DESTACADA

Mandale tu CV a Valdés y proponete como Secretario de Energía.

Tras la renuncia del funcionario del área en cuestión, el que decidió de acuerdo a las versiones por una mejor oferta laboral, en otra provincia (nada muy diferente a lo que les viene sucediendo a ese millón de correntinos por fuera, que se hubieron de ir en una suerte de exilio económico), el propio gobernador expresó que busca reemplazante, a comienzos de su gestión señalábamos la propuesta de enriquecimiento democrático “gabinete ciudadano” que proponía precisamente una suerte de “banca de relevos”, independiente, profesionalizada o con vocación, pero lejos de la politiquería entendida como toma y daca por el conchabo, desde la cuál pudiera nutrirse un gobernante antes casos como el que acaban de ocurrir, que no ha sido ni será el primero ni el último, generando de paso, bajo este principio de “gabinete ciudadana” participación pública y elevación de la calidad democrática.

DESTACADA

De los sultanatos o del poder de los intendentes.

Sí de algo, casi nadie se encarga, por más que exista unánime posición al respecto, es de como la postdemocracia ha destrozado y lo sigue haciendo, la cuestión política, su significancia, el concepto, por intermedio de definiciones unívocas, totalitarias, que determinan que sólo los funcionarios hacen, gestionan, le dan respuestas a la gente, y su desprendimiento subsidiario, de que los únicos que poseen peso territorial son los intendentes que administran los recursos de todos. Sí esto es la política, entonces sólo se la puede realizar desde el poder, y en vez de tener políticos tendríamos que tener castas predeterminadas antes que partidos o expresiones democráticas.

DESTACADA

El dícese sobre la democracia.

¿Es mejor una democracia en la que todos participemos de las decisiones públicas o es preferible que sólo lo hagan unas élites “preparadas”?

DESTACADA

Embarazosa.

Dícese de situación embarazosa, cuando la misma plantea incomodidad o vergüenza. A diferencia de embarazo, que señala el estado de gravidez de una fémina, la primera expresión refiere a lo no expresamente deseado, en sentido contrario al significado, que se le quiere brindar, en forma inmediata, como moral, al significante embarazo: para este sólo cabrían el deseo de llegar a tal instancia, o en el caso de ocurriera por otra razón, la necesidad de que culmine el proceso y que no se brinde la instancia de una interrupción (finalización de ese embarazo, interrupción de esa posibilidad de gestación, para que luego se continúe en otra como posibilidad). Mi abuela, quién fuera entregada, por su padre, a sus catorce años, a quién resultaría mi abuelo, veinte años mayor, contaba a sus casi noventa años, que en su San Luis del Palmar natal se decía que la fulana o la mengana se habían “desgraciado” cuando se embarazaban, es decir habían perdido la gracia, o les había ocurrido algo terrible en sus cuerpos, como en sus vidas, que era el de tener que dar a luz, más luego de la temporalidad circunstancial del embarazo.

DESTACADA

El Senado de la Nación y la Sade distinguirán a ensayista correntino.

Francisco Tomás González Cabañas, será distinguido el próximo lunes 18 de junio, a las 17 horas en el Salón Arturo Illia del Palacio Legislativo sito en Irigoyen 1849. 1º piso de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. La Prosecrataria de Coordinación operativa del Senado de la Nación, juntamente con la SADE (Sociedad Argentina de Escritores) distinguirán con el diploma de honor al ensayista Correntino en el marco de “Escritores de la Nación”.

DESTACADA

Proyecto de creación del consejo de la participación ciudadana correntina.

La democracia debe fundamentarse, o estar fundada, en la condición estadística en la que se circunscriba el individuo. Esto es, asumir la realidad para a partir de ella construir la expectativa que es su razón de ser. De lo contrario, en caso de continuar, generando expectativas ante la mera convocatoria de elecciones, para renovar representantes, la legitimidad del sistema siempre estará riesgosamente en cuestión, pudiendo alguna vez, un grupo de hombres considerar el retorno a algún tipo de absolutismo. La sujeción de lo democrático a la condición en la que este sumido una determinada cantidad de hombres, garantizará que la expectativa que por regla natural es su razón de ser, no sea siempre una abstracción, sino que se encuentre supeditada a un resultado, a un determinado logro, concreto y específico. De aquí que todo lo atinente a la participación ciudadana, se constituya en el más adecuado, como democrático de los remedios, para la enfermedad democrática, de nuestras democracias. (González Cabañas, F. “Interdicciones políticas, filosóficas y psicoanalíticas”. Pág. 103. 2018)

DESTACADA

Un libro de regalo, a sabiendas que no lo vas a valorar.

Así como escuchas (en verdad sería así como lees, dado que uno siempre puede saber que dijo otro, pero nunca que escucho), te lo dice quién vive de escribirlos, en el mes en donde se colma el paroxismo perverso de hacer fetiche, de cosificar, la herramienta, el instrumento libro, para que lo consideres algo sacro, aburrido, acodado en una biblioteca pletórica de telas de araña y humedad. Las mismas palabras, que se usan para convencerte de lo contrario, te las muestran al revés, para que traiciones tu humanidad y solo obedezcas, quién sabe qué o a quién. Sin embargo, te tengo fe, por ello te dejo mi último libro, gratis, sin que lo tengas que comprar, para que hagas lo que quieras con él.

Arrecian las versiones de intervención al PJ Correntino.

Tal como oleadas, desde el institucional fallo de la jueza Servini, que intervino al justicialismo en el orden federal, al ser uno de los tantos partidos políticos, que como pilares de la democracia no deberían haber violado tan sistemática como descaradamente la norma, la resolución por parte de los interventores, que cae de maduro (no podría entenderse, a nivel político, que no tomaran la decisión) tomarán en todos o casi todos los distritos, de intervenirlos, sobrevuelan los pasillos, dando vueltas, versiones a contrarreloj que no sólo le ponen fecha (pleno desarrollo mundialista) sino también nombres que en Corrientes, podría significar una conducción colegiada, que recaería en dirigentes reconocidos y variados del quehacer de la política local. La prueba de que podría tener asidero la versión, es que desde la parte afectada (es decir los que se vienen sirviendo del pejotismo correntino, habiendo accedido desde el mismo a posiciones de poder) ya planean lo que se considera “la huida política” propiciando la apertura del partido político “unidad ciudadana” para los próximos días en la provincia que pariría en tiempos de aborto, una nueva composición política.

El blockchain y su relación con las criptomonedas

Entre tantas palabras que se manejan de manera cotidiana, cual si fueran parte de los vocablos de moda, que tienen relación directa con la nueva era tecnológica en la cual nos hallamos inmersos, aparece en el horizonte en este último tiempo el Blockchain, o también conocida cadena de bloques o cadena articulada. Concepto que fue aplicado por primera vez en el 2009, como parte de Bitcoin.

Radicales, somos todos.

Al mejor estilo el peronismo bonaerense, el radicalismo (o pan radicalismo, es decir que orgánica como circunstancial o societariamente no se definen, para la prensa como radicales, pero lo son) correntino, forma parte de todo lo que tenga que ver con la política. Está en los pañuelos verdes, o los multicolores (los de la diversidad que hace horas en nombre de la UCR, presentaron un proyecto en la legislatura local) como en los celestes, asociados a los valores y a las concepciones más conservadoras (que trasvasan una religión pero abarcan toda la religiosidad), y no conforme con esto, conforman institucionalmente el ámbito que ajusticiará a la justicia (lo expresábamos años atrás, quién maneje el senado, manejará el poder real), arman reuniones (trayendo como patos de la boda a ex gobernadores bonaerenses, y sentando como tilingos a presidentes de partidos por intervenirse que antes de la intervención ya huyen a otros, estableciendo la política del vedetismo o la payasada política) desde la oposición, como desde el oficialismo (el gobernador, en sus intensas recorridas, se hizo tiempo para recibir a la orgánica de la JR Nacional y meter mitin en la otrora cuna peronista de Curuzú), en virtud de esto mismo, y ante el cese, de formar de hecho listas negras tanto para el gobierno provincial, como el municipal (no sólo él no contar con pauta oficial, sino tampoco con cesión de entrevistas, pedidas desde la candidatura de los actuales mandamases) , nos declaramos el primer de los cientos de medios radicales, antes de extinguirnos en la tilinguería de pensar, o de creeer que este pueblo tomado, pueda tener posibilidad de desembarazarse de tamaño como terrible “payé” político, en nombre, y por los hombres del sacrosanto radicalismo.

Quemando libros.

Hace no mucho, el finado Walter Olvano, me había contado que producto de su poemario, en honor a Paul Celan (presentación a la que no habían asistido ni diez, lo que es usual en el mercado de las afamadas ferias), tuvo un entredicho con un librero local, merced a que se le hubo de ocurrir y más luego, verbalizar, que los autores correntinos debían tener un apartado especial, en esa, como en todas las librerías, a los efectos de promocionar o destacar a los escritores correntinos. Me reí, le dije que estaba más cerca de propiciar, una quema de libros, como una suerte de protesta contracultural, para demostrar que en verdad muy pocos, o casi nadie lee, y que quemando libros, sería la forma más contundente de señalar la gravedad de la situación que nos toca atravesar. Imagínate, lo insté, a fogonazos, los propios escritores quemando nuestros libros, para denunciar la indiferencia hacia el objeto libro y el mal uso del significante cultura. Walter se asustó, abrió grande sus ojos, le dije que lo compartiera con ese grupo de lectores de Borges, en los que asistían, otros que también se dedicaban a escribir, después de sus obligaciones profesionales, para inflamar la vanidad o por lo que fuere, pero escribían, cada tanto, al fin. Se me vino a la mente el brujo, Oscar Portela, quién llevaba con estoica dignidad su condición de escritor, mendigando anti depresivos a los que se decían sus amigos, pero nunca cercenándose libertad por unos mangos. Aún no había ingresado a la tierra sin mal Girala, pero sin embargo, los oportunistas de turno, lo habían usado para supuestos homenajes, regalándole trofeos de cartón para gacetillarlo en días del libro, del escritor, del intelectual, para seguir aquilatando, litros de tinta que volcarían luego, en el conversor de esos vanos bienes (las devenidas de aquellas hogueras de vanidades del monje Savonarola), en un buen lugar en listas electorales, para seguir manejando la cosa pública, y olvidar, seguir en tal olvido proverbial, al libro, a sus hacedores y a la cultura que de esto se desprende.

En el mes del Libro, se propone la creación de la editorial provincial “Libros correntinos”.

Cómo sabemos, en la actual época de las selfies, la política no escapa de este presidio de lo insustancial. El próximo miércoles 13 de junio, en el contexto del mes del libro, se celebrará, como el pasado jueves lo fue el día del periodista, el día del escritor. Los gobernantes, seguramente se mostrarán con algún escritor amigo, o amigo de los antecesores en el poder (en el uróboro en que se transformó el círculo rojo correntino desde hace dos décadas), tal vez alguna “chipaceada” más selecta, que la propinada a los periodistas, y las frases, insulsas e insustanciales de siempre, que leyendo se crece, que con los libros se democratiza la sociedad y demás. Sin que existan políticas públicas, como las aplicadas en provincias como Mendoza que mediante la dirección de escuelas implementó que en todas, todos los días, se lea al menos veinte minutos en cada clase, para disciplinar el hábito, que más luego generará la posibilidad o acrecentará la misma de pensar y con ello de intentar tener mayor libertad o como en el caso que se presenta, desde el Centro de estudios Desiderio Sosa, que promueve el siguiente proyecto de ley, para que la provincia, mediante una editorial, promueva el arma eficaz contra el analfabetismo de pensamiento y de razonamiento crítico.

Sólo hay vida humana, cuando se manifiesta el deseo.

Desde ciertos sectores se pretende abonar la tesis cientificista, de qué la vida humana posee un comienzo, preciso, unívoco y taxativo, en el momento mismo de la concepción. El derecho, que, no es más ni menos que la burda pretensión, de hacer ciencia de la palabra como imperativo (es decir desde lo tautológico que se define como un proceso, que en algún momento, se discute, se debate o se desafía, cuando en verdad esto apenas es así, por puro montaje, a los únicos efectos escenográficos que dieron en llamar antítesis) apostrofa en todas y cada una de las oportunidades normativas que se concelebran para darle legitimidad, es decir para que se le rinda, la debida como impracticable obediencia.

Las mujeres correntinas van a las calles, cuando deberían ir a las poltronas del poder.

Empoderadas, tal como les gusta definir el estado por el que atraviesan, en “sororidad” desafiando la matriz (que término tan contradictorio en este contexto) del poder “machista” o que sustenta el “machirulaje”, en nuestra comarca, las réplicas de los combates por la perspectiva de género, se multiplican en marchas y manifestaciones que ganan en número de adherentes, como de calles transitadas para hacer propio el espacio público. Sin embargo, referencia Ibérica obligada, como lo es desde nuestra historia misma, desde España, el reciente gobierno de Pedro Sánchez, sacudió el tablero de “género” entronizando a 11 mujeres como ministros de un total de 18. Tal vez, se precise, que en poderes como el judicial (no existe ninguna ministra en el STJ) y el ejecutivo (el Gobernador Valdés, en vez de aumentar la cantidad de mujeres en su gabinete, las redujo, dejando sola a Benítez, entre los 11 hombres que la acompañan en las distintas carteras) las mujeres, además de las calles (¿cómo consecuencia de esto o a pesar de esto?) ganen, por sobre todo, espacios en las poltronas en donde la cosa se decide, se define y el poder se expresa, cabalmente.

La pauta siempre es del amo-estado y los periodistas esclavos.

Así como Lacan nos demostró en sus seminarios que el deseo del sujeto es el deseo del Otro, mediante la dialéctica del amo y del esclavo de Hegel, arriesgamos no sólo que la pauta publicitaria es siempre del estado y que no se regula, ni se fijan criterios para distribuirla (como bien podría presentarse en homenaje al día del periodista, los 7 de junio en Argentina), porque nadie (es decir los otros, reducidos a esclavos) la pretende, no se desea, ni en nombre de la libertad de prensa, de expresión o de como se quiera llamar, otra cosa que no sea el látigo, esclavizante, del amo estado, que le da la pauta, a quién se le antoje, para que estos se la otorguen (desmenuzada, masticada, vomitada), en condición de salarios, a los que festejan, “chipaceados” por el poder mediante, los primeros días de junio, en el nombre de la comunicación. Nadie mejor que el esclavo, para determinar el deseo del amo, dado que este en su condición de informulado se colige, se imbrica, casi como necesidad, iusnatural de algo dado. Es decir, se naturaliza que nadie quiera discutir cómo se distribuye la pauta. Se naturaliza la chipaceada del poder para los que se quieren dar en llamar periodistas. Como zafan, de otro tipo de esclavitud, desde una perspectiva estética (antes que estar en la caja de un súper con la cumbia de fondo) se las dan de tal, aferrándose al látigo esclavizante, de sus amos en los medios, que les permiten el grillete de tener sus blogs, su sueldo con aguinaldo, y la honra, de esperarlos de “dorapa” en las galerías de los antros del poder, a los amos de sus amos, a quienes creen que, medio mediante, los pueden tener en una condición pareja o de dignidad

La Selección Argentina hace décadas que juega con la camiseta manchada con sangre.

Históricamente Junio, cada cuatro años es el mes de inicio de los mundiales de fútbol y anualmente, el llamado mes del libro, como en Argentina, los sendos días del periodista y del escritor. Existen normativas que fatigan la lectura, o la estimulación de esta, pero que en términos reales, no se aplican ni por asomo. El acoso y la discriminación, injusta como dolorosa, que otrora vivían colectivos como los de una sexualidad diversa o no obcecadamente heterosexual, los sobrepasados en kilogramos de acuerdo a la estética imperante, lo padecen en la actualidad, los que escribimos, como los pocos que leen algo más que la media. No solo que los prestamistas, tienen más prestigio que los poetas, sino que, gradualmente, escribir ya pasa a ser una actividad, ociosa, cuando no peligrosa, fronteriza, de románticos pelotudos en el mejor de los casos o de irreverentes por exceso que no se adecúan al sistema, unívoco y atroz, de la oferta y de la demanda, que nos cosifica en grado sumo y sagrado. Dado que con la palabra, podemos recordar, que aún nos consideramos campeones del mundo, mediante un gobierno de facto, que comprobadamente violó, torturó y mató en nombre del gol y hasta posiblemente, sobornó rivales, en el colmo de la perversidad demagógica de la que se siguen nutriendo la mayoría de los que no leen.

La Différance entre pobreza y democracia.

Nos proponía Derrida que pensemos en los términos de algunas cosas que desborden la representación. Por tanto el neologismo o neografismo, que proviene de diferencia, también lo hace desde su sentido de aquello que difiere. Lo que está pospuesto es el significado mismo de eso que se quiere, señalar, definir o absolutizar, encerrándolo en un vocablo. Tal postergación, mediante una cadena de elementos significadores, hacen posible el contexto en donde podría tener sentido que se fugue, aquello que deseamos, anhelamos, tan profundamente tenerlo acotado en el margen de espacio y de tiempo. Bajo nuestra propuesta categorial, lo que se difiere, se posterga, se prorroga, en relación a lo furtivo de la pobreza, es mediante, lo democrático, que funge como un valioso catalizador, una suerte de talismán, en donde, se yuxtaponen, constituyéndose así, ambos, en esta relación pervertida como perversa, para que no puedan significar ambas otra cosa; males necesarios, conceptos en el orden de lo real, irreducibles, inmodificables e indispensables de los que no nos podemos desentendernos, desembarazarnos ni mucho menos, deshacernos de los mismos, en tren de tener (dado que no cabe, ni nos permitimos siquiera anhelar) algo mejor que las postergaciones, los diferimientos a los que no condenamos mediante la Différance entre pobreza y democracia.