Viernes 4 de Diciembre de 2020

  • 18.3º
  • Mayormente despejado
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

ACTUALIDAD

7 de agosto de 2016

Willy Wonka, el psicoanalista.

Todo resultaba ser pura fantasía, un agradable disparate. Pero lo cierto es que así nació en mí aquella ilusión. Me sentía ilusionado por poseer algo que nunca iba a tener. Agatha Christie.

 

Desde la osada canción "señor cobranza" de Bersuit Vergarabat, no se veía semejante prueba explicita de un desorden fenomenal en el ethos social argento, la igualdad ante la ley es solo aplicable para el pobrerío, aquellos que no tienen posibilidad alguna en términos económicos y mucho menos en tráfico de influencias político, la impunidad de extremo a extremo es reina. Resulta que doña Hebe de Bonafini (post saqueo de las arcas del Estado) se niega a cumplir con las requisitorias del Poder Judicial, pero el llamado que hace el Juez es a una declaración a indagatoria que es un acto de defensa no investigativo y todo derecho, por sentido común, puede ser ejercido o no, nadie puede obligarnos, Hebe de Bonafini decidió no ejercer el derecho de defensa (indagatoria) y por tal motivo el Poder Judicial puede obligarla por la fuerza pública a que haga uso del derecho. Lo mismo ocurre cuando un ciudadano decide no ejercer el derecho al voto pero el sistema ejerce un acto punitivo sobre la libertad de ejercicio ciudadano multándolo, obligan al pueblo a elegir nombres impuestos en una lista por un círculo íntimo y oscuro contrario a los valores superiores de la democracia, todo tiene que ver con todo, todo está íntimamente relacionado.

La militancia  defiende y protege a doña Hebe sin concesiones que en este caso, es investigada por desvío de fondos públicos no por cuestiones de derechos humanos, la excusa se repite en torno a la persecución o la operación política, la culpa siempre es de otro, los designios criminógenos de sueños compartidos es una creación artificial de los perversos jueces y fiscales apoyados por la administración macrista, ellos son siempre carmelitas descalzas como las del Monasterio de General Rodríguez.

Mientras tanto, en el mundo argento los tribunales pasan sus días abocados a cuestiones de política económica como las tarifas de luz, agua, gas, subte y cualquiera que se le ocurra, existe una híper judicialización mientras más de la mitad de los detenidos en comisarías y cárceles lo están sin juicio y sin pruebas fehacientes de haber cometido delitos. Siguiendo la misma línea, todas las cárceles del país tanto federales como provinciales deberían ser clausuradas por incumplimiento de la ley máxima del país y los tratados de derechos humanos suscriptos por Argentina.

En estos días se dará una audiencia de real importancia entre los Ministros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y Piñon Fijo, para determinar en una acción de certeza si el Chu chu ua ua ua es una letra de publicidad engañosa para los pibes, intentarán determinar si existe o no un ardid en la canción determinante que provoca una conducta de firmeza, puños cerrados y manos arriba por parte de los escuchas. 

La política moderna o en realidad, la política de estos momentos, del aquí y ahora se construye creando sujetos deseantes de objetos y sensaciones, se apela al sueño y a la esperanza, al futuro hermoso, se no instiga a desear todo el tiempo para que aparezcan los genios de lámpara, la bandada de aves de rapiña que en vuelo en picado caen sobre nosotros los deseantes a desgarrarnos la vena aorta.

La política del ahora funciona como una fábrica de chocolates, produce una golosina innecesaria haciendo creer que es el elixir de la felicidad, el sistema berreta que bancamos entre todos dispara meta-mensajes de salvación, solo a través del Estado político el pueblo puede tener todo aquello que desea y lograr todos sus objetivos y metas pero para ello, se precisan de hombres y mujeres con el don de repartir felicidad. Cobre real relevancia en esta etapa del proceso la presencia de Willy Wonka, con toda su extravagancia, su carisma y capacidad de convencimiento.

Quien define los destinos colectivos en la actualidad es una ejercito de Willy Wonkas esparcidos por doquier, con una repetición discursiva de un futuro mejor y feliz, se disputan quien tiene la mentira mas creíble, la audacia con que lo hacen llegan a limites desconocidos, equipos de personas dedicadas día y noche a crear la fantasía mas verdadera que pueda existir, una suerte de mundo paralelo, muy lejano a la marginalidad inhumana en la que viven miles y miles de argentinos.

Por Carlos A. Coria Garcia.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s el primero en escribir uno!