Lunes 25 de Mayo de 2020

  • 23.9º
  • Soleado
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

L@PIZ EN MANO, POR NOELIA BARCHUK

28 de marzo de 2020

LOS DOMINGOS

Con la cuarentena ya no sabemos qué día es hoy. Un relato para recordártelo. Con gustito a domingo.

LOS DOMINGOS

De Noelia Barchuk

     Cada vez te gustan menos los domingos. La cosa no es nueva: hace unos años, quizás cinco, que no soportás el día dominical. Como en su momento fueron los sábados. ¡Siempre a contramano, vos! Mientras tus compañeros morían de ganas porque llegara el bendito día, vos morías de ganas de que terminara. Comenzabas la semana fresquita como una lechuga, claro que eso no era buena señal, pero qué más daba. En aquel tiempo y a esa edad adolescente se hacía caso a los padres, y los tuyos siempre fueron ¿aburridos? No, aburridísimos. Te contagiaron desde la cuna eso: que mejor quedarse en casa. Primero lo aceptaste por obligación, luego no sé qué pasó.

    En fin, ahora que no sos tan joven, ahora te pasa con los domingos. “El día de la familia”. Por cierto, la tuya, representada por padre, madre, hermano, cuñada y tres sobrinos, está lejos. En realidad, no tanto, pero sí lo suficiente para perder cotidianeidad, cariño en lo simple y sencillo del convivir. Recuerdo cuando llegaste a Resistencia. ¡Fue un sueño que aceptaran fueras a la universidad! Te acomodaron en un lugarcito en casa de tu prima, y todo te parecía bien. Pero extrañabas tanto tu pueblo que te arreglabas con la plata, los libros y las horas para regresar dos veces por mes. Luego, fueron espaciándose las visitas. Ahora vas para Pascua o Navidad, y tenés dos momentos de inmensa alegría: al llegar y al irte.

      En tanto a la familia que tenés acá, cerquita de vos, se resume en algunos buenos amigos, reales y virtuales, tu trabajo y la foto prendida con imán en la puerta de la heladera.

    Enviudaste hace tanto como el tiempo que aborrecés los domingos. Aunque nunca te casaste (porque lo realizarían más adelante), te sentías de veras en santo matrimonio. Cuán arrepentida estás del uso del DIU; hubieses tenido algo vivo de él, alguien de quien preocuparte, a quien ayudar a crecer, a quien amar. Pero no, los hijos también estaban anotados en la lista de “a largo plazo”, y a largo plazo todos estaremos muertos, reza la frase de un célebre economista.

    ¡Sí, los domingos son un fastidio! Tus pares siguen disfrutando del día anterior, pero mucho más del domingo-asadito-felicidad. Esa alegría dominguera de fútbol, aire libre, encuentros, risas. ¡Ay, ay, ay…! Cómo se diluye tu sonrisa en el amargo café de los domingos; es un clásico, la letra para un tango.

    Me pregunto por qué no te comprás una gata. Siempre te gustaron los felinos; claro, el consorcio no deja tener animales domésticos a los inquilinos. Ése es un lujo reservado para los propietarios. Una ridiculez de acá a la Antártida; pero te agradan estos metros cuadrados. Seguro que aún recordás cuántas veces se olvidaba las llaves y te gritaba “mi amor”. ¡Qué desubicado!, todavía es un misterio que no llamara por el portero eléctrico. Cierto que estás en el primer piso, pero… alguna queja de los vecinos ligaban.

    ¿Será? Escucho sacaste el CD y prendiste la radio. ¡Qué salvación! Los acordes del Himno Nacional llegan como un bálsamo redentor. Significa que ya pasó. Fue. Chau domingo. Lunes otra vez en la ciudad.

    No me tengas miedo. No me veas de reojo y a desgano. Sólo devuelvo tu imagen en mi reflejo. Dejame te susurre un anhelo: que seas feliz, o al menos lo intentes, buscando ese terrón de azúcar que endulce los días. Y los domingos también.

