Miércoles 17 de Agosto de 2022

Hoy es Miércoles 17 de Agosto de 2022 y son las 14:11 - Detuvieron a 2 abusadores que atacaban en el subte / Desde la cárcel, Milagro Sala brindó un discurso para un acto del partido de D'Elía / Los 28 puntos destacados del informe "El estado del Estado" / Emotivos homenajes a Muhammad Alí en las calles de Estados Unidos / Jonás Gutiérrez: "Messi es un genio, siempre lo da todo" / Hay tres sospechosos de violar y estrangular a un chico en Santiago del Estero / El oficialismo celebró la suspensión de Ricardo Echegaray de la Auditoría General / Lionel Messi, prácticamente descartado para el debut ante Chile / Otra jueza dictó un amparo contra el aumento de tarifas / Mauricio Macri "está bien de salud", tuvo reuniones en Olivos y el lunes retomará su agenda / El emotivo recuerdo de Storani sobre su hijo: "Él enseñaba a ser un buen padre"  / Cristina Kirchner publicó un análisis de su hija Florencia sobre la marcha #NiUnaMenos / Cristian Ritondo recibió el alta médica tras cinco días de internación / Roland Garros: el argentino Gustavo Fernández se coronó en tenis adaptado / Corrupción en Brasil: Marcelo Odebrecht entregó USD 3.400.000 a la campaña de Dilma Rousseff / ¿Como sería tu vida si te sintieras apoyado incondicionalmente? / La española Garbiñe Muguruza derrotó a Serena Williams y se consagró en Roland Garros / Perú derrotó a Haití y empezó el torneo con el pie derecho  / El papa Francisco aprobó el proceso para expulsar obispos por casos de pedofilia / Paraguay no pudo con Costa Rica en su debut en la Copa /

  • 20º
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

ACTUALIDAD

11 de julio de 2022

El "Tape" corrupto según la justicia en Mercedes.

“Los vínculos clientelares son paradojales, no sólo por el hecho de que implican dominación y obediencia a la vez que generan lazos afectivos, como lealtad confianza e incluso afecto. También generan tensiones constantes entre el sentido utilitarista y las reglamentaciones simbólicas asociadas a la entrega y recepción constante de servicios. Por otra parte, si bien logran acercar la política a los ciudadanos y acortar las distancias burocráticas, también provocan la exclusión de los sectores que no están integrados en las redes clientelares. Además, pueden ser un caldo de cultivo muy fértil para prácticas que rayan en la ilegalidad, como son los actos de corrupción o cohecho. Sin embargo y aunque no sean relevadas de manera consciente y no aparezcan bien representadas en las encuestas, se trata de un fenómeno profundamente arraigado en las prácticas cotidianas de muchas personas, lo que pone de manifiesto la necesidad de seguir investigando las distintas aristas del fenómeno.” (Arriagada, E. “Clientelismo político y participación local”. Revista Polis. Número 36. Año 2013. Santiago de Chile).

Haber reducido lo democrático al fenómeno electoral, se constituyó en la más grave falta, en la más alta perversión que realizamos, y que pornográficamente, comienza a emerger, el fétido y putrefacto resultante, copiosa, como aburridamente, mediante el accionar corrupto por parte de parte de la dirigencia (clase o casta), política, la que de un tiempo a esta parte se involucró, políticamente, en las distintas latitudes de cualquiera de las aldeas occidentales que se hayan preciado, y lo sigan haciendo, de democráticas.

Al parecer aún deseamos seguir engañándonos acerca de que la política propone otra cosa que no sea la conveniencia directa, es decir el intercambio más concreto, efectivo, como primitivo, instintivo y por ende en algún punto, guaso, guarango y violento, de que sí gana el candidato x nos veremos, quiénes somos convocados a la elección, más beneficiados, en términos económicos, materiales, que sí ganan los otros que se postulan, proponen o promueven para el mismo puesto o cargo.

