuestra descendencia, aprovecharnos del más pobre, del más débil, eso también esta en nosotros, sino no lo reconocemos, sino lo combatimos, reinará por siempre y se nos filtrará de tanto en tanto.

El estallido es evidente, por ello, quién no dirá “que barbaridad como puede darle de tomar a un bebé”, es que acaso no te has preguntado, o mejor porque no recordas, el día que tu papá o tu mamá o ambos, so pretexto de hacerte bien, te descalificaron, te ningunearon, te sometieron, te abdujeron, te impusieron, te corrompieron tu libertad, y quizá el tema no pase porque lo recuerdes para machacarlo, mucho menos tomar venganza o algo por estilo, simplemente porque intentes no hacerlo con tus hijos, con los más débiles.

Es imposible y miente quién, desde una posición de poder, no se la hace sentir al otro, como un código tácito, atribulado de machismo en cuanto a sus imágenes (el que la tiene más larga, etc) a su lenguaje militarizado de jinetas, armamentista y sí hablamos en esos términos la mariconada completa de hacerse el pistola mediante el uso de los elementos más primitivos con los que contamos, que además, ante alguien que use mínimante la razón, dará cuenta de aquello de “dime de lo que alardeas y te dire de lo que careces”

Traducción, muy, fácil, muy berreta, muy pelotudo, tirarse contra locas que genera el sistema y darnos conformidad con que lo abyecto, lo demoníaco, lo cruel, lo aborrecible esta en otro lado, lejos, afuera, está muy adentro tuyo, en tus propios seres queridos, forma parte indiscernible de nuestra esencia, lo que hacemos con ella es parte de la diferencia, que mejor por que estos casos de locura contra infantes en vez de que sirvan para el espectáculo resarcitorio de pensar que los infierno están afuera, nos sirvan para mejorar desde adentro.

 

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »