Viernes 4 de Diciembre de 2020

  • 26.1º
  • Nublado
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

POLíTICA

30 de mayo de 2020

Carta abierta de un correntino al Gobernador Capitanich.

Puente de por medio y pandemia mediante, los que poseemos un vínculo laboral, emocional, familiar, educativo, cultural o por simple proximidad padecemos aún más las restricciones impuestas por la única cura ante el virus, de comportamiento tan inexplicable, como el azar o la suerte. Referimos a esto, porque, en razón de verdad, usted como gobernador de su provincia, tuvo la mala fortuna de que los primeros contagios se dispararan de una manera diferente a lo que sucedió de este lado de la orilla. Nobleza obliga, debemos reconocer que los aspectos de políticas públicas no tienen que ver únicamente con cuestiones providenciales. De lo contrario habría que achacarle también a la suerte, la grave epidemia de dengue que asoló su provincia, años atrás, y, por tanto, le correspondería el nada agradable mote de “yetudo”.

Sin embargo, estimado Gobernador y con todo el respeto a su investidura, y sobre todo a los hermanos chaqueños que privados de agua, de salud, de educación y de dignidad, lo continúan votando, bien vale recordar ciertos aspectos de su frondoso “expertise” en el manejo de la cosa pública. En aquel gobierno suyo, la Ministra de salud de entonces era su mujer. Sí nos remitimos a sus incontables proyectos, que desandó tanto como Senador e implementó como Ministro nacional, el de realizar pericias psicológicas a funcionarios políticos, no sólo que funge como una excelente idea sino que en caso de haberse implementado, bien sabe qué, salvó que el nepotismo fuese un criterio, la compañera Sandra difícilmente habría accedido a ocupar una cartera por un concurso de oposición y antecedentes. Dengue al margen, pese a los chaqueños afectados, en este último período presentó una propuesta de reforma constitucional, de avanzada y fundamentada en criterios de una democracia modernizada, como siempre habiendo llegado, o retornado (y no es un chicana decir que usted sabe de retornos, dado que volvió después de Chiyo y de Domingo) luego de ganar unas elecciones PASO, en donde, usted tuvo la boleta larga. Sí la más larga, a decir de los recalcitrantes machistas, usted prevaleció en agosto, entre otras razones, porque fue bajo la protección del poder omnisciente de la compañera Cristina (para no decir "machirulamente bajo su pollera). Esta es su particular forma de entender la democracia. Siempre y cuando, se adecúe a sus intereses, tal como concibe la defensa de la libertad de expresión. La inolvidable escena que regaló al país, rompiendo el diario, fue aún más fuerte, que la copia que pretendió ridiculizarlo, mediante “Oriana Oggi Junco”. Recientemente, algunos periodistas, incluso partidarios a lo que usted expresa como fe política, se vieron sorprendidos en su buena fe (no hablamos de los que actuaron ex professo), al compartir en redes, una información no confirmada (que es diferente a lo falso o mentiroso) de que estaba afectado como no lo estaba ni estuvo, y que por ello, activó desde su poder una demanda hacia ellos.“ Ajustar para abajo y aflojar para arriba” tal como lo expresa Cristina en su alegoría de la lógica del tornillo, inferimos por esta, como por otras acciones, forma parte de su proceder político. Los justicialistas correntinos, lo saben mejor que nadie. Usted tuvo y tiene mucho que ver, con la designación del actual interventor del PJ correntino, el diputado del Parlasur por su provincia y presidente del instituto de capacitación política Juan Perón, del que usted, casualmente es también Presidente pero honorario. No sería producto del azar entonces, que antes de que se sentara con el gobernador de Corrientes (antes de la pandemia, obvio), lo sentó al diputado-interventor con el vicegobernador de ECO-Cambiemos, para tal vez garantizar, lo que aquí es un secreto a voces y que ni la pandemia puede detener; regalar al espacio a los hijos de, o de la “Cámpora” para asumir la representación integral del PJ, a los efectos de ponerle un sparring débil, que le facilite un período más de gobierno provincial a los radicales correntinos. Las razones de esto, las sabrá usted, siempre tan entendido en las cuestiones de súper-estructura, sólo comprensibles a su labia locuaz y condición de hábil declarante, con la que no se cansa de fatigar una y otra vez, a los medios de comunicación que le pongan un micrófono o cámara para que se explaye, se pavoneé, con sus cifras exactas y conceptos claros. Finalmente, la única razón de esta carta abierta, es que tome medidas con el pobre señor, al que usted, viene bendiciendo con cargos desde hace tiempo. Sí usted sabe muy bien de quién estamos hablando, el señor beneficiado por la lotería que lo depositó en que tenga confianza en él. No haría honor a lo que usted es, que no pierda su confianza, pese a las execrables declaraciones que tuvo, desde su condición de hombre público con la que lo sigue bendiciendo, para con los correntinos en general y para los chaqueños en particular, que seguramente, serán incontables los que no se sientan reflejados con tamaña ofensa proferida en tiempos en donde los hermanos nos debemos unión y serenidad. Finalmente, Gobernador, nunca me hubiese gustado escribirle estás líneas, pero siento, como tal vez muchos de mis comprovincianos, que uno de los suyos, nos faltó el respeto, mal, actué en consecuencia, no todos los correntinos le debemos cosas a usted o pensamos que nuestra suerte social o política depende de cómo mueva su tablero, sin importar las piezas que sacrifica. No olvide lo que decía Néstor Kirchner y que figura en la página de entrada del portal del PJ nacional "No pasarán a la historia aquellos que especulen, sino los que más se la jueguen”. Frase que tal vez la tomó de Virgilio en su célebre “Fortuna audaces iuvat”.  

Atentamente. Francisco Tomás González Cabañas.  

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s el primero en escribir uno!