POLíTICA   30 de septiembre de 2018

La Organización vence al tiempo y la ocasión hace al ladrón.

A las autoridades (no legitimadas por la voluntad del afiliado) del PJ Corrientes.
Gerardo Bassi y Jorge Romero: Debemos reconocer, que así como el General Perón, la compañera Eva Duarte y tantos compañeros que ya no están entre nosotros, nos han legado no sólo la doctrina política que contempla la justicia social, nos dejaron en sus respectivas partidas, la tarea, de completarlos, en vistas a las ausencias que pudiéramos tener dado que nada es completo ni absoluto, ni en la política ni en la vida.

La tarea a continuar, el camino para engrandecer al movimiento, como a la comunidad en donde se desarrolla y en donde se brinda a todos y cada uno de los seres que la conformamos, tiene como desafío central, el mejorarse, el prestigiarse, en sus prácticas y en sus métodos democráticos.

Necesitamos, imperiosamente, que desde el Justicialismo, la opción de elegir de los afiliados, como de los independientes, no sólo sea una opción, un derecho, sino una obligación ciudadana, el poder ofrecerla de cara a la comunidad para demostrar que los partidos son casas de libre circulación de todos los que quieran participar, sea accionando o mirando, en la política y por ende en la cosa pública.

Debemos, por tanto, comprometernos a que desde el PJ Corrientes, está será la última vez que tendremos autoridades que no han sido elegidas por la voluntad de los afiliados, sino por circunstancias de la politiquería que no vale la pena escuadriñar.

Así como en su momento fue el llamado de la hora de los pueblos, de la hora de la democracia, este es el llamado, el último, a que los dirigentes encaramados en el poder, depongan sus actitudes y acciones, por acción u omisión, antidemocráticas y que se legitimen mediante el sagrado derecho, que ya es una obligación del mandato popular.

Seguramente, será cuestión de minutos, para que la convocatoria a internas, necesaria, imprescindible como inevitable, sea ratificada, mediante los instrumentos burocráticos, que el rigor metodológico de la normativa exige.

No queremos, no necesitamos que minúsculas representaciones del quehacer político, se aprovechen de las acciones oscuras en las que cayeron y pudieron haber caído, compañeros en su condición de tales o no, para que nos engloben a todos los que predicamos la justicia social, como los responsables o partícipes de monumentos a la corrupción, que tanto daño han hecho y hacen a la comunidad política y pública.

Necesitamos reafirmar nuestro compromiso democrático, necesitamos que una firma de los que no han sido votados, nos conduzcan a que votemos para normalizar al partido y brindarle a la comunidad una saludable opción política.

De lo contrario, de no darse esto mismo, sucederá lo que tenga que suceder, pero algunos habrán perdido no sólo una oportunidad, sino que tal vez, deban tenérselas que ver con otro poder del estado, el judicial, ese que habla mediante penalidades y fallos.

 

Agrupaciones.

La Don Julio Romero.

Peronismo de Vanguardia.

 

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »