Miércoles 27 de Octubre de 2021

Hoy es Miércoles 27 de Octubre de 2021 y son las 10:19 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

  • 20º
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

ANA DE LACALLE

15 de febrero de 2021

La Filosofía huera o la conciencia del decir vacío

Los escritos repletos de referencias bibliográficas son leídos con respeto por aquellos que están seducidos por el academicismo. Estos textos se muestran sustentados y legitimados por los grandes del pensamiento, por lo que quizás aparentan más consistencia y sustancia de la que poseen. Pero ¿y si, al fin y al cabo, no son más que regurgitaciones de otros sazonadas de tal manera que resulten novedosas? El tono escatológico de la cuestión anterior solo pretende desprendernos de los prejuicios del academicismo, para leer con rigor lo que un conjunto de fragmentos apunta. Depurados quienes reproducen y repiten ornamentando para no ser descubiertos, podemos apostar por lecturas que aporten algo, aunque solo sea un matiz que engarzado con otros abran algún recóndito y oculto lugar pensado tan solo desde una estrecha perspectiva.

Los únicos que pueden permitirse escribir sin referencias o citas son los que poseen ya un reconocimiento o estatus académico —sin duda muy trabajado—, respecto de los cuales ya he intentado explicar que no siempre inician o amplían la mirada de las cosas, sino que a menudo se recrean retóricamente en lo que citan.

Personalmente, es cierto que no adquiero una obra de un autor del que no tengo en absoluto referencias, ya que alguna vez me he sentido estafada —y no me cansaré de repetir que la última experiencia de este tipo la tuve hace años con el encumbrado pensador berlinés Byung-Chul Han, al adquirir su brevísimo ensayo “La sociedad del cansancio”— Pero también he aprendido a valorar, de entre las apuestas por autores nuevos, aquellos que se muestran como genuinos de los que no. Y, con el tiempo, he descubierto que la clave de la enjundia de lo que uno escribe no reside únicamente en su ilustrada mente, sino también, y no menos importante, la riqueza de la experiencia subjetiva que hay detrás de las grandes disertaciones. Es a mi juicio una evidencia más de que la filosofía se nutre en alto grado de la existencia misma: del dolor, del sufrimiento, de las caídas, de los logros, de las traiciones, de las decepciones y de la fortaleza para sobreponerse, distanciarse a modo de ejercicio de indagación, y extraer material que junto con lo reflexionado, bajo la tutela de grandes filósofos, nos permita desplegar, bajo la forma literaria que mayor expresividad confiera a lo que necesitamos decir, un trazo de filosofía de la existencia que hemos construido a base de bregarnos cada día, cada noche y cada nueva jornada.

Poseo plena conciencia de lo controvertido que puede resultar lo expuesto, pero a la vez de la convicción de que la teoría sin experiencia es como una forma hueca sin materia, como un decorado teatral que se desfonda con el roce de una mano inocente. Y esta perspectiva resulta de que aquellos filósofos que han generado un hondo eco persistente en mí han sido los que estaban apelando simultáneamente a mi raciocinio y mi existencia. Es cierto que puedo regocijarme con un ejercicio lógico-teórico como desafío intelectual, pero con la certeza de que no calará en mi interior a no ser que alguna suerte de artilugio conecte fulgurantemente con mis inquietudes más vitales.

Podría haber intercalado citas que proporcionaran un aire académico y más “filosófico” a lo formulado, desde los griegos a Mainländer, Schopenhauer, Kierkegaard, Nietzsche, Cioran... y otros muchos que seguramente omito o desconozco; sin embargo, me he inhibido para no caer en una flagrante contradicción.

Con tal de ilustrar lo que trato de exponer, me referiré, por ejemplo, a cómo alguien puede ahondar y profundizar en cuestiones como la soledad, el vacío existencial, el dolor o el sinsentido, sin que hayan constituido heridas lacradas en su alma en algún momento. Es como si un psicoanalista pretendiera analizar a otro sin haber destapado las sombras más siniestras de sí mismo. No vería nada, no se apercibiría de claroscuro alguno en el otro, y no podría operar más que con la teoría de los que quizás sí han recorrido el laberinto mental más tortuoso -lo cual no constituiría por tanto solo teoría-

En definitiva, este escrito aspira a reivindicar la filosofía que enraizada en la existencia humana que por mediocre, vulgar y tediosa nos vapulee y nos desafíe en la búsqueda de elementos relevantes que nos permitan comprender nuestra condición y nos inocule la necesidad de mostrarla, rebelarnos ante ella y cuestionar incluso la conveniencia de existir. En síntesis, ilustración y experiencia existencial constituyen un binomio inseparable para que las elucubraciones o constructos que den cuenta de nosotros mismos posean cierta verosimilitud.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Escribir un comentario »

Nombre
Rosa

Comentario
Muy lindo escrito.

Responder