Viernes 25 de Septiembre de 2020

  • 38.9º
  • Cubierto
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

ANÁLISIS

30 de mayo de 2016

Carta a los políticos Correntinos.

Me dicen “Tape”. Tengo 54 años y estoy separado de varias, con quienes fuimos padres de tantos, algunos prematuramente muertos.
Nunca pase la primaria pero siempre supe que lo mío era trabajar de algo, para ayudar a sobrevivir a mi gente. Por eso me dediqué a la política, para servirles a ustedes, no para servirme de ella.

Los vi ocupar distintos cargos en todos los Gobiernos de Corrientes, de todos los colores. Subsecretarios de estado, Intendente, concejales, diputados y senadores demostrando que el conchabo cuando no era para ustedes, ahí estaban sus mujeres, sus hermanos o parientes.

Fui ninguneado tantas veces, y siempre puse la otra mejilla, haciendo uso de la resignación cristiana, al escuchar que no podían atenderme, mientras ustedes, en los sillones importantes se hacían negar por sus secretarias;  como hombre de acción, emprendedor, como promotor, como dirigente, pero, en definitiva, como alguien que hace que las cosas no pasen a mayores ante tanta y siniestra desilusión.

Actualmente me desempeño haciendo changas y en los tiempos de elecciones repartiendo bolsas de mercadería que racionan en todos y cada uno de los partidos políticos, que se dicen democráticos pero que no eligen sus candidatos mediante internas.

Recorro las cuatro avenidas, donde están sus casas y oficinas, buscando la dignidad que me prometieron, ustedes en sus helicópteros recorren de punta a punta la provincia diciéndoles a muchos más, lo mismo que me prometieron a mí, aprendiendo día a día del no se puede como respuesta, que no es fácil, que la frazada es muy corta y que están trabajando en lo mío como en lo de todos.

Soy parte de lo mismo de siempre y estoy comprometido a trabajar juntos con todos los que sientan como yo, la necesidad de construir con corazón, entusiasmo y compromiso, el proyecto que nos exige esta nueva etapa que vive nuestro país y que espero que no termine como siempre, cuando llega el que le gano al que se fue; y que nos diga que lo que vivimos era toda una ilusión, una farsa. Tenemos una gran oportunidad por delante, podemos vivir mejor, ustedes nunca han dejado de vivir bien, por otra parte.  No la dejemos pasar, no nos resignemos, nosotros ya lo estamos, pero quién dice, algún día quizá nos animémonos a creer que se puede y juntos, vamos a poder hacerlo, siempre y cuando ustedes entiendan que tenemos que comer y vivir mejor, y no solamente ustedes pueden estar donde caliente el sol por siempe.

Estamos hartos de los discursos, pero es lo que ustedes no dejan de hacer, ni en los actos, ni en los medios de comunicación, ni en las redes sociales. No solucionan ningún problema, pero lo siguen sosteniendo. Opinar sobre la realidad no es suficiente, es la acción la que cambia al mundo. Pero muchos de ustedes, creen que se les paga, para esto. Pienso que podemos convivir mejor, en una sociedad libre, plural, diversa y democrática. En la que haya más humildad y menos soberbia, más diálogo y menos prepotencia, y esto solo puede lograrse, si dejan de ser los mismos de siempre, y algunos de los estamos por generaciones y eternamente afuera, del circuito que han armado, estemos dentro.

Hoy debemos trabajar en la construcción de algo que seguramente terminará en acuerdos para ustedes y en bolsas de mercadería para nosotros.  ¿Vamos a profundizar el cambio en Corrientes? Sí es lo que realmente pretenden,  necesitamos de unos pocos de ustedes, que le diga basta, a la dedocracia, al nepotismo, a la calesita electoral. No importa de qué partido sos y tampoco si pertenecés a uno. Trabajemos para unir a todos los correntinos, sólo bajo estas condiciones.

La diferencia y la diversidad no sólo hay que tolerarlas, hay que celebrarlas y promoverlas, cada uno aporta algo. Todos somos importantes Lo que viene lo vamos a hacer entre todos. Y lo vamos a hacer mejor porque vamos a estar unidos. Respetando nuestras diferencias y debatiendo sobre cuál es el mejor camino, pero sabiendo que compartimos un rumbo y un destino.  Pero con la necesaria e imprescindible ruptura del circuito de servidumbre bajo el que nos someten, donde nosotros tenemos las villas, los enfermos, las bolsas, el estado ausente siempre, menos horas antes de la elección, y ustedes, ganen o pierdan, con el conchabo y el calor del estado, siempre. Si estás de acuerdo con estos principios, escríbeme en www.tape.com.ar y decime cuantos cortes de chapa me vas a dar para la próxima elección,  y me comunicaré con vos para que juntos seamos protagonistas del país y la provincia que viene.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »