5 de diciembre de 2017
Más que el liberalismo moderno, Eli es la expresión de la política moderna.
Dando por sentado que lo moderno es bueno en sí mismo, dado que conlleva la esperanza que todo lo que está porvenir será mejor que lo atravesado, el partido político de las hormigas, con una base en los principios del liberalismo más teórico que la praxis que trazaron muchos en nombre de liberalismos muchas veces salvajes como de rasgos totalitarios, se constituyó en la expresión política provincial actual de mayor cantidad de votos obtenidos como tercera (detrás de las partidos nacionales radical y justicialista) a nivel general.

Eli, dentro del selecto grupo de partidos que no pueden ser catalogados como meros y hueros sellos de goma, o pymes electorales como se las define desde lo más granado del poder a las expresiones políticas que sólo son aventuras mercantileras de avivados de turno, se adueñó a fuerza de actos, sustanciados en principios políticos, del concepto de modernidad, logrando traspasar la frontera liberal que se impuso desde su irrupción o nacimiento.

Eli expresa la concepción moderna del liberalismo, porque se define, hasta en sus manifestaciones más cotidianas, como garante de la institucionalidad democrática, algo que como expresamos no siempre se soslayó por parte de quiénes se declaraban liberales pero para ello apoyaban o formaban parte de expresiones totalitarias en los oscuros pasillos de lo más olvidable de nuestra historia.

Eli expresa la modernidad de la política en general, no sólo por la composición escenográfica y teatral de sus puestas en escena públicas, sino más que nada, porque sí bien para su existencia hubo de ser condición necesaria el aplomo y el criterio político del líder que tiene, tampoco es condición suficiente o excluyente.

Eli es más que su gestor, que su coordinador, que su alma mater. De no haber sido por él, ni hubiese existido, como tampoco está conformando el espacio político para que se extinga ante la suerte personal que corra uno o unos cuantos de sus fundadores o insignes.

Eli es una de las pocas expresiones políticas que respeta el emplazamiento constitucional de que los partidos son instituciones fundamentales del sistema democrático, manteniendo de sus fuentes liberales, una de las metodologías más prácticas, efectivas como democráticas para el cumplimiento de la indispensable democracia interna: la elección de sus candidatos mediante convención partidaria.

A contrario sensu de lo que podría creerse, irreflexivamente, la disposición de elegir candidatos internos mediante voto directo de afiliados e independientes, en latifundios en donde la dádiva, la prebenda y el clientelismo son moneda corriente, en vez de consolidar la democracia, la socava. Ni que decir, sí los partidos políticos tienen en sus cartas orgánicas esta disposición o incluso están impelidos por ley (como las PASO) para realizarlas y siempre encuentran un recoveco legal o pragmático para que lo de la democracia interna de los partidos sólo quede como definición semántica o mera expresión de deseo.

Eli sigue en la construcción de un hormiguero de proporciones que sólo las hormigas que las construyen las pueden llegar a dimensionar.

Eli no asienta sus prácticas políticas ni en cataratas de gacetillas de prensa, ni en operadores u operaciones mediáticas, sin que esto no signifique que haga un uso, serio, responsable y moderno de la lógica de comunicar y de la importancia de los medios.

Eli tendrá como desafío inmediato el desenvolverse en el escenario político correntino, que cada vez lo tiene más en su centralidad, en la columna vertebral de la política que trasunta tanto las definiciones del poder que muchas veces se desconocen o se conocen más tarde, como las de las acciones públicas que tienen traducciones más inmediatas o visibilidades más extensas y amplias.

Eli no negocia políticamente con el bolso en la puerta, para estar presto al portazo en caso de no cerrar convenientemente  la continuidad de una sociedad política o alianza, dado que Eli tiene las llaves de la propiedad en común, dado que Eli se fue ganando la libertad política de poder constituirse en un actor central de la política correntina, al que deberán respetar como tal (y como casi ninguna otra expresión en el concierto actual) dado que por lo bajo de las tierras seguras en donde podrían estar pisando hombres de poder que no perciban esto, caerán en cuenta más temprano que tarde, de lo profuso, extenso y horizontal de un hormiguero que ya modernizo el liberalismo y avanza para modernizar la política y todo lugar donde ella lo lleve.

 

 

  



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








 

AGENDA

 
<<Diciembre 2017>>
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
 

LO MAS LEIDO DEL AÑO 2017

 
Vuelve Cristina.
Hacia un [E]stado de gratuidad. Sobre la causa de los desposeídos, de la justicia social o de la lucha de clases.
Ricardo es concepto y acto.
Cassani, el Vice ideal para ECO + Cambiemos.
Esquina, como archipiélago y en estado de indefensión
 

HORÓSCOPO

 
Géminis
GEMINIS (del 22 de mayo al 21 de junio)

Intenta por todos los medios evitar exponerte a situaciones tensas con seres queridos, o terminarás complicado. La llegada de un familiar de improviso despertará un clima de hostilidad en la pareja. Mantente tranquilo y se disipará. La incompetencia crónica de pares laborales pondrá de cabeza ciertos proyectos en los que habías invertido mucho tiempo.Sugerencia: No aproveches las debilidades de las personas que te rodean, solo para sacar un beneficio personal de ellas. Respeta a tu prójimo.

 

LO MAS LEIDO DEL MES

 
Más que el liberalismo moderno, Eli es la expresión de la política moderna.
Test 38 (Para determinar cuán democráticos son los partidos políticos).
Ate y sus cachorros.
Se necesitan de Auditorías Ciudadanas.
El poder es continuidad.
 


Comunas Litoral - El medio mas Progresista del Litoral. - © 2017 - Todos los derechos reservados


RadiosNet