Esto se ratifica, en los sondeos de opinión o en las investigaciones sociales, que según el ámbito geográfico en donde se lleven a cabo, determinan que en las clases más bajas, humildes o carenciadas, la democracia es donde más afianzada se encuentra en términos de legitimidad. Ocurre que es aquí, en donde el acuerdo, el pacto, el trato, la transa, es más directa, más contundente, más sencilla. El candidato, o los candidatos, ofrecen o dan, bienes concretos (dineros, vales de comida, objetos) a cambio de que el elector, que el votante, el sufragante, el día de la votación les otorgue el voto. Nótese que el pobre, que el marginal, pese a estar cosificado, subvierte la posición de amo-esclavo y es él, quién determina, a quién votará, pudiendo recibir de varios o casi todos los candidatos o pretendientes, bienes para seducir o alquilar su voluntad electoral. Claro que luego de la elección seguirá siendo pobre, es decir volverá a su status de esclavo, que sólo la subvierte en los tiempos electorales, en los periodos de campaña, en donde por intermedio de lo clientelar, asume un rol, momentáneo de amo. Ninguna de las partes, quiere o desea otro tipo de relación. Tampoco el político, que se esclaviza en esos tiempos electorales, recorriendo kilómetros de espacios públicos, posando hasta el infinito y diciendo a todo que sí en cuanto medio tenga enfrente, para olvidarse de todo ello, o despojarse de tal traje miserable y prometedor, una vez que arriba al olimpo en donde la investidura de amo la sostendrá hasta la elección futura en donde tendrá que renovar tales votos, haciéndose el esclavo de los pobres, para sostener el círculo vicioso que tiene como trama, ahora algo más evidente la corrupción como elemento indispensable de las democracias solamente acendradas en lo electoral.

A tal punto se profesionalizó este siniestro lazo de amo-esclavo, que la relación, vínculo o dinámica, se orquestó bajo la denominación de un plan, de "angaú" (supuestamente un subsidio o bono por desempleo) reconocimiento de derechos por ciertas laborales informales, que para la gran mayoría termina en el saco roto, de la dádiva legalizada (otra cosa, que merece ser analizada desde otro pliegue es la economía popular). En este punto álgido, es que en Argentina confronta a la Vicepresidenta con su Presidente a quién puso. Ella quiere que tal lapicera la vuelvan a manejar las discrecionales manos de gobernadores e intendentes, mientras que el jefe de estado, al ser quién distribuye los recursos, prefiere seguir manejándose tal como su hacedora lo hacía en tiempos donde gobernaba su extinto esposo. Claro que tal tensión es apenas un síntoma, que independientemente de cómo se trate o resuelva en nada variará la cuestión de fondo. La conexión, la rúbrica del sistema de intercambio quedó galvanizada. El concepto de trabajo y de ciudadanía, disueltos tal como se entendían en tiempos no muy lejanos. Algunos pretenden buscar la racionalidad, mediante lo que dan en llamar una renta o ingreso ciudadano, pero antes de hacer legal la tensión, suceden supercherías por parte de siniestros hombres y mujeres con poder prestado, a quiénes, la justicia, siempre fuera de tiempo y parcial, arrincona más por una cuestión política que legal. Sin que esto no sea óbice de que son tan delincuentes cómo los otros que conservan poder político para no quedar develados o expuestos en su delincuencia. 

Ocurre que ya ni siquiera es máxima responsabilidad de los sujetos, de los individuos, de los integrantes del circuito. Son también víctimas de precisamente este sistema delincuencial y desquiciante al que sostienen por acción u omisión.     

La forma, más directa, que tiene el político para suscribir este acuerdo con su público, a quién gobierna o representa, es el dinero, contante y sonante (como expresión simbólica del valor de intercambio del sistema que exige y demanda el resultado o resultante numérico) que administrará bajo los cánones legales o bajos las normas formal como institucionalmente establecidas, pero que no alcanzan en ningún grado para plasmarse como reales, en todo caso siempre imaginarios en su condición ilusoria (del que promete a sabiendas que no cumplirá y del pobre o marginal que no le queda más que querer creer). 

