ECOLOGIA  30 de junio de 2018

El ambientalismo debe ser el eje de las gestiones municipales.

‘‘¿Qué tipo de mundo queremos dejar a quienes nos sucedan, a los niños que están creciendo?''. Esta pregunta está en el centro de Laudato si’, la esperada Encíclica del Papa Francisco sobre el cuidado de la casa común. Y continúa: ''Esta pregunta no afecta sólo al ambiente de manera aislada, porque no se puede plantear la cuestión de modo fragmentario'', y nos conduce a interrogarnos sobre el sentido de la existencia y el valor de la vida social: ‘‘¿Para qué pasamos por este mundo? ¿Para qué vinimos a esta vida? ¿Para qué trabajamos y luchamos? ¿Para qué nos necesita esta tierra?'': ''Si no nos planteamos estas preguntas de fondo -dice el Pontífice – ''no creo que nuestras preocupaciones ecológicas puedan obtener resultados importantes''.

La Encíclica toma su nombre de la invocación de san Francisco, ''Laudato si’, mi’ Signore'', que en el Cántico de las creaturas que recuerda que la tierra, nuestra casa común, ''es también como una hermana con la que compartimos la existencia, y como una madre bella que nos acoge entre sus brazos '' . Nosotros mismos ''somos tierra. Nuestro propio cuerpo está formado por elementos del planeta, su aire nos da el aliento y su agua nos vivifica y restaura’’.

Pero ahora esta tierra maltratada y saqueada clama y sus gemidos se unen a los de todos los abandonados del mundo. El Papa Francisco nos invita a escucharlos, llamando a todos y cada uno –individuos, familias, colectivos locales, nacionales y comunidad internacional- a una ''conversión ecológica'', según expresión de San Juan Pablo II, es decir, a ''cambiar de ruta'', asumiendo la urgencia y la hermosura del desafío que se nos presenta ante el ''cuidado de la casa común''. Al mismo tiempo, el papa Francisco reconoce que ''se advierte una creciente sensibilidad con respecto al ambiente y al cuidado de la naturaleza, y crece una sincera y dolorosa preocupación por lo que está ocurriendo con nuestro planeta'', permitiendo una mirada de esperanza que atraviesa toda la Encíclica y envía a todos un mensaje claro y esperanzado: ''La humanidad tiene aún la capacidad de colaborar para construir nuestra casa común''; ''el ser humano es todavía capaz de intervenir positivamente''; ''no todo está perdido, porque los seres humanos, capaces de degradarse hasta el extremo, pueden también superarse, volver a elegir el bien y regenerarse ''.

El Papa Francisco se dirige, claro está, a los fieles católicos, retomando las palabras de San Juan Pablo II: ''los cristianos, en particular, descubren que su cometido dentro de la creación, así como sus deberes con la naturaleza y el Creador, forman parte de su fe'' , pero se propone ''especialmente entrar en diálogo con todos sobre nuestra casa común'': el diálogo aparece en todo el texto, y en el capítulo 5 se vuelve instrumento para afrontar y resolver los problemas. Desde el principio el papa Francisco recuerda que también ''otras Iglesias y Comunidades cristianas – como también otras religiones– han desarrollado una profunda preocupación y una valiosa reflexión'' sobre el tema de la ecología. Más aún, asume explícitamente su contribución a partir de la del ''querido Patriarca Ecuménico Bartolomé''. En varios momentos, además, el Pontífice agradece a los protagonistas de este esfuerzo – tanto individuos como asociaciones o instituciones –, reconociendo que ''la reflexión de innumerables científicos, filósofos, teólogos y organizaciones sociales (ha) enriquecido el pensamiento de la Iglesia sobre estas cuestiones'' e invita a todos a reconocer ''la riqueza que las religiones pueden ofrecer para una ecología integral y para el desarrollo pleno del género humano''.

 

De acuerdo a los díctamenes dimanados de la Unión Iberoamericana de Municipalistas, con sede en Granada, España, los desafíos principales de los gobiernos municipales, como políticas públicas englobadas en lo medioambiental para propiciar sustentabilidad se ajustan a ejes como los siguientes:

 

Fortalecer las redes regionales, fomentando el intercambio de conocimiento y la cooperación entre los actores locales que abordan los desafíos relacionados con el cambio climático y la gestión sostenible de los recursos.

Impulsar la incorporación de políticas públicas que conduzcan a la reducción del consumo de energía, las emisiones de CO2, la mejora de la movilidad o de la eficiencia energética a nivel local y nacional.

Reducir las emisiones de carbono a través de la mejora de la movilidad urbana sostenible y la adopción de nuevas tecnologías.

Fomentar la eficiencia energética y estimular el uso de las energías renovables

De acuerdo a los documentos finales y los que van en curso, en los diferentes congresos que se están llevando a cabo, el futuro político de los jefes comunales, alcaldes o intendentes, no pueden, ni deben, estar alejados de lo ambiental, es más deben tener como prioridad, la noción de casa común, el cuidado y mejoramiento de la misma, como la proyección para que sean amigables con el medio ambiente o sustentables.

Por Centro de Estudios Desiderio Sosa.

 

 

 

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »