Miércoles 2 de Diciembre de 2020

  • 28.9º
  • Soleado
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

ANÁLISIS

23 de diciembre de 2016

Navidad blanca.

Así es conocida la celebración en los países en donde nieva (desde los que asimilamos el Papa Noel con sus renos como las comidas hipercalóricos que consumimos en estos lares con 50 grados a la sombra, y con cortes de luz), por primera vez, la anodina comarca correntina, desde la entronización del ultimo dinástico, ve sucumbir las estructuras de su poder y por ende dominio. A minutos del golpe, como mínimo de efecto, de lo “llamativo” del operativo anti-narco, realizado por la justicia federal y la policía de Santa Fe, un nuevo embate, al entramado conceptual del poder, se dio en las últimas horas; el empresario supermercadista Irigoyen, parte fundamental del establishment, mediante solicitada pública, apuntó contra el gobierno por considerar que posee un doble discurso, que desde lo público alienta la inversión privada, pero que desde la discrecionalidad lo persigue y condena, sí es que no se somete a consideraciones arbitrarias. Más que síndrome de café frío o de pato rengo, el aire fresco, se torna un cataclismo de proporciones, inaugurando el ciclo en esta navidad blanca, en donde “progresivamente” se le animan a quién en unos meses dejará de ser gobernador.

Bien lo expresó el Gobernador de Santa Fe, todo el desaguisado con relación al operativo, fue llamativo. El manejo posterior, que aún continúa en desarrollo, es más que inteligente por parte del oficialismo provincial. Acendrar en la tilinguearía, que exacerba la perspectiva más emblemáticamente estúpida de lo que se da en llamar correntinidad, de que se actúo en defensa de los “chicos” (son mayores de 18 años y sujetos de obligaciones, como el de ser testigos, para con un estado de derecho, que también le garantiza derechos), que los familiares fueran recibidos en la propia casa de gobierno por la máxima autoridad política, como si sus hijos hubiesen sido combatientes por la soberanía colectiva o se alzaran con alguna congratulación internacional que deje bien parada esa correntinidad, a la que ellos, con estas actitudes en vez de hacerla crecer, la hacen disminuir, reduciéndonos a todos, a un lodazal, manejado por pedantes, que haciendo gala de paternalismos protectores, tienen el manejo de todo, de nuestras vidas, muertes y por ende adicciones. Pero claro, comunicacionalmente, se ventila lo de los valores, que no nos arrodillamos, que pusimos más sangre que nadie en todas las batallas, que reconstruimos la tierra sin mal, que somos la profecía y el origen, un chamamé, un carnaval, un par de diputados cantantes, otros comparseros, algún deportista y el resto, como estos, dependientes del gran señor del lápiz, el que la tiene más larga o del de la máxima pureza. Pero claro, expresamos no caprichosamente lo de la navidad blanca (así dio en llamar Gendarmería un operativo anti narcóticos hace unos años atrás) dado que el papa Noel, que nos brinda el sorpresivo regalo, provino de fuera. No de Laponia, Finlandia, sino de acá nomas, cruzando el Paraná, de Santa Fe. Tal como en el medievo, y no por casualidad la comparación con la época feudal siempre viene como anillo al dedo, el sistema político-social, conocido como feudalismo, cayó, implosiono, por un enemigo extraño y sorpresivo. La peste negra, generó el cambio de paradigma. Tardaron años en conceptualizar, que el enemigo no estaba afuera de los castillos, sino dentro de los cuerpos. Ya no se temía por la naturaleza ingobernable, de la que protegía el castillo medieval, a cambio de sumisión y servidumbre, sino al cuerpo enfermo, que desconocía de divisiones entre señores y vasallos.  Desde otra provincia, están señalando lo llamativo, lo extraño de un comportamiento oficial. La reacción es lógica, pero nada distinto podríamos esperar, lo que sí, es que desde el castillo, el establishment, desde el corpus mismo del poder, horas despùes de esto, uno de los más compiscuos hombres del empresario correntino, no sólo se declara en guerra contra el gobierno, sino que acusa a este de poseer un doble discurso y un comportamiento macartista. Los detalles están al margen, pero la asociación no. De no haberse producido lo de Santa Fe, el empresario no hubiera reaccionada con tanta contundencia. Nada de esto habría ocurrido, de haber logrado el Gobernador la reforma constitucional.

El poder, la tensión entre realidad y posibilidad, posee características muy sórdidas. Una de ellas, de las más crueles tal vez, es que al abandonar a quién lo manejo y administro por mucho tiempo, lo hace, cruda y hasta aviesamente. La licuación de un poder que ha sido fantástica y faraónicamente construido, caerá, tanto irremediable como paulatinamente.

Para antes del Miércoles de Ceniza, el Eco de la ruptura será más que considerable. Como una suerte de liberación de energía presurizada, tantos de distintas áreas, sentirán, como lo vienen sintiendo desde el naufragio de la reforma constitucional, que no tienen más la bota mercedeña arriba del cogote, que en definitiva, como expresaba el intelectual “Todo lo sólido se desvanece en el aire”.

Esta licuación llegaría hasta el propio patio trasero del hogar, del otrora mandamás, en donde podría no ganar la intendencia que la cree suya. Para ello, sus actuales socios, en un elevado porcentaje, serán aliados en fuga, que si juegan inteligentemente y antes que dar el salto, podrían beneficiarse de esta situación, presionando por una suerte de pasos informal (usando los desdoblamientos electorales y la presentación de múltiples candidaturas a gobernador, y que de tal manera, queden las dos más votadas en la segunda vuelta, que hasta podrían ser alternativas del mismo espacio-político) para definir la sucesión sin que se imponga el capricho de que el próximo tenga que ser, también un radical.

Lo más favorable para la oposición, o los que se dicen tales, que este proceso de descomposición, o de reordenamiento, no depende de ellos, de lo que hagan o dejen de hacer. De allí que, sí es que se ponen de acuerdo con los oficialistas, los socios que pueden disputar sucesión, sean todos parte de esas paso informales de las que hablamos en donde todo tipo de candidatura a gobernador se respete y hasta se avale, y que la voluntad popular, ordene a los dos más votados, que como expresamos, podrían hasta ser del mismo equipo.

De forma parecida el régimen anterior sucumbió, como ocurrió con el feudalismo, y con todos los imperios,  desde adentro hacia afuera, cumpliendo una regla física que aprisiona la política, aquello de que todo lo que sube tiene que bajar, o tal como lo define la literatura “no hay mal que dure cien años”.

Para finalizar el artículo, respetando el calendario de la liturgia cristiana (sí no lo pudo percibir, el título es la Navidad, el nodo argumental el miércoles de ceniza) el vía crucis terminará con la muerte (en este caso política, demás esta aclararlo pero por las dudas) de quién, a diferencia del todopoderoso o del hijo de este, no posee resurrección, por más que muchos de sus discípulas se lo hayan hecho creer, durante 12 años.

Amén.

 

  

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s el primero en escribir uno!