El plano de la gobernabilidad o de la representatividad, queda en también en el registro de los planos simbólicos o imaginarios (dado que trasvasa las diferencias de clase), que es donde orbita la relación que cultiva el político con los otros ciudadanos, los llamados de “clase media” o independientes. Estos, por lo general, estudiantes, profesionales, sin las necesidades básicas insatisfechas, con la posibilidad y las ganas de abstraer los vínculos, más allá de lo concreto, creen buscar o tener con esa política, una relación que esté tamizada, referenciada por los valores ideológicos y transmitida por la cadena de valores de lo comunicacional y lo mediático.

Es por esta razón que el político, el amo del reducto de la democracia electoral, invierte y mucho en los medios de prensa o en el estadío reactualizado del espejo que es el de la "selfie" o las imágenes por redes (mundo virtual que pandemia mediante suplió al asequible) dado que es a ese sector, especificado y parcializado presto a este consumo (de este número de aplausos, de réplicas, de emojis), a quién le está hablando, o al que lo adormece. Es el rey desnudo, del cuento de Andersen, que necesita y precisa, pese a su condición de estulto, hacerse escribir los mejores discursos, colgarse las medallas del prestigio más destacadas, para esconder su intencionalidad más intensa, que es la de forrarse los bolsillos de bienes muebles e inmuebles mediante la administración de los recursos públicos. Para esto, le viene como anillo al dedo, las figuras acartonadas de los supuestos partidos políticos que promueven o defienden ideas, dado que crea, mediante este ardid, una trampa caza-bobos, en donde se cansan de caer pseudo-intelectuales, románticos o adolescentes tardíos o eternos, que creen que el mundo de las ideas sirve para algo más que no sea para camuflar la relación directa entre el manejo discrecional o corrupto, de los dineros públicos, por parte de los políticos encaramados en el poder, democracia electoral mediante. O en el peor de los casos, el "mayordomo" de un matrimonio poderoso, como sucedió en Mercedes, que de maestro pasó a productor agropecuario, experiencia política mediante, con procesamiento ratificado por peculado. 

Este es el valor casuístico, como hasta ahora oculto, o no blanqueado, no reconocido, no especificado, que proponen las democracias electorales para su funcionamiento. Esta es la razón por la cual, se pueden observar, como se seguirán repitiendo, grandes escándalos de corrupción, que supuestamente sorprenden a esas clases medias, que para no quedar como cómplices se muestran sorprendidas, ante lo que siempre estuvo tácito o expresado como secreto a voces.

En el caso puntual, se resolvería la situación política, suspendiendo al Intendente y en el caso de que no pueda sostenerse a la vice, convocando nuevamente a votar a los ciudadanos . 

Nótese que la justicia, en distintas latitudes, usa precisamente este catalizador, o esta categoría de “delación premiada”, o la figura legal de “imputado colaborador” o “arrepentido” para hacer juzgable lo que no es más que un sistema en sí mismo. En Mercedes, no fue necesario, la figura o el encuadre legal, dado que el denunciante fue quién ejercía como jefe político del denunciado, razón por la cuál dejaron de vincularse políticamente. 

Sin embargo, la cuestión de fondo, como una supuesta solicitud popular o de fervor “democrático” el ir al fondo de la cuestión, sería precisamente esto, el desarmar, el desarticular, el deconstruir las democracias electorales, y transformarlas en otra cosa, en el caso de la ciudadanía en su conjunto, quiera o pretenda otro tipo de organización política.

Esto es lo que está en juego en verdad, o lo que podría estar en juego. O seguimos jugando a que somos sorprendidos, al pavor de lo democrático electoral en su vertiente pornográfica del intercambio puro y duro del que somos parte y que nos gusta, encanta, entonta y enloquece o nos despabilamos y emprendemos un camino en donde, como condición necesaria para construir una nueva forma de organizarnos políticamente, el primer punto a tener en cuenta es desactivar el dispositivo frenético y febril de la democracia sólo entendida como una cuestión electoral, que termina fagocitando a todo lo otro que podría ofrecer la democracia en su sentido lato y que promete sin cumplir, por tener corrompidos sus principios de ejecución en el plano de lo real.

Por Francisco Tomás González Cabañas. 
 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!