Domingo 3 de Julio de 2022

Hoy es Domingo 3 de Julio de 2022 y son las 08:05 - Detuvieron a 2 abusadores que atacaban en el subte / Desde la cárcel, Milagro Sala brindó un discurso para un acto del partido de D'Elía / Los 28 puntos destacados del informe "El estado del Estado" / Emotivos homenajes a Muhammad Alí en las calles de Estados Unidos / Jonás Gutiérrez: "Messi es un genio, siempre lo da todo" / Hay tres sospechosos de violar y estrangular a un chico en Santiago del Estero / El oficialismo celebró la suspensión de Ricardo Echegaray de la Auditoría General / Lionel Messi, prácticamente descartado para el debut ante Chile / Otra jueza dictó un amparo contra el aumento de tarifas / Mauricio Macri "está bien de salud", tuvo reuniones en Olivos y el lunes retomará su agenda / El emotivo recuerdo de Storani sobre su hijo: "Él enseñaba a ser un buen padre"  / Cristina Kirchner publicó un análisis de su hija Florencia sobre la marcha #NiUnaMenos / Cristian Ritondo recibió el alta médica tras cinco días de internación / Roland Garros: el argentino Gustavo Fernández se coronó en tenis adaptado / Corrupción en Brasil: Marcelo Odebrecht entregó USD 3.400.000 a la campaña de Dilma Rousseff / ¿Como sería tu vida si te sintieras apoyado incondicionalmente? / La española Garbiñe Muguruza derrotó a Serena Williams y se consagró en Roland Garros / Perú derrotó a Haití y empezó el torneo con el pie derecho  / El papa Francisco aprobó el proceso para expulsar obispos por casos de pedofilia / Paraguay no pudo con Costa Rica en su debut en la Copa /

  • 20º
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

CONFESIONES

7 de noviembre de 2021

Todas las noches son esa noche.

Corría el invierno de 1985, transitaba mis 4 años. Padre y madre que no vivían juntos en lo real, sino en lo simbólico, habían decidido llevarme de vacaciones a Bariloche. Hasta aquí lo reconstruido, se podría agregar todo lo concerniente al contexto de aquél tiempo en un lugar dado, sin embargo estaría de más. El recuerdo me impacta y seguramente el haberse producido la desgarradura de manera tan contundente y profunda, sea la más preponderante y la que intento reparar, una y otra vez, hasta que al fin ya no vuelva más a ella.

Todos duermen, ellos duermen. Estoy sólo y consciente de mi soledad. Sé, endemoniadamente, que por más que los pueda despertar, para que me ayuden o me brinden respuestas, no lo podrán hacer, no las tendrán. 

El lugar me protege y desguarnece a la vez. No me es familiar, es una habitación rentada, de hotel, de calidad, confortable, pisos de madera que refractan calor o una mullida alfombra aterciopelada lo mismo dará, paredes vigorosas sin grietas, manchas, ni filtraciones. El afuera atemorizante, donde probablemente nieve, se me hace presente sin más, fundando mi conciencia.  

Siento el rigor de la discrecionalidad, alguien decidió o fue el azar, lo mismo será, desde aquella vez y para siempre, para mí. 

Súbitamente, me pregunto, ¿Que pasaría sí no vuelvo a despertar?. Asumí desde esa vez que tal interrogante me acompañaría durante toda mi vida, el sentido de ésta, conjeturar, ponerle palabras, emociones y sensaciones, a las diferentes respuestas, siempre circunstanciales y carentes de veracidad, ante la interpelación esencial y crucial. 

Antes de que caiga el sol, me dedico al misterio insondable de investigar de dónde proviene el poder de esa pregunta, su discrecionalidad y determinación. 

Se me cruzó en el camino el amor, la serenidad y más de un rol. Agradezco y disfruto de tantas posibilidades impensadas e imposibles de narrar, de tu beso, de tu abrazo, de tu saludo y también de tu indiferencia y de tu puñal.

O todo o nada será casualidad, lo cierto es que fue en la ciudad próxima al arrayán, derivada del término mapuche “Vuriloche” que significa gente del otro lado de la montaña, donde quedó, en ese lado para siempre, mi yo fundante y fundado. 

Volveré sin dudas a buscar a ese niño atemorizado, le secaré la lágrima que rueda en su mejilla, el poder me responderá algunas preguntas y en el mientras tanto, como cualquier otro en la diversidad de las historias, me seguiré fastidiando por una cuita menor, festejando otro cumpleaños, gritando un gol, agradeciendo haberte conocido en este compartir tan nutrido y porfiado. 

La última noche será cazada la lechuza de Minerva que inicia su vuelo al caer el crepúsculo y en el cenit de su despliegue, caerá indefectiblemente, sin necesidad de que, al fin, imploremos por otro amanecer.   

Por Francisco Tomás González Cabañas. 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!