Viernes 14 de Agosto de 2020

  • 18.9º
  • Despejado
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

ANÁLISIS

14 de enero de 2016

Pertenecer y Compartir.

Aventuradamente uno puede arriesgar que uno de los males, culturales, del hombre actual, es como canalizar sus irrefrenables deseos de ser parte de un colectivo, conservando su egoísmo exacerbado. Para ponerlo en un caso concreto, El término compartir que inunda las redes sociales, es tan vacío y efímero, como multiplicado y efectivo. Símil a los afiliados de un partido político que se cuentan, en nuestra provincia de a cientos de miles, pero los que realmente participan y son luego ofertados a la ciudadanía no llegan a los mil. O para graficarlo más contundentemente, la fuerza política en los principales espacios de administración del país, que aún no puede terminar de formar su escuadra de funcionarios en las principales áreas (ni que hablar de las secundarias o terciarias).

Debe ser un tópico de debate permanente, el restrictivo ingreso por parte de los que no definen o no son clase dirigente, al mundillo de las decisiones, no ya por un discurso demagógico o peroncho (en el aspecto despectivo del término) sino básicamente porque quizá, esas mayorías sojuzgadas por el imperio de unos pocos, quizá detenten ciertos valores o ciertas verdades, que los pocos no estemos advirtiendo.

Habría que preguntarse, que serían de esos pocos, sí el milagroso catolicismo no los contentará, a los muchos, con la existencia de un cielo pletórico para pobres, sufridos y maltratados, se observa con claridad meridiana que Marx inmortalizo equívocamente unas de sus más célebres construcciones lingüísticas; las religiones son el opio necesario e indispensable de los pueblos, tendría que haber espetado.

Compartir algo en una red social, un mate en la costanera, un chipa cuerito, una mesa, un medio de transporte, una escuela, un baño, hogares, es tan fácil compartir, para el que no tiene, que hasta se vuelve un excelente siervo del señor.

Ahora, ¿cómo puede ser? ¿Que el poder sea imposible de compartir, que las ganancias extraordinarias, la posesión de riquezas y de privilegios, sean exclusivamente para algunos?

 Muy sencillo, lo son por definición lógica es decir, lo exclusivo debe, necesariamente ser para pocos, y aún más profundamente, deseado por los que no lo tienen. Muy fácil, es como en una cola de banco, o de lo que fuere, todos desean ser atendidos lo más rápidamente posible, todos desean en esa cola, tener el número 1, es más, hasta tal punto se exacerbo este deseo, que existen personas que se encargan de hacer la cola, para después vender su lugar privilegiado, claro que por lo general, las colas son ambientes civilizados porque todos sabemos que la única (pongámosle) forma de obtener un buen numero es llegando temprano, y que la situación en un tiempo razonable se revierte (determinada cantidad de horas) es decir nos atenderán o seremos atendidos.

El que no nos compartan el poder, las riquezas, ciertos privilegios y demás aspectos del entramado social, hacen que disputemos, todos aquellos que comida, educación, información y formación mediante, en el mundo político el global de nuestros intereses, que de forma tal llegamos a un mapa que bien podría pintarse de tal manera.

A)Compartir todo con todos, es una fórmula, muy mal entendida del peronismo histórico, que en verdad, por responsabilidad de dirigentes locales mediocres, estipula para el discurso de campaña, o para la gilada en verdad, que a todos nos corresponden los mismos derechos las mimas oportunidades y citan a Eva, a Juan Domingo, a Néstor y demás. A la semana del comicio, cuando reparten bolsas de mercadería, chapas y amenazan a quiénes le asignaron un plan social, desnudan sus verdaderas intenciones que ya eran evidentes al ver los autos que manejan y los cargos de jerarquía asignados a sus familiares directos. Las plazas que se llenan de tipos despedidos que privilegió el régimen en retirada, no son más que un dato de la estadística, todos los del mismo espacio, que fueron parte de algo, en este caso de un sistema de privilegios, travestido de un relato de supuesta furia y confrontación, comparten la desazón de no poder unificar la postura de haberse presentado como leones, cuando en verdad han demostrado, y lo siguen haciendo, ser gatitos, afectados por una derrota electoral.

B) Compartir algo con algunos, esta es la lógica que mejor han aplicado en la provincia, los partidos de signo conservador y que actualmente traza, finamente la gestión actual. Basta ver que El Gobernador era hasta hace unas semanas el único radical del país, pero pareció el más peronista de los radicales y el que mejor entendió el espíritu de los partidos provinciales. Arma y desarme alianzas, de acuerdo a las circunstancias electorales; para no dejar crecer una fuerza que le haga sombra, para generar competencia fuerte dentro del mismo frente, para oxigenar la propuesta permanentemente. Orilla la gestión, la administración, como ariete de lo político en tiempos de calma y viceversa en tiempos agitados. A tal punto el modelo es exitoso, que pese a no tener reelección y tras haber apoyado al alma mater nacional y actual conductor del cambio, aún sigue siendo el principal elector de la provincia, sin acusar agotamiento o desgaste tras casi dos décadas de manejo político.

c) No compartir nada con nadie; Obviamente que buceando en la historia política, deben ser muchos los ejemplos, pero lo más cercano en el tiempo es lo que se da en llamar “Operativo Clamor” si bien esto es una construcción que va mucho más allá de operativos, sería saludable que se edifique desde la perspectiva que el compartir lo político tiene que surgir necesariamente, desde algún resquicio de necesidad social, no la vayamos a buscar falsa o engañosamente como en los englobados en el grupo A, tampoco creamos que siempre nos va a alcanzar actuando como los del grupo B, quizá en ese grupo C ya se estén definiendo cosas que luego nos vendrán impuestas y nos resulten insulsas, como para alguien que nunca ha tocado una computadora que le digan que le compartieron una foto en una red social.

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

ANÁLISIS
Boleteados.

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »