Top tres de Legisladores del Chaco con mayores y mejores prácticas democráticas.
Por una Democracia inclusiva en la tierra sin mal y sin pobreza.

  ACTUALIDAD  15 de diciembre de 2018
Uno que viola poco.
Tal como la frase escrita por el hijo del gobernador de Corrientes, en alusión a un sujeto con varias denuncias por agresiones y violencia sexual, el cantor de tangos, de acuerdo a un relevamiento en redes sociales (consultora meridional) tendría casi un 70% de credibilidad en la tierra sin mal. Sin duda este número es un claro síntoma de que el cambio de época no llega a Corrientes, al menos en cuanto a la temática cultural, en relación a lo que en otras urbes se considera el hetero-patriarcado y sus dictados o implicancias. Sí bien, y apurado por la corrección política (o el maquillaje dado que no hizo lo mismo cuando acompañó, en complicidad, la postergación de la paridad de género, que él mismo promocionó y a la que obedeció, por mandato de su presidente partidario reciente, pausar o congelar) salió a pedir perdón público, por la red social del pajarito, por las afirmaciones de su hijo, podríamos afirmar que este se constituye también en un representante, casi natural del pensamiento del correntino promedio; eligen suavizar o edulcorar que un hombre tenga múltiples denuncias por abusos y agresiones sexuales, mostrando apoyo público hacia estos o animosos cuando no amistosos.

Pero, ¿cuál es o cuál sería la principal cuestión para abordar esto mismo? Lo leemos en el siguiente texto del ensayista, Francisco Tomás González Cabañas. El poder siempre es abusivo, más allá del género. La discusión que orbita de un tiempo a esta parte, en ciertas aldeas occidentales, se oculta tras o debajo de la falda, del viejo estereotipo de lo femenino. Entendible y comprensible que así resulte, sin embargo, podríamos ir más allá del fenómeno de lo actual y del trauma  (de la herida) del ayer. Dentro de la pollera del significante mujer, estamos alojados tanto los que  abogamos, o las que abogan, sobre todo, desde una perspectiva de víctimas históricas, por una compensación o igualdad con respecto a lo masculino (muchos de los cuales, nos hemos aprovechado de tal privilegio o al menos no nos lo hemos cuestionado muy seriamente) como así también los que desde el nuevo pliegue de la escenografía del poder, pretenderán, seguir embanderados en el sexismo, cambiando o deconstruyendo la nominalidad del género, para revitalizar la disputa eterna, que se desliza mediante el poder, usando agonalmente a lo femenino contra lo masculino.

Aquí comienza la mezcla y la confusión. Buscadores de justicia, se mimetizan con quiénes sólo pretenden venganza, o en el mejor de los casos, continuar con la disputa real, entre el poder y lo que se revisten en sus pliegues, en sus bordes, ocultándose entre lo femenino y lo masculino, como meras máscaras de una lid que pervive en el  poder en su continúa disputa, de la imposición por la imposición misma, sin que esto pueda ser cuestionado u observado.

Ni lo masculino antes, ni lo femenino ahora, podrán ser constitutivos para un salto de calidad en lo humano, en la medida que no se propongan abordar al poder, pudiendo concebirlo sin su innatismo, abusivo que nos ha dejado y nos sigue dejando perplejos más allá de que vistamos polleras o pantalones, sea porque lo deseamos o porque nos lo impusieron desde un sistema cultural que muy agradablemente se cuestiona, muy a menudo, en sus formas, sus vestimentas, pero no su fondo o sus conceptos.

Los envases en lo que viene el intercambio, no pueden determinar hasta donde llegaremos con él, hasta donde pretendamos llegar. Posiblemente, tales límites, sean el territorio marcado desde el que no podamos salir.

Encerrados en el barrio, de la categoría género, en la manzana, en la circunscripción, de la genitalidad, finalmente perecemos en las cuatro paredes que nos determina en nuestra incapacidad por producir, una emoción que nos desborde de nuestra humanidad apocada, cercada, por lo que portamos para sentir y vivir nuestra experiencia de seres sexuados, limitados en el horizonte de esa complejidad que necesariamente, terminará en batalla, en enfrentamiento, por imponer, lo que se nos ocurra, sin que dejemos de ser unas meras marionetas de las tensiones del poder.

En definitiva terminamos, debajo de la pollera o del pantalón (de acuerdo a quién lo quiera ver y cómo) de la oblicuidad de ese poder, que se balancea y desbalancea, usando nuestros cuerpos y deseos para librar la batalla que pervive más allá de nuestras formas, de nuestras maneras, de nuestros envases, imposibilitándonos, llegar a tal posibilidad de preguntarnos, acerca de qué es lo que necesariamente busca ese poder, o qué buscamos con él, más allá del género en el que hayamos caído, del que nos percibamos o del que deseemos, o como nos llamemos o de quiénes seamos.

La disputa debiera ser con ese poder, con su tensión, con sus fines y determinaciones, sin embargo no nos da, en nuestros cuerpos ni de hombre ni de mujer, para que nos atrevamos a mejorarnos en nuestra condición de humanos



COMPARTIR:
Relacionadas: ACTUALIDAD
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








Corrientes

15°C

Soleado

 

ENCUESTA

 
¿Que opinión posee de la gestión del Presidente Mauricio Macri?

Excelente

5,77%

Muy Buena

1,92%

Buena

17,31%

Regular

5,77%

Mala

11,54%

Muy Mala

57,69%

       
 

LO MAS LEIDO DEL AÑO

 
El negocio de la pobreza
¿Quién es quién en el concierto de la pobreza de Argentina?
Todo hecho es político.
Gustavo Melella y Omar Perotti los ganadores del súperdomingo electoral
Mano a mano con Mariano Loiácono, el trompetista de jazz que Argentina aplaude de pie.
 

LO MAS LEIDO DEL MES

 
Gustavo Melella y Omar Perotti los ganadores del súperdomingo electoral
Estación Acevedo.
La supremacía de los clanes.
El periodismo correntino. Historia mínima del yugo.
Súper domingo de elecciones en cuatro provincias.
 


Comunas Litoral - El medio mas Progresista del Litoral. - © 2018 - Todos los derechos reservados


RadiosNet