Viernes 4 de Diciembre de 2020

  • 26.1º
  • Nublado
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

ANÁLISIS

13 de junio de 2020

Menos Ideología de Género, "anti-racismo" "tóxicos" y más Diferencial de Recursos

Ofrecemos una perspectiva alternativa para abordar los problemas de violencia social.

Por el Psic. Alejandro Segura Chávez 

Baró siguiendo a Weber, nos dirá que el poder es el “carácter  de  las relaciones sociales basado en la posesión diferencial de recursos que permite a unos realizar sus intereses, personales o de clase, e imponerlos” (Baró M, 1989, p. 101).

Diferencial del Recursos, esto será clave para la propuesta alternativa, que hoy propondremos ante lo que se pretender mitigar o erradicar: La violencia y la discriminación.

Últimamente el mundo ha presenciado un concierto de protestas sociales, por diferentes cuestiones, algunas de ellas luchas antirracistas y en petición de no más mujeres asesinadas, los “tóxicos”.

 

 

La lucha contra la violencia de género que es contraproducente a la igualdad
 

No daré estadísticas, porque seguro de eso ya les han atiborrado, sin embargo es evidente que hay problemas sociales que requieren una solución, aunque el enfoque para resolverlos me parece el inadecuado e incluso contrario a su fin.

Cuando hablan de “Feminicidio” el asesinato de una mujer por ser mujer, me parece un juicio atrevido, solo los que le dan tanta importancia al género, son los que generan desigualdades en ello. Pues,  nadie mata a una mujer con una puñalada de género masculino, lo hace a través de golpes y/o armas ¿Qué son estos golpes y armas? Son lo que menciona Baro, diferencial de Recursos. En otras palabras, el golpe más qué género lo que tiene es fuerza (F: m.a) y la arma ni se diga. Dicho de otro modo, el género solo probabiliza tener una serie de recursos en comparación con el otro género, que entonces es posible pero poco probable una mujer sea más fuerte físicamente que un hombre.

Así, pues, si un asesinato lo evaluamos por algo tan polimorfo en cuestión de recursos como lo es el género, no podremos atender el problema de la mejor forma, entonces nuestros ductos no ayudaran mucho. No es el género el que violenta, es: La persona + los recursos + el deseo de dañar.  Entonces así, nos ayudará a no fetichizar los géneros, como hombres malos y mujeres buenas, solo hay personas que violentan. Y son los actos los que deben ser juzgados. Solo el hombre que mata a una mujer por  ser mujer, es aquel que ha fetichizado su objeto de destrucción, es decir, habrá los asesinos seriales que matan ancianos, otros niños, otros en efecto mujeres. Pero no cualquier asesinato de mujer, es feminicidio.

 

La lucha antirracista que termina por perpetuar el racismo

¿Qué les hace pensar que EUA no invade a Rusia por cultura y diplomacia? No lo invade porque no tiene los recursos suficientes. ¿Entonces EUA invade Panamá, por que odia más a Panamá que a Rusia? No, lo invade porque le es más factible, no es una cuestión de identidad sino de recursos.

Sobre las protestas antirracistas, creo que estar “del lado de los negros” es precisamente racista. Si realmente queremos eliminar el racismo, tenemos que juzgar a cada persona por sus acciones, ya después volteamos a ver el color de piel. Yo digo, no, no se trata de estar a favor de los negros o los blancos, sino a favor de los comportamientos justos y en contra de los injustos. Así se acaba el racismo.

Con esto, propongo así, políticas orientadas a equilibrar dichos recursos, no enfocadas en el género o raza, sino en los recursos específicos de esa persona. Y a su vez, como alguien que está en contra de buscar todas las respuestas en el Estado, sugiero que seamos conscientes del diferencial de recursos para 1) si somos personas civilizadas, no abusar de ello 2) para que hagas algo para protegerte lo más posible, ante un evento que te ponga como el más vulnerable.

El error de nombrar tóxico al otro

Otro tema, significativo aquí, es la constancia a nombrar en nuestras relaciones sociales como “tóxico” al otro. Es suave para nuestro ego, creer que los demás son el problema, pero ¿Hacia dónde nos está llevando?  Hasta ver al otro como un producto, en su valor de uso: “Me sirves, te quiero. Me pides un esfuerzo para estar bien, eres tóxico” 

Eso sería el lema más extremo, yo propongo un enfoque más justo, a  mi juicio. Si bien es verdad, que alguien deliberadamente no te desee el bien, vaya, sí que sería importante alejarte lo más posible, si ese alguien te desea el bien pero por más que intenta te daña fuertemente, igual, pero cuando un vil humano con sus defectos te sugiere un esfuerzo mutuo, entonces me parece exagerado el término “tóxico”.  Si comenzamos a entender esto, de las relaciones con el otro, más como una negociación, un intercambio de recursos, creo nos iría mejor.

¿Qué es una negociación? Una relación donde ambas partes intercambian bienes, básicamente el pilar de la civilización. Dicho esto, cabe hacernos la pregunta ¿Qué busco del otro y que estoy dispuesto a ofrecer por ello? Entonces, el narcisismo se acaba, no hay “toxico” sino personas con las que no lograste una negociación donde ambos se sintieran bien y relaciones con una buena negciación. Aguien tóxico es solo aquel que no esta dispuesto o es incapazde negociar, y en ese aspecto todos estaríamos sin intención convirtiendonos en los "tóxicos" del otro. 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Escribir un comentario »

Nombre
ANONIMO

Comentario
Creo que tu análisis es insuficiente. Si el poder se deriva del acceso diferencial a los recursos, se sigue que las mujeres y los miembros de grupos minoritarios (como los negros) tienen menos poder porque tienen menos acceso a los recursos y por ende no pueden protegerse de la violencia; es decir, son más vulnerables porque la repartición de recursos en las sociedades es sencillamente injusta. Eso no se resuelve "juzgando a cada persona por sus acciones"; se resuelve reduciendo la injusticia, cosa que sólo puede hacer un Estado porque, como es obvio, los que se benefician de un sistema injusto no lo van a querer cambiar jamás.

Responder