Viernes 25 de Septiembre de 2020

  • 38.9º
  • Cubierto
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

NOTICIAS

BUSCADOR:

La diferencia entre Francia y nuestro muladar.

Tenemos que hacer pensar, en tales significaciones, nosotros pese a pretender descolonizarnos, de salir de la égida eurocéntrica y de pretender no ser arrastrados por las corrientes de la moda, contradictoriamente nos vemos en la obligación (como votar obligados y creernos democráticos) de marcar las diferencias entre lo que somos y lo que ellos, que detentan el poder nos quieren semejar, llevar o hacer creer que podríamos estar cerca. Francia está mucho más cerca, sobre todo París, que la foto que ostentan en su Torre los funcionarios jerarquizados de nuestro sistema de poder provincial. Educamos a nuestros ciudadanos en sus principios (políticos, sociales, electorales) en sus lemas (libertad, igualdad y fraternidad) y el círculo rojo, cultural-dirigencial (además de escuchar Chamame afrancesado) pega algunas lecturas de autores Galos. Pero claro, como le haremos ver, el fenómeno Macron (como siempre le dejamos lo que venimos exclamando hace semanas http://comunaslitoral.com.ar/nota/5925/la-democracia-insumisa ) es mucho más que su conexión espiritual con una mujer 25 años mayor. Macron no sólo está formado académicamente en filosofía, sino que la usa en sus discursos, en sus acciones, en su día a día. Aquí, en nuestro muladar, que por ello llamamos tal, que algunos nos quieren hacer ver como cercano o posible a una Francia impensable de lejana, cuando se realizó el I Congreso de Filosofía política, todos o casi todos los políticos invitados desistieron de asistir o de promoverlo, la misma clase dirigencial, rechazo el proyecto de crear un departamento filosófico provincial y los legisladores nacionales, apenas si apoyaron la iniciativa de un filósofo correntino, de crear por ley el Instituto Nacional de filosofía. La única que la hacen, hablando de muladares, ciertos rateros que ni siquiera son titulados en ella (tampoco se precisa tal titulación pero así lo esgrimen dedicándose a otras profesiones) con aval del estado, son quiénes copiando actitudes sectarias, pretenden ostentar cierto saber para reducirlo como coto de caza. Los filósofos que ha parido esta tierra, son en verdad abortos de la naturaleza, son mal paridos que de acuerdo a la pusilánime acción y relación de su clase dirigente para con ellos, hubieran debido ser abortados antes de nacer.