 

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

AMADEUS KAFKA

Que escrito tan real para muchos, cuántos habrán que odian un día y odian la lluvia y al sol y al frío. Odian simplemente vivir, porque nunca le han encontrado la cuadratura al círculo. (Recuerdo que así nos decía mi abuela materna). Ojalá pudiéramos darnos la oportunidad de encontrarle sentido a la vida y a vivir; y que no solo sea para variar, como ir a trabajar todos los días. Porque se tiene que hacer. Gracias amiga mía, tan bello y gratificante en leerte. Dios te bendiga siempre. 😇🙏

Responder a este comentario

AMADEUS KAFKA

Que escrito tan real para muchos, cuántos habrán que odian un día y odian la lluvia y al sol y al frío. Odian simplemente vivir, porque nunca le han encontrado la cuadratura al círculo. (Recuerdo que así nos decía mi abuela materna). Ojalá pudiéramos darnos la oportunidad de encontrarle sentido a la vida y a vivir; y que no solo sea para variar, como ir a trabajar todos los días. Porque se tiene que hacer. Gracias amiga mía, tan bello y gratificante en leerte. Dios te bendiga siempre. 😇🙏

Responder a este comentario

AMADEUS KAFKA

Que escrito tan real para muchos, cuántos habrán que odian un día y odian la lluvia y al sol y al frío. Odian simplemente vivir, porque nunca le han encontrado la cuadratura al círculo. (Recuerdo que así nos decía mi abuela materna). Ojalá pudiéramos darnos la oportunidad de encontrarle sentido a la vida y a vivir; y que no solo sea para variar, como ir a trabajar todos los días. Porque se tiene que hacer. Gracias amiga mía, tan bello y gratificante en leerte. Dios te bendiga siempre. 😇🙏

Responder a este comentario

Martha Ayala

Muy bueno, Noelia, representa esa cosas que no nos permitían, y rememorando nos da un puntapié el algún rincón, de puro rebelde nomás, abrazos de poesías.

Responder a este comentario

Jorge ( el Caballero Castillo)

Me encanta la forma que describes un día cotidiano, lo vuelves extraordinario con tus letras. Gracias..

Responder a este comentario

nombre

Añoranzas ....... excelente escrito Noelia y escribí primero añoranza porque se extraña a la familia la vida cotidiana lo q nos hace un poco felices y saber q llegarán

Responder a este comentario

Elsa centu

Muy bueno!!

Responder a este comentario

Carlos Ayus.

Muy bueno...

Responder a este comentario

Roberto Biolchi

Realista ,me encantó ,no apagemos la chispa de la vida antes de tiempo

Responder a este comentario

Roberto Biolchi

Realista ,me encantó ,no apagemos la chispa de la vida antes de tiempo

Responder a este comentario

Aníbal

Recordar la niñez, comprender la adultez y sentir el futuro. Para cada individuo es una experiencia de calidez o amargura, sea cual sea el caso sentir es lindo, expresar y evocar situaciones es intenso. Agradecido por hacernos soñar un día Domingo. Saludos !

Responder a este comentario

Roberto Biolchi

Que la chispa de la vida se mantenga con la intensidad que nos define ,me encantó ,muy interesante

Responder a este comentario

Roberto Biolchi

Que la chispa de la vida se mantenga con la intensidad que nos define ,me encantó ,muy interesante

Responder a este comentario

Nike

Tan verosímil querida Noelia, me sentí identificado, voy a querer los domingos y el terróncito de azúcar desde ahora. Cuídese mucho y siga tirando de las letras, ya nos veremos por el mundo.

Responder a este comentario

Silvia

Muy bueno

Responder a este comentario

Amílcar

Remiscencias de épocas no tan remotas que se alojan en algún cluster de la memoria. Ojalá se pudiera jalar del cordel de la vida para cambiar algunas decísiones y volver a revivir algunos momentos. Una buena narración que aparte de llevarnos a navegar por otros días como éste nos invita a la reflexión.

Responder a este comentario

Pablo

Me hizo mirar por el espejo retrovisor y recordar vivencias de nostalgia y melancolía, cuando estudiaba lejos de mi ciudad y de Chaco.

Responder a este comentario

Pablo

Me hizo mirar por el espejo retrovisor y recordar vivencias de nostalgia y melancolía, cuando estudiaba lejos de mi ciudad y de Chaco.

Responder a este comentario

Noelia Barchuk

Muchas gracias a todos quienes prestaron su tiempo en leer y comentar. El lunes 6 de abril saldrá el próximo relato. Los abrazo. #YoMeQuedoEnCasa

Responder a este comentario
Escribir un comentario »