26 de noviembre de 2019

Camau nuevamente con viento en popa.

Es imprescindible que Camau entienda, lo que se le criticó, quizá excesivamente, en su experiencia anterior por la gobernación. La política no es el arte, solamente, de recorrer barrios, “estar con la gente y articular soluciones”, convocar consultores extranjeros y estar pendientes del marketing y de la declaración de prensa. Política, como podemos ver en este resultante, también, es haber “cerrado filas” con el Camporismo (mediante Wado de Pedro y de Máximo) sin con ello distanciarse del resto del peronismo no k (¿Albertismo?). Y esto, es el gran trabajo de Camau en este tiempo. Algunos lo llaman, peyorativamente “la rosca”, quizá lo pueda ser en exceso, pero es condición necesaria, el tejer buenas relaciones con focos del poder, sin necesidad de alardearlo en los medios o de estar permanentemente en campaña. Camau, ha ganado mucho más que recorriéndose 40 veces toda la provincia, incluyendo parajes y zonas desoladas. Camau, ha quedado, mal que le pese a sus detractores, como el hombre en Corrientes, con mayores posibilidades de suceder a Valdés en caso de que Alberto sea nada más que una versión edulcorada de Cristina.

Esta fortaleza, Camau la debe capitalizar puertas adentro de su espacio. Primero, deberá agrandarlo, es decir, representar al Peronismo, no sólo los fundamentalistas a quién en última instancia les volverán a bajar línea de Nación (tendrá que hacer reuniones de politiquería y convencer a esos dirigentes que siempre la juegan por la bolsa que sí él llega tendrán un espacio digno en su gobierno). A cambio deberá pedirle a esos “compañeros” que le dejen las negociaciones libres, reconociendo también que se equivocó, sobre todo en los legisladores provinciales de 2013 y 2015, pero que ha aprendido de ello.

Con respecto a los posibles acuerdos con partidos provinciales, los debe manejar “de taquito” con la supervisión del “Presidente Alberto” y su solicitud de bajar línea a los extremistas cuando tenga estallado el país y Corrientes sólo sea lo que es, una mera provincia que conviene tenerla atada desde la botonera de Balcarce 25. Desde el Naranja de Tato, al liberalismo, con todo o casi todo en el medio, tributaran para el Presidente, todos deberán tener las puertas y alguna ventanilla también, abierta, mediante Camau, claro está, sin tanta prensa, sino con más rosca o es sentido del tejer político. 

Finalmente Camau, podría asestar un golpe de gracia al radicalismo gobernante. Por más que suene alocado, con tanto tiempo de anticipación, una vez que logre ser representante de todo el Peronismo, que tenga la llave con los partidos provinciales para que hablen o “gestionen” con el Presidente Alberto o en lo que devenga, tendrá que jugar dentro del radicalismo. Esto es, deberá hacer sonar por lo bajo, que su vicegobernador será radical. Tendrá que tabicar, con mucha cintura y astucia, dentro del núcleo duro de la UCR Provincial. Y cuando se plantea esto, obviamente que no deberá tener en cuenta a los artistas u otros freaks que usan al centenario partido para sus negocios personales. 

Claro que “decir es fácil”, nosotros en verdad refutamos con “más pensar no” y Camau tendrá que rodearse de quiénes le aporten ideas, no tanto de proyectos o de campañas, sino de alternativas como para como surfear en las “arenas del poder”, demostrara en lo que resta de este año y todo el que viene, sí es que su experiencia anterior lo transformó en el político capaz de hacerse con el gobierno provincial, o sí solamente es el rostro asequible para ganar algunas elecciones y perder otras siempre cerca del poder nacional, independientemente de la línea ideológica que esté al mando. 

 

 

 

COMPARTIR:

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »