Miércoles 2 de Diciembre de 2020

  • 25.1º
  • Despejado
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

ACTUALIDAD

14 de noviembre de 2016

Donald Trump es la renovación del peronismo.

Ante todo, considera si puede haber alguien que prefiera reinar con temor e inquietud a dormir tranquilamente, disfrutando al mismo tiempo de un poder idéntico. Por mi parte, deseo menos ser rey que disfrutar del poder de un rey, y a todos los hombres que saben poner freno a sus deseos les ocurrirá lo mismo. Hoy, sin tener que temer nada, obtengo todo lo que quiero de ti, mientras que si fuese rey, yo mismo actuaría a menudo en contra de mi voluntad. Edipo Rey. Sófocles.

 

 

De lo que va del año fuimos testigos de al menos, dos revoluciones socio-políticas silenciosas, sin necesidad de disparar una sola bala, una de ellas, fue el Brexit de los británicos el 24 de junio, y la otra el triunfo de Donald Trump en las presidenciales del país del norte contra una dinastía familiar enquistada en el quehacer político del país, como si fuera la primavera árabe, el otoño norteamericano cierra un ciclo, da vuelta la página al partidismos añejo, un candidato extra-facción, alejado al mundillo político utiliza como herramienta jurídica un partido político para colocar de rodillas al sistema mismo y demostrar en definitiva, que cualquier ciudadano puede ser presidente, incluso el más exótico.

Como no podían faltar los oportunistas de siempre, el cacokirchnerismo residual se subió al tren de Trump, Daniel Scioli por ejemplo, aseguro que el magnate y presidente electo: logró interpretar a las clases populares. El ex peor gobernador bonaerense de la historia, que por estos días se encuentra envuelto en escándalos de corrupción durante su triste paso por la gobernación, con un ex jefe de gabinete que lo miran de reojo por el despilfarro del dinero, poniendo las manos en el fuego y obviamente hiperquemado por el criador de dragones, el Licenciado Scioli destrozo la provincia más grande del país y todavía cree que es un estadista.

Guillermo Moreno, es otro de los trumpistas y nota en el nuevo líder americano rasgos de Don Juan Domingo Perón,  el púgil nacional y popular dice que Trump: incorporó algunos elementos del discurso peronista para su política económica, ahora tiene que incorporar el bien común, la solidaridad, ser buena gente.

La que no podía faltar a la fiesta es la arquitecta egipcia, que en doce años de revolución nacional y popular el logro más grandioso de su reinado fue darle identidad de condición al pobre, ya no hay ciudadanos en la pobreza, ahora hay una raza de personas de condición pobre. Pero ella, que de repente cruzo el charco y se fue a la costa de Trump y dijo: en los EE.UU. ganó alguien que hace del proteccionismo, sus trabajadores y la defensa del mercado, su bandera. Cristina ve en Donald Trump un populista capitalista una especie de rara avis, ve algo así como un Lázaro Báez gobernando el país de nunca jamás. Entre otras cosas, la jefa dijo algo interesante y aplicable al territorio argentino, sostuvo la arquitecta: En los Estados Unidos ganó alguien que representa la crisis de la representación política. Interesante su visión de la representación en crisis y tal vez fue una de las causas que motivo la derrota de su banda en la provincia de Buenos Aires y coloco de presidente a Mauricio Macri. Pero lo cierto es que la representación política no puede ser analizada porque no existe, es un invente del liberalismo ingles que tiene más de 200 años, la representación política a la que alude la mayoría de los miembros de una elite partidaria es una creencia psicológica, es una simple herramienta para mantener el monopolio de lo político y democrático, es otra forma más de someter a un pueblo, la representación política no acusa ninguna crisis, no existe. Todo indica que Donald Trump seria la renovación peronista.

Hace cientos de años la especie humana paso del crudo al cocido marcando un hito en la evolución, nosotros, los norteños intestinos, a esta altura del campeonato todavía no podemos pasar de la aldea a la sociedad, seguimos subyugados en la idea-praxis del manto protector de un semi-dios garante de nuestro futuro cercano.

La organización TECHO  hace unos días dio su informe de la situación habitacional de la capital correntina y asegura que unas 10 mil personas viven en asentamientos precarios carentes de toda dignidad, en la presentación del informe se vieron las caras de todos y cada uno de los responsables de esa condición infrahumana en la que sobreviven muchos correntinos. Desde el año 2001 que arranca la era presente hasta la fecha, en propaganda oficial se gasto 4 mil millones de pesos que equivale más o menos, a 40 mil viviendas del INVICO, no es que no se pueda, en realidad no se quiere, hay prioridades más importantes, como mantener un centenar de alcahuetes en los medios de comunicación.

Mientras todo esto ocurre, comenzó el desangre interno de ECO por la sucesión de la masa hereditaria con beneficio de inventario, el problema que acarrean los sistemas neofeudales es que carecen de continuadores, ciñen toda posibilidad de construcción de nuevos candidatos, acorralan toda diversidad y re-potencian a un solo jefe omnipotente y omnipresente. Algunos ya se tiraron a la pileta hace un tiempo pero son sus íntimos los que vaciaron el cántaro. Otros ven en Ingrid Jetter una posibilidad de efecto Macri-Cambiemos, pero la opción no es de las mejores, la familia Jetter pertenece a la clase neofeudal y nada quita que lo quieran trasplantar si llegan a la gobernación, el sustrato jetteriano es la perpetuidad, claro ejemplo es la ciudad que administran como si fuese su patio de invierno, entonces, terminaríamos por recomenzar otra vez el circulo vicioso y no pasar nunca más de la aldea a la sociedad.

Por Carlos A. Coria Garcia.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s el primero en escribir